Oasis

Junio 27, 2022 - 11:30 p. m. 2022-06-27 Por: Gonzalo Gallo

Un hombre bastante piadoso estaba pasando apuros económicos y decidió orar de la siguiente manera:

“Señor, acuérdate de los años que te he servido como mejor he podido sin pedirte nada a cambio.

Ahora que estoy viejo y arruinado, te pido por primera vez un favor que sé que no me vas a negar: ayúdame y me gano la lotería.

Pasaron días, semanas, meses... ¡y nada! Por fin, casi a punto de desesperarse, gritó una noche:

- ¿Por qué no me haces caso, Señor?

Y entonces oyó la voz de Dios que le replicaba: ¡Ayúdame tú a mí! ¿Por qué no compras un billete de lotería?

El creyente facilista piensa que basta rezar sin actuar y necesita pedalear con ambos pedales: oración y acción.

Huye de una idea mágica y milagrera según la cual la oración lo arregla todo sin que tú des lo mejor de ti.

Fe mágica es pensar que basta con los ritos y los rezos. Fe es amarte, amar a Dios y a los demás y obrar bien.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS