Escuchar este artículo

Oasis

Septiembre 20, 2021 - 11:30 p. m. 2021-09-20 Por: Gonzalo Gallo

Este es un ejercicio sanador y liberador: Sentado y con las manos sobre los muslos, cierra los ojos y respira un buen rato.

Enfoca la mente en el acto de inhalar y exhalar, y deja que se vayan los pensamientos que llegan.

Ya en un estado más sereno relaja tu cuerpo de pies a cabeza, órgano por órgano sin premura. Así ganas más paz.

Da gracias a Dios que mora en ti por su ayuda y afirma: “Gracias, con este ejercicio sano heridas emocionales y suelto lo negativo”.

Orienta tu cabeza y tu cuerpo hacia la izquierda, visualiza allí a tu madre y le dices de todo corazón:

“Mamá, gracias por darme la vida. Comprendo que me diste o me das lo que puedes atrapada en tu dura realidad.

Te comprendo sin odios o rencores o culpas, te perdono y te doy mi amor”. Dobla el cuerpo hacia ella y le dices: “Mamá te honro y te pongo en el lugar de madre”.

Con el cuerpo orientado hacia la derecha dile lo mismo al tu padre aunque no te haya criado. Date este gran regalo.
Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS