Escuchar este artículo

Oasis

Noviembre 22, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

La convivencia puede hacer que surjan actitudes de dejadez y poco solidarias con la otra persona.

Esto sucede cuando se delega en la pareja todo el peso de las obligaciones diarias:

Limpieza, orden, hacer las compras, cocinar, recoger, atención de los niños. Esta actitud es tremendamente egoísta y nada empática.

Las buenas parejas hacen acuerdos de mutuo beneficio sobre las dinámicas y rutinas diarias, con amor y sin ego.

Amor es compartir responsabilidades y, por tanto, dividir las cargas,
Es dedicarse a sumar y aportar, no a restar y dividir.

Que se den crisis es normal y comprensible, no hay nada que reprochar, sólo actuar con comprensión.

Discutir, culpar o juzgar le hace un flaco favor a la pasión, un ingrediente fundamental en las relaciones.

Siempre lo sensato es preguntarte ¿Esoy actuando con amor? ¿Trato a quien digo amar como quiero que me traten?

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS