Por lo que ella representa

Escuchar este artículo

Por lo
que ella representa

Octubre 28, 2019 - 11:35 p. m. Por: Gloria H.

Por mujer. Por diferente. Por capaz. Por agresiva. Por fuerte. Por atrevida. Por gay. Por preparada. Por inteligente. Por humana. Por tantas cosas que viene a representar. Por ser la primera alcaldesa elegida en Bogotá. Por persistente. Por arriesgada. Claudia López es la nueva mujer para un mundo que esperamos también sea diferente. En Colombia, no en Europa. Aquí también puede la mujer ocupar el lugar que le corresponde. Trabajará para Bogotá pero simboliza nuevas opciones para las mujeres en todo el país. Abre puertas para que la vida de la mujer empiece a ser validada como se merece. A muchísimos hombres y mujeres les ayudará a crear conciencia sobre este nuevo mundo que todavía algunos no se atreven a reconocer.

Porque derrotó a dos machistas consumados, cada uno en su extremo ideológico pero tan parecidos en su actuar. Ni Uribe ni Petro pudieron frente a ella. Dos hombres prepotentes y sobrados que creyeron que Colombia les pertenecía. Dos hombres de la vieja guardia que creen que el mundo debe obedecer, bajar la cabeza y aceptar todo lo que su prepotencia machista determine. Ambos fueron derrotados. Y los venció una mujer.

Porque muchos creen que el machismo es cosa del pasado. Que las leyes y normas han logrado equilibrar la balanza. Falso, totalmente falso. El periódico ‘El Tiempo’ realizará mañana miércoles un foro denominado ‘Simples corazones’ donde hay nueve expositores y sólo una mujer, solo una, para medirse con ocho hombres en las disertaciones. ¿Será que no logran encontrar mujeres para equilibrar la balanza? Para ellos, ¿no las hay?, ¿no las ven? Y si ese es un medio de comunicación que está expuesto constantemente frente a la opinión pública y ‘no cae en cuenta’, ni qué decir de otras organizaciones donde se cree aún que la mujer ‘no puede’, ‘no es capaz’, por naturaleza ‘no le corresponde’.

¿Qué es el machismo? Aquella discriminación casi ‘natural’ contra la mujer donde se la considera empleada (para sacerdotes de la Iglesia) objeto de placer o propiedad privada para padres, maridos y hasta hijos varones. Mujer de capacidad inferior que para los políticos ni siquiera existe. Pero Claudia lo hizo, desde lo que ella es. Desde su impaciencia (tan natural en un hombre y tan disonante en una mujer), desde su sexualidad tan escandalosa para religiones e ignorantes, desde su preparación intelectual que le da tanta importancia a la educación, desde su esencia humana.

No me imagino qué clase de caricatura le dibujará Matador, por ejemplo, cuando ha sido tan machista y displicente con su trabajo frente a las mujeres. No me imagino cómo se comportará Jorge Iván Ospina en tema machismo cuando ha sido tan discriminativo con las mujeres en su forma de actuar y señalar. No me imagino qué dirán algunos prelados o pastores de las Iglesias donde allí se cocina tanta discriminación y desvalorización de las mujeres.

Pero se lo ganó ella, a pulso, con sus ideas, su convicción y su dedicación. Y abre las puertas a que la mujer tenga un lugar diferente en este país tan absolutamente patriarcal. Pero no es el cargo (allí está la inocua vicepresidencia) sino la esencia. Por eso Claudia marca la diferencia. ¿Derrotados los patriarcas? Se puede con ideas, decisión y preparación. No a los padrinazgos. Una mujer, pero no cualquiera, marca el sendero.

Sigue en Twitter @revolturas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS