“Fueron tus promesas falsos juramentos…

Escuchar este artículo

“Fueron tus promesas falsos juramentos…

Julio 14, 2013 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Palabras que el viento lejos se llevó”, cantaba un bolero de la vieja guardia que renegaba por un incumplido amor. Es lo que pasa en el Catatumbo y en otras regiones del país donde se cansaron de coleccionar promesas y acudieron a la protesta que mal contestaba por la autoridad represiva deja esa tierra ensangrentada una vez más.Lo escribo como testigo de un problema que lleva más de 12 años sin solución. Comisiones que van y vienen, papeles que se firman y promesas que vuelan como hojas al viento. Y claro los reclamos y los protestantes crecen. Como bien definió el obispo de Tibú, Leonardo Gómez Serna, “es que ya los campesinos no le tragan entero ni a la guerrilla, ni al gobierno ni a nadie. Lástima que llegaran a la protesta física porque por las buenas nunca consiguieron nada”.Y las excusas gubernamentales y militares que justifican la fuerza con el pretexto de que hay infiltrados de las Farc y del ELN. Contaba Monseñor Serna: “Allí estuvieron siempre. Allí crecieron con los campesinos que, amenazados y sin Estado garante entablaron diálogo con ellos y fueron sometidos por la brutalidad, las voladuras, las masacres, las balaceras, el terror y la muerte”.Así es la cosa. Lo dijo Giovanni Falcone: “la mafia violenta se vuelve estado allí donde el estado es trágicamente ausente”. Pues bien, allí donde no ha habido estado, los ‘infiltrados’ tomaron las riendas y funcionan con sus métodos terroristas en esa zona que si se hubiera atendido a tiempo en sus peticiones, tal vez estaría viviendo más armónicamente.También salieron bravos el ministro Carrillo y compañía porque la Oficina de Derechos Humanos de la ONU conceptuó: “Nos preocupa el uso excesivo de la fuerza”. Qué más podrían decir si encontraron muertos y heridos entre los campesinos y los casquillos no eran precisamente de balas de goma. Será esta justicia eterna de Colombia la que un año de estos nos cuente quien disparó a muerte en el Catatumbo.Las peticiones no son nada del otro mundo: vías de penetración, subsidios para erradicar la coca, a cuya siembra se dedicaron, empujados por los ilegales que viven allí y el abandono del gobierno que les respondió con fumigaciones dañinas.El tiempo no perdona y la paciencia no es eterna. Visto lo que pasó en el Catatumbo no parece sano aplicar la política del enfrentamiento. Hay que dialogar antes que brote la sangre. Esto de Los indignados, o como quieran llamarlos, ya es una tendencia mundial y Colombia no es la excepción. Más soluciones y menos promesas incumplidas es lo que esperan estos colombianos que hasta ahora, como en el bolero solo recibieron “falsos juramentos”.Garantías y desarrollo es lo que esperan los protestantes. “Colombia no puede vivir con diferentes niveles de desarrollo rural. El deseo es que la protesta se haga en el marco de la legalidad, pero con las garantías de cumplimiento gubernamental que son las que crean una nueva confianza”, me dijo el Director de Pastoral Social del Episcopado, monseñor Héctor Fabio Henao.PD. Algo está pasando en Latinoamérica. La OEA pide explicaciones a Europa por el incidente del avión de Evo Morales en los cielos de Italia, España, Francia y Portugal, y la pretendida raqueteada en Austria buscando al espía que desenmascaró a sus colegas gringos. ¡Ya era hora! ¿Y los diálogos de La Habana? En el congelador hasta nueva orden.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
AHORA EN PORTADA
El hecho se registró al interior de una unidad residencial ubicada en la Calle 53 con Carrera Primera. La pequeña falleció a causa de la gravedad de sus lesiones en un centro médico del norte de Cali.
Publicidad