Oasis

Oasis

Junio 18, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Cuando te ves como pobre te equivocas ya que Dios te creó desde su riqueza y con el tesoro del amor.

Puedes carecer de cosas materiales, pero sólo eres pobre cuando te ves como un miserable.

Cambias tu mirada y, oh sorpresa, cambia la realidad porque tu vida depende siempre de tu respuesta.

Te lo muestro con una historia del rabino Fishel, famoso por su don de sanación, y su colega y amigo Bunam.

Un día, tiempo después de haber quedado completamente ciego, el rabino Bunam fue a visitar a Fishel.

Este último lo recibió en su casa y le dijo: Confíate a mi cuidado y mis oraciones y recobrarás la vista.

Gracias respondió Bunam. Eso no es necesario, así como estoy veo todo lo que necesito ver. Creo que ahora veo más.

Pregúntate ahora: ¿Soy pobre? Y, al responderte, recuerda lo que dijo Jesús: “Donde está tu tesoro, allí está tu corazón”.

VER COMENTARIOS
Columnistas