Escuchar este artículo

Oasis

Octubre 21, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

Todo el mundo duerme, salvo los amantes, que se quedan despiertos contando historias a Dios.

En el día de la muerte, los sentidos corporales se desvanecerán: ¿Tienes la luz espiritual para acompañar a tu corazón?

Tú eres una esencia divina. ¿Cuánto tiempo seguirás contemplando tu sombra? ¡Contempla también tu luz!

No te quedes satisfecho con historias, como le han ido las cosas a los demás. Revela tu propio mito. Repite:

Sí, me amo y me olvido de los miedos, vivo donde temía vivir y soy amoroso. Brillo como si el universo entero fuera mío.

Alimento mi corazón, ya que es el corazón el que subirá al cielo.
Permanezco con aquellos que le ayudan a mi ser.

Ayer era inteligente, porque quería cambiar el mundo. Hoy soy sabio, porque me quiero cambiar a mí mismo.

Despido la preocupación. ¿Por qué quedarme en prisión cuando la puerta es tan amplia? Salgo de la maraña del miedo.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS