Triunfó la Democracia

Junio 21, 2022 - 11:50 p. m. 2022-06-21 Por: Alfredo Carvajal Sinisterra

Ganó Gustavo Petro por 3% de los votos. La campaña estuvo salpicada de descalificaciones personales y calumnias. Es un deber democrático aceptar los resultados y procurar que tenga éxito.

Su discurso fue conciliatorio. Hizo un llamado a la concordia. Invocó al postulado del Pacto Histórico para llegar a un acuerdo de mínimos fundamentales, afirmó respetar la oposición. Curiosamente la discordia está geográficamente delimitada, el centro favoreció a Rodolfo Hernández, y la periferia donde se anida gran parte del narcotráfico y subversión a Petro. También es donde se concentra el porcentaje más alto de pobreza.

En su discurso del triunfo en las urnas, apeló al amor y reconoció que la opinión pública está dividida casi por mitades. Agradeció las muestras de solidaridad y su respaldo a sus seguidores, sin embargo, cuando se refirió a los jóvenes pidió que la Fiscalía liberara a quienes se encuentran presos por crímenes, luego aludió a la Procuraduría para que el Alcalde de Medellín volviese a ejercer su cargo, quien se encuentra separado por intervención indebida en política partidista.

Lo que ocurrió en Cali en el bloqueo no fue un acto de Dios, sino de seres humanos que destruyeron el sistema de trasporte público, asaltaron los supermercados, incendiaron las bombas de gasolina, etc., en fin, cometieron actos criminales. Con estas palabras violó la separación de poderes. Esta es una de las dudas que aflige a la oposición. Ojalá sea un desliz y no una constante. Él afirmó respetar la constitución.

Lo más complejo de su gobernabilidad va a ser cumplir las promesas demagógicas, a las cuales se comprometió. Aumentar gastos en $ 50 billones, demanda una reforma tributaria profunda. Recaudarlos entre los 400 ricos, simplemente no es posible. Ojalá no espante el sector productivo. Él aseveró la necesidad de producir cada vez más, para crear riqueza y poder redistribuir bienestar.

Nuestro sistema de salud, es de los pocos aspectos donde sobresale Colombia a nivel mundial. Pretender nacionalizar las EPS, convertiría el sistema en el antiguo Seguro Social de muy ingrata recordación. Hoy nuestros hospitales son considerados entre los mejores de América Latina. El turismo de la salud ha crecido considerablemente.

Suspender la exploración petrolera súbitamente como lo ha manifestado reiteradamente, nos produciría un déficit fiscal en muy corto plazo, un hueco del tamaño de un mamut en la balanza comercial, lo cual aumentaría el precio del dólar y causaría una inflación de consecuencias desastrosas.

Uno de nuestros flagelos es el narcotráfico. Ha demandado un inmenso esfuerzo controlarlo, además de afectar nuestras costumbres, y vulnerado la ética de los ciudadanos. Sin duda, potencializó la corrupción a niveles inimaginables, como lo manifestó el ingeniero. Este problema no ha estado dentro de los temas abordados por Petro. Espero que no sea deliberadamente.

Otro escollo que se le va a presentar es la reforma a la policía y su empeño en desmantelar el Esmad. Controlar los desmanes no es una tarea fácil a cargo de personas desprotegidas.

Ojalá a Gustavo Petro, cuando se traslade al Palacio de Nariño y caiga sobre sus hombros la responsabilidad de velar por el bienestar y el progreso de todos los colombianos, lo guíe la sabiduría para tomar las mejores decisiones posibles.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS