Escuchar este artículo

Oasis

Octubre 28, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

En caída rápida un paracaidista baja a una velocidad aproximada a los 160 kilómetros por hora.

En cierta ocasión alguien llegó a los 200, pero aún así esa velocidad está bien lejos de la que logran ciertas aves.

La más veloz de ellas, el halcón peregrino, se lanza en picada y llega a los 321 kilómetros por hora.

El milagro es que controla todo, a esa velocidad choca fuertemente con su presa y la captura en el aire.

Es uno de tantos hechos asombrosos de la naturaleza que, como dice un Salmo, muestra la sabiduría del Creador.

Los animales nos ganan a los seres humanos en tantas cosas y sus proezas deberían enseñarnos humildad.

A propósito, ¿sabes que humildad viene del latín humus que significa tierra orgánica y fértil?

Toma consciencia de la propia fragilidad, acalla el ego soberbio y bájalo a la tierra del pedestal. Sólo así amas de verdad.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS