Oasis

Oasis

Abril 25, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Nikola Tesla, 1856-1943, fue un genio científico y un pésimo empresario . No tuvo el instinto comercial de su competidor Edison.

Tesla es el padre de múltiples inventos, pero vendió la mayoría de esas patentes a Westinghouse por sumas irrisorias.

Su prioridad fue invertir lo que ganaba en nuevos inventos más que asegurar la solidez de su empresa fundada en 1886.

En 1907, según una auditoría, las patentes que había vendido a Westinghouse por 200 mil dólares tenían un valor superior a los 12 millones, o sea, 300 millones de hoy.

El brillante científico se arruinó definitivamente poco antes de morir, mientras que Edison, poco ético, se enriqueció.

La vida de Tesla es un ejemplo claro de como a veces eres sobresaliente en una inteligencia y fracasas en otras.

Hay muchas inteligencias y, sin armonía puedes ser un gran financista y, al mismo tiempo, un pésimo amante o un mal padre de familia.

VER COMENTARIOS
Columnistas