¿La tormenta perfecta?

Mayo 25, 2022 - 11:45 p. m. 2022-05-25 Por: Gerardo Quintero

En medio del peor ambiente electoral que haya conocido, llegamos a este sufrido domingo que ojalá no se convierta en la gran tragedia del Siglo XXI. Sindicaciones de corrupción, desconocimiento de resultados, señalamientos de ilegitimidad del proceso. Todo está servido para una hecatombe. Pareciera que nadie actúa con sensatez, hay un desenfreno mental en el que cada parte parece competir a ver quién dice más barbaridades.

Todo alimentado por un gobierno tan deficiente e inepto, que ni siquiera fue capaz de sostener una argumentación que generara confianza en todos los sectores. Todo parece a punto de estallar: la Registraduría, los partidos, los candidatos, las redes sociales, los amigos, los chats familiares, el país. Es asfixiante el nivel de agresividad que está dominando la escena. El país político y el país nacional fracturados por unas elecciones, nada que aprendemos. Un país desconectado, dividido, martirizado por mesías y bribones, por ilusionistas y soñadores, por locos y los que se hacen, por los mismos y las mismas.

El tinglado dirigido a construir la tormenta perfecta. Por un lado, Petro sale en medios y dice que se van a suspender las elecciones. ¿Su prueba? Un chisme de pasillo, de otra campaña. La seriedad, ante todo, claro.
Luego, para enrarecer más el ambiente a días de la jornada electoral, la Registraduría anuncia que no habrá auditoría internacional porque ya no hubo tiempo y más bien solicita a todos los movimientos que ‘se aligeren’ con los testigos electorales porque están muy lentos con ese proceso. Bien ‘quemado’ que está Alexander Vega y justo no habrá vigilancia.
Hace poco aceptó que aparecieron un millón de votos en las elecciones legislativas, un hecho lo suficientemente grave para que hubiera renunciado, pero como aquí no pasa nada, pues se atornilló al cargo.

Para completar el oscuro panorama, ahora nadie quiere aceptar los resultados de la Registraduría, entonces hacia dónde nos dirigimos: ¿La Patria Boba? Participar en el juego democrático, pero no aceptar las reglas de juego, es de una gravedad absoluta. Tampoco contribuyen las voces que uno esperaría sensatas, pero que por el contrario siguen arrojando dinamita al sistema, a las instituciones. Pastrana y el Presidente del Congreso vociferando en redes que se viene un fraude catedralicio. ¿En qué escenario vamos a quedar como sociedad?

Esto lo único que está es horadando la institucionalidad, se crea una difusa narrativa donde nada sirve, donde no hay que creer en nada y por lo tanto puedo hacer lo que se me antoje y reaccionar como desee. Esto es lo que intentaron hacer los seguidores de Trump en EE.UU, y casi logran acabar con decenas de años de construcción democrática.

Es hora de hacer compromisos serios. ¿Los candidatos van respetar los resultados? Los ciudadanos debemos saber quiénes son respetuosos del estado de derecho. Colombia necesita claridad en medio de esta oscura tormenta que se avecina.

Sigue en Twitter @Gerardoquinte

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS