Seremos mejores

Escuchar este artículo

Seremos mejores

Mayo 10, 2020 - 11:55 p. m. Por: Alfonso Otoya Mejía

La humanidad a lo largo de sus millones de años de historia ha vivido, aprendido y superado momentos cruciales. Desde terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones, hasta hambrunas, plagas y guerras. Estos momentos nos han permitido evolucionar como especie. Hoy, el aislamiento nos genera sentimientos de desesperanza, preocupación, ansiedad y frustración. Sin embargo, pienso que como generación, y con esta palabra quiero hacer referencia a todos los menores de 90 años, nunca hemos sido puestos a prueba. Como sociedad postmoderna estamos enfrentando el primer gran reto y debemos lograr que éste saque lo mejor de nosotros.

La generación anterior a la nuestra, la de mis abuelos y bisabuelos, vivió varios momentos de estas magnitudes. Ellos vivieron la Primera Guerra Mundial, la peste española, la gran depresión y la Segunda Guerra Mundial. Durante aquellos años el mundo padeció momentos oscuros, y estoy casi seguro que no veían cómo la situación podría retornar a la normalidad conocida. Fueron muchos los familiares muertos y muchas las riquezas perdidas, pero las personas y sociedades fueron capaces de levantarse, unirse, trabajar juntos y soñarse un mejor mundo.

Esa generación no solo soñó un mejor mundo, lo construyó. Nos trasmitieron la capacidad de trabajo, de superar adversidades y de crear instituciones que pudieran salvaguardar al mundo de posibles conflictos y catástrofes como las conocidas por ellos hasta ese momento.

Sin embargo, la generación anterior no ha sido la única que ha enfrentado con tesón y gallardía situaciones trágicas. Basta hacer un breve y sucinto recuento histórico de algunos de esos momentos en los cuales nuestros antepasados pudieron compartir sentimientos como los que se nos están presentando hoy. Mi llamado es a ver y creer en la capacidad de nuestra especie para sobreponerse a las adversidades y crecer en medio de la dificultad. Durante la peste negra y en tiempos del oscurantismo de la edad media, la humanidad se vio obligada a reflexionar para posteriormente llevarnos a la ilustración. Incluso si nos vamos más al pasado, los bizantinos o romanos de Oriente vieron como la plaga de Justiniano destruyó en tres años un poco más de un tercio de la población del imperio y precipitó la caída de este.

Tenemos que sentirnos orgullosos no solamente de las dificultades de nuestra especie ha superado sino también de los logros y avances que hemos tenido. El ser humano ha sido capaz de controlar el fuego para lograr sobreponerse a la feracidad de sus opositores, viajar hasta el espacio exterior para saciar su necesidad de conocimiento o descubrir vacunas como la de la viruela para derrotar a enemigos microscópicos.
Todos esos logros los ha conseguido gracias al trabajo en equipo, construyendo sobre el conocimiento previamente construido y solidificando lazos de confianza y de comunidad. Pero sobre todo creyendo que somos capaces.

Hoy el mundo nos reta a todos, en lo personal y en lo colectivo a sacar lo mejor de cada uno de nosotros. Tenemos que entender las diferencias y adaptar nuestros comportamientos para poder entregarle a las futuras generaciones un mejor mundo, tal y como lo hicieron nuestros viejos. Es el momento de ser positivos, mirar nuestros avances científicos y tecnológicos y empeñarnos en salir adelante con una mayor grandeza como humanidad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS