De nuevo al Sur

Escuchar este artículo

De nuevo
al Sur

Septiembre 12, 2019 - 11:50 p.m. Por: Alberto Silva

Inmediatamente después de la derrota realista en San Juanito, Buga, Sebastián de la Calzada huyó a Pasto, y Popayán fue ocupada el 24 de octubre por el coronel patriota Joaquín París, quien llegó enviado por el general Santander. Más tarde Antonio Obando reemplazó a París en el gobierno de la Provincia de Popayán, el cual duró muy poco tiempo, pues Calzada se hizo fuerte en Pasto y regresó de nuevo a tomarse a Popayán. Ahí es cuando la oficialidad de Simón Bolívar conoció de primera mano el desempeño de las fuerzas vallecaucanas durante los nueve años de lucha por la libertad y su inmenso aporte rematado recientemente en la batalla de San Juanito. Sus mismos oficiales se encargaron de comunicárselo. Fue la primera vez que el Libertador conoció en su verdadera dimensión el sacrificio de sangre y dolor del pueblo vallecaucano. Un año más tarde lo comprobaría personalmente; hizo desde Pamplona un exaltante saludo con su proclama a la gente vallecaucana, refiriéndose a los pobladores de las márgenes del río en la planicie, todavía pertenecientes a la Provincia de Popayán.

Cuando Bolívar menciona en su proclama al ‘Cauca’, se refiere al Valle del Cauca. No a la Provincia del Cauca, porque esta no existía todavía. Existía la Provincia de Popayán. Esta confusión siempre fue practicada por muchos historiadores, desde luego de manera acomodada.

El 24 de enero de 1820, Calzada cayó sobre Popayán con un ejército cercano a los 2000 hombres entre quienes se encontraba José María Obando personaje a quien se le sindica ser el autor intelectual del asesinato del mariscal Antonio José de Sucre, 9 años después en Berruecos y que llegaría a ser Presidente de Colombia. En aquel combate que tomó desprevenidos a los patriotas por no tener un eficiente servicio de inteligencia, porque del perímetro urbano hacia el sur el pueblo les era hostil, fueron prácticamente masacrados.

Con la ocupación de Popayán, Calzada desbordó nuevamente su cuantioso ejército sobre el valle geográfico del río Cauca. Por donde pasó volvió a arrasar propiedades y familias enteras. La sola relación de los fusilamientos efectuados con el procedimiento de Juicio Militar, dan una idea de la sevicia que desbordó contra el pueblo vallecaucano.

Los patriotas del valle caucano, realizaron una retirada estratégica de sus guerrillas, sin presentar combate frontal pero sí acosando constantemente a los realistas hasta Cartago, donde los patriotas se internaron en las montañas de Barragán y del Quindío, a la espera de la ayuda que sabían venía en camino desde Ibagué. Entre los refugiados en retirada se encontraba el coronel Pedro Murgueitio, un cartagüeño quien logró pasar y llegar a Ibagué donde se encontró con el recientemente nombrado gobernador de la Provincia del Cauca, el coronel José Concha, por mandato del General Santander.

Previo al encuentro de Concha con Murgueitio, Simón Bolívar había firmado el decreto del 11 de marzo con el cuál cambió el nombre de la Provincia de Popayán por el de Provincia del Cauca, designando a la ciudad de Cali como su capital. El decreto fue firmado en el Cuartel General de Santafé de Bogotá.

El gobernador Concha nombró a Murgueitio comandante del batallón que había formado en Ibagué, para invadir de nuevo al valle geográfico del río Cauca entrando por Cartago con los refugiados vallecaucanos. Calzada había huido apresuradamente a Popayán. El territorio fue inmediatamente ocupado comenzando de esta manera una limpieza general de la región de norte a sur, donde incorporaron más tropas que totalizaron 1600 patriotas. El 5 de mayo se restableció el Cabildo de Buga, tal y como quedó consignado en el Libro Capitular de esa ciudad. Envió refuerzos a Cali y en un rápido movimiento llegó a Quilichao.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS