Oasis

Oasis

Junio 21, 2018 - 06:57 a.m. Por: Gonzalo Gallo

Muchas veces no aprecias lo que tienes o te quejas más de la cuenta porque sueñas con la perfección en tu vida y tus relaciones.

Eres como el campesino irritado que fue donde el cura del pueblo y le dijo que ya no soportaba más.

La suegra estaba en su casa que era pequeña y, según él, se había acabado la paz del hogar.

El padre le dijo: “Aunque te parezca muy extraño, mete dos cabras en tu casa por unos días”. Perplejo le hizo caso.

El campesino volvió después más ansioso que antes y el padre le rogó que también entrara a la casa dos cerdos.

El buen hombre pensó que el cura estaba fuera de sus cabales, pero obedeció y, a la semana, regresó a punto de enloquecer.

Entonces el sacerdote le dijo que regresara a su hogar, sacara los animales y aseara bien la casa.

Al otro día el campesino dijo sonriente: gracias, padrecito, finalmente volvió la tranquilidad a mi maravilloso hogar.

VER COMENTARIOS
Columnistas