Escuchar este artículo

Belleza sin límites

Octubre 08, 2020 - 11:40 p. m. Por: Carlina Toledo Patterson

Ellie Goldstein es una modelo de 18 años con síndrome de Down. Es la protagonista de la última campaña de Gucci Belleza, la cual fue publicada hace poco en la edición online de Vogue Italia. Fue fotografiada usando la pestañina Gucci L´Obscur la cual fue diseñada “para una persona auténtica que usa maquillaje para contar a su manera su historia de libertad”, según dice Alessandro Michele, director creativo de Gucci. “Le llamamos L´Obscur porque la palabra es un balance entre encanto y misterio”, agrega.

Las fotos de Ellie son preciosas y el post de ella en la cuenta de Gucci Beauty es el más popular de la marca, con 118.348 likes y 2,242 comentarios, de los cuales 2,241 son positivos. Al respecto Ellie ha dicho “amo esto. Gracias por esta oportunidad increíble y por una gran sesión de fotografía”.

Es bastante común que Gucci visibilice la diversidad en sus campañas, así como lo hacen hoy en día otras marcas como Dove, H&M, Colgate y P&G. Hasta Chanel da sus primeros pasos, incluyendo recientemente en su pasarela 2020-2021 a una mujer con medidas que exceden el estándar de las modelos tradicionales y con muchas curvas, como somos la gran mayoría de las mujeres.

No obstante, y aunque al hablar de inclusión y diversidad están por naturaleza las personas con discapacidades, ellas rara vez están representadas en campañas y en la información en medios de comunicación son prácticamente inexistentes. Los discapacitados físicos por ejemplo son una población para la cual ni siquiera se hace ropa acorde con sus necesidades. Además, quienes no hacemos parte de esa población generalmente nos sentimos incómodos en su presencia porque no sabemos ni siquiera cómo comenzar una conversación abierta, sin que la discapacidad interfiera en el discurso.

“La discapacidad ha estado fuera del debate de diversidad y es común que recibamos llamadas para castings buscando diversidad, pero no mencionan la discapacidad. Pareciera que es el último tabú, y queremos cambiar eso. Queremos que se vuelva normal que en publicidad usen personas con discapacidades”, es lo que afirman las fundadoras de Zebedee, la agencia de talento que representa a Ellie Goldstein.

Entre los modelos de Zebedee hay niños, niñas, hombres y mujeres, todos con algún tipo de discapacidad, ya sea parálisis cerebral, sordera, osteogénesis imperfecta, ADHD, Asperger, albinismo, displasia fibrosa, epilepsia y otras muchas más.

Mientras hacía click en cada una de las páginas del portafolio de Zebedee, vi belleza, una belleza sin ningún tipo de límites ni limitantes. Claramente los conceptos de belleza y talento no dependen ni de cómo está el cromosoma 21 de una persona, ni cuántos dedos o piernas tenga y mucho menos cómo se desplaza por el mundo. Pero hay mucho trabajo por hacer para que la mayoría aceptemos eso.

En el documental Crip Camp pude ver que detrás de cada supuesta limitante, hay un ser humano que quiere viajar, amar, reír, beber, tener sexo, bailar, cantar y dejar su huella, como queremos todos en este planeta. De hecho, la huella que dejó el grupo de campers discapacitados de Crip Camp es el ADA (Acta para Americanos con Discapacidades), la legislación más integral para personas con discapacidad, que cumplió hace poco 30 años.

Indiscutiblemente hay mucho camino por recorrer en la inclusión de la población discapacitada. La visibilidad es el primer paso y eso se está dando por parte de muchas marcas responsables. La tarea de redefinir la discapacidad queda en cabeza de cada uno de nosotros porque las oportunidades y el apoyo es lo que necesitan para poder hacer grandes cosas.

Sigue en Twitter @CarlinaToledoP

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS