Oasis

Escuchar este artículo

Oasis

Febrero 17, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

En la Biblia se llama a Dios Yahvé, o sea, el que es, porque a Moisés Dios le había dicho: “Mi nombre es: Yo soy”. Éxodo 3,14.

Al dar ese nombre se indica que Dios existe y que es el único que vive sin ninguna limitación.

También se puede leer como: “Soy el que soy” y así esconde su identidad y muestra que no podemos abarcarlo.

Dios es y hace existir, da vida y la sostiene. De Él reciben todas las criaturas el existir.

De un tiempo para acá un buen número de personas han vuelto a hablar de Dios como “Yo Soy”.

Un dios cercano, amoroso, y al mismo tiempo majestuoso, infinito y todopoderoso, inabarcable e inasible.

La verdad es que a Dios no se le manipula con ritos, rezos, aleluyas o limosnas, como si fuera un títere.

Tampoco es un juez que infunde miedo. “Yo Soy” nos adentra en un misterio más cercano al corazón que a la mente.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS