Oasis

Septiembre 10, 2022 - 11:20 p. m. 2022-09-10 Por: Gonzalo Gallo

Abres una puerta de luz y esperanza si haces pausas para agradecer y alabar, por más ocupado que estés.

En situaciones difíciles y en momentos cruciales la oración y la meditación son tu mejor apoyo y tu fuente de energía.

Una pausa en estado de relax es siempre una experiencia tonificante, es tu conexión con Dios y con la vida.

Al dar gracias valoras tus bienes, reconoces tus bendiciones y alejas el inconformismo y el desaliento.

La gratitud deja resonancias de alegría en tu alma y te llena de paz cuando te acosan las pesadillas.

Igual sucede cuando sabes alabar y reconoces el amor y el poder del Padre los ángeles y los seres de luz.

La alabanza y la gratitud son oraciones puras en las que no pides nada y avivas los rescoldos de tu fe y del amor.

El mal nunca es arrasador si estás con Dios y haces pausas para sentirlo, darles gracias y alabarlo.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS