Perú se toma Madrid

Perú se toma Madrid

Febrero 21, 2019 - 11:50 p.m. Por: Carlos Jiménez

El título puede parecer una exageración pero no lo es. Al contrario es perfectamente descriptivo con lo que está pasando en la capital española, cuyos principales museos y centros de arte han acordado incluir en su programación de este mes de febrero muestras del arte peruano. Desde el más antiguo y desmesurado, representado por los dibujos ciclópeos de Nazca, que solo pueden verse en su enorme tamaño desde un avión, cuyas fotografías exponen en la Fundación Telefónica, hasta el más remoto y al mismo tiempo el más sorprendente, el arte que actualmente se hace en la Amazonia peruana, que se muestra en Matadero, un centro de arte abierto en una de las naves de lo que fuera, hasta la mitad del siglo pasado, el matadero de Madrid.

Y, entre dos extremos, numerosas exposiciones entre las que destaca la de un cuadro de la Escuela Cuzqueña expuesto en el Museo del Prado. Su título es meramente descriptivo: “Matrimonio de Martín de Loyola con doña Beatriz Ñusta y de Don Juan de Borja con doña Lorenza Ñusta”, pero su carga histórica y simbólica es extraordinaria.

Quienes se casan con las dos hermanas son parientes de Ignacio de Loyola y de Francisco de Borja, fundadores de la Compañía de Jesús, comprometida entonces en la ingente tarea de cristianizar al Perú, empleando astucias como la de casar caballeros españoles con nobles incaicas.

A esta importancia histórica se añade el hecho de que es la primera vez que un cuadro de la Escuela Cuzqueña se expone en un museo reconocido como la mayor gloria de España. Su joya de la corona, si así puede decirse.

La muestra en el Museo Reina Sofía, dedicada a la revisa Amauta, permite en cambio arrojar una mirada sobre las vanguardias artísticas de la América latina de los años 20 del siglo pasado.

El arte contemporáneo encuentra su lugar en muestras como ‘Estratos de un paisaje’, dedicada a la fotografía en la Casa de América y ‘Miradas x espacios’, focalizada en el video arte, en el Centro Cultural Conde Duque.

A estas hay que sumar una muestra de la colección Hochschild, empresario peruano, en las salas de Alcalá 31 y la otra docena o más repartidas en otros museos y centros de arte, así como en galerías de arte privadas.

Todas contribuyen a darle cuerpo a este apabullante desembarco del arte peruano en Madrid, que potencia todavía más la elección del Perú como país invitado en Arco, la feria internacional de arte contemporáneo de la capital de España.

VER COMENTARIOS
Columnistas