Escuchar este artículo

Oasis

Septiembre 16, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

Solimán es un nombre derivado de Salomón y nos recuerda a un sultán admirado y temido.

Por allá, en 1550, Solimán gobernaba desde Estambul un vasto imperio que abarcaba buena parte de Europa.

Pero no es admirado sólo por sus batallas sino por su sabia legislación y su ejemplar tolerancia.

Solimán permitía a las naciones que conquistaba que siguieran practicando su credo y sus tradiciones.

Al contrario de otros guerreros no imponía su cultura y respetaba otras maneras de vivir y pensar.

Aunque lo hiciera por estrategia era tolerante, era un gobernante flexible y de mente abierta.

Solimán ganó muchas batallas externas, pero perdió la conquista más importante: la del alma y la consciencia.

Presionado por su amante favorita mató a su sabio consejero y a su hijo mayor, y la pena moral lo mató a él lentamente.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS