Tras de Sucre

Escuchar este artículo

Tras de Sucre

Noviembre 10, 2019 - 11:35 p. m. Por: Alberto Silva

Es pérfido que por omisión, consciente o inconsciente, la historia oficial del conflicto de Independencia haya ignorado en su recuento la epopeya guerrera de las tropas vallecaucanas en la campaña de liberación de los países del Sur. Se ha desconocido flagrantemente su heroico protagonismo.

En la madrugada del 13 de diciembre de 1821, el Libertador salió en forma silenciosa de Santafé rumbo al Ecuador. Pasó por Neiva, La Plata, el páramo de las Moras, contiguo por el lado norte al páramo de Guanacas y bajó a Caloto. El 28 del mismo mes llegó a Palmira donde permaneció hasta el 31. En la mañana del 1 de enero de 1822 salió de Palmira para Cali donde llegó el mismo día para instalar allí su cuartel general. Durante los 26 días que permaneció en Cali, tuvo oportunidad de escuchar de primera mano todo lo ocurrido en la región en los últimos 12 años.

Supo de sus sacrificios, conoció todo acerca de los mártires, valoró sus aportes económicos y por fin entendió en su real dimensión, el esfuerzo y protagonismo de los vallecaucanos, hasta el punto, que no reclamó para él, ni para ningún otro personaje distinto de ellos, el mérito de sentirse libres en ese momento.

Bolívar en el Valle no gastó ni un solo tiro. Sin embargo tuvo el coraje de reclamar la leva, esto es, reclutar 1000 hombres más para completar los regimientos de su ejército, los batallones Bogotá y Neiva, que venían diezmados por las enfermedades, a lo que la región vallecaucana respondió como siempre, con el aporte de sus hijos más jóvenes. Un testimonio incontrovertible de este hecho es la carta de Bolívar a Santander fechada del 5 de enero en Cali:

Mi querido general:

El 1º llegué a esta ciudad después de haber pasado por Caloto donde encontré al general Torres con 900 infantes y 700 enfermos. El comandante París, con 200 hombres había ido a Popayán a ocupar aquella ciudad. Noventa guías que he encontrado en estado de servicio los he destinado a conducir la recluta que se haga en los pueblos. He ordenado que se tomen 1000 hombres para completar los batallones de Bogotá y Neiva; de estos serán esclavos que deberán pagarse con fondos de manumisión.

Para abundar en testimonios es importante leer la carta que le escribe el gobernador José Concha al vicepresidente Santander el 19 de enero:

Para rematar Bolívar le dice a Santander: El Cauca (se refería al Valle del Cauca, pues ya no existía la Provincia de Popayán) ha hecho sacrificios inmensos y ya no puede hacer más. Ya el Cauca está arruinado como Pamplona. Sus propietarios han quedado reducidos a nada, de ricos que eran y esto es muy duro sufrirlo de parte del mismo gobierno que reina.

Con el establecimiento de su cuartel general en Cali, Bolívar buscaba utilizar la misma vía marítima de Sucre o sea la ruta Buenaventura-Guayaquil, para entrar por el Océano Pacífico a la Provincia de Quito. Estaba informado de las terribles experiencias sufridas por Cayzedo y Cuero, José María Cabal, Antonio Nariño y recientemente por Manuel Valdés, al tratar de llegar a Quito vía Pasto.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS