Escuchar este artículo

"Si Maduro siente que no hay ningún costo por meter preso a Guaidó, lo va a hacer": Freddy Guerra

Diciembre 06, 2020 - 08:00 a. m. 2020-12-06 Por:
Olga Lucía Criollo, Editora de Poder
Freddy Guerra

"Si el Gobierno percibe que el 12 va a salir mucha gente, probablemente intenten sabotearla con violencia. Ojalá que no, pero es el riesgo que se corre cuando estamos enfrentados a una dictadura”.

Especial para El País

Tras permanecer tres años refugiado en la Embajada de Chile en Caracas, Freddy Guevara fue “indultado” en septiembre pasado por el régimen de Nicolás Maduro y de inmediato volvió a la primera línea de la oposición.

Amigo y copartidario de Leopoldo López y de Juan Guaidó en Voluntad Popular, reclama de Lationamérica y Europa más presión y más sanciones contra el Mandatario chavista, mientras soporta las amenazas de “la dictadura” y se sorprende de la crisis económica que consume su país.

A sus compatriotas emigrados a Colombia les pide ser agradecidos, respetuosos y que “no pierdan la esperanza, estamos haciendo todo lo posible, arriesgando nuestras vidas, para que puedan regresar a su país”.

Y mientras explica por qué llama a no votar en las parlamentarias programadas para hoy en Venezuela, también tiene un mensaje para el Gobierno de Iván Duque y los colombianos: “que no se rindan y que nos acompañen, porque sin ustedes nunca vamos a poder salir de esto”.

¿Qué ha sido de su vida desde que salió ‘indultado’ por Maduro?

Cuando no hay Estado de Derecho y estás en una dictadura, sabes que tu libertad es condicional. En lo personal, poder salir de un encierro es algo muy positivo, pero uno nunca deja de tener la amenaza latente de que, dependiendo de lo que uno diga o haga, o del humor del tirano, puedes volver a perder tu libertad o cosas peores. Es una sensación contradictoria, pero lo hace a uno entender porque está en esta lucha y es porque no es justo que nadie viva esto permanentemente. Entonces, como uno quiere que esto que le pasó a uno se lo hagan a toda la sociedad, a los hijos de uno ni a los descendientes, te motiva a seguir hacia adelante. Me impresionó mucho que después de dos meses que tengo afuera, el primer efectivo de Bolívar lo vi hace dos semanas. Increíble, tres años estuve encerrado y ahora todo el mundo paga con dólares, la cola por la gasolina. Entonces, ha sido un proceso de adaptación y de revisión incluso personal, y también de cautela.

Uno llegan y otros se van. Causó sorpresa la salida de Leopoldo López a España. ¿Qué opina usted?

Las decisiones que nosotros tomamos están basadas en lo que uno evalúa que es más útil para la lucha, y creo que el tema de Leopoldo en la embajada había llegado a un límite. P por el cambio que esta iba a tener, se le iba a complicar aún más la situación, y en un momento en el cual es tan determinante lo internacional, contar con la voz de Leopoldo afuera iba a ser un elemento mucho más importante. Entonces se trata de ver cómo cada quién, desde su limitación, puede ser más útil a la lucha.

Lea también: Las propuestas 'milagrosas' con las que hacen campaña para las parlamentarias en Venezuela

¿Por qué la mayoría opositora está invitando a no participar en las elecciones parlamentarias de hoy?

Primero porque, en efecto, no es una elección. Nicolás Maduro no ha convocado sin hacer algún tipo de condición, es un fraude. Allí no hay ningún candidato opositor realmente, es elegir entre Maduro o Maduro. Los partidos políticos que aparecen allí, por ejemplo el mío, Voluntad Popular, es una tarjeta que está secuestrada. Votar por esa tarjeta es respaldar a un corrupto que lamentablemente se vendió a la dictadura. Entonces, no se puede participar, porque es darle el respaldo al régimen de Maduro. Y, en segundo lugar, porque es también es darle legitimidad a un dictador.

Pero un sector de esa oposición había dicho que sí se debía votar...

Ya no. Sí hubo un momento en el que Henrique Capriles intentó hacer una negociación paralela, erróneamente a mi parecer, y con mal resultado, pero afortunadamente decidió no participar, ni Stalin, que lo apoyaba. Es decir, ya no hay ningún dirigente importante de los partidos allí. De las 35 organizaciones políticas que participaron en la elección del 2015, ni una sola está participando en este fraude y solo dos diputados activos se inscribieron, de los 112.

¿O sea que hay esperanzas de que la oposición vuelva a unirse?

Lo que pasa es que, siendo sincero, el tema de Henrique Capriles, como fue candidato presidencial, generó mucho más ruido de lo que era realmente, porque ni siquiera su propio partido lo apoyó cuando decidió participar, pero sin lugar a dudas es una buena noticia que haya decidido no avanzar, porque nos mantiene a todos cohesionados, ningún líder político de la oposición está llamando a participar en el fraude.

En cambio, están llamando a participar en una consulta popular...

Sí, nuestra Constitución establece en su artículo 70 cuáles son los mecanismos de participación popular y ciudadana: referendos, elecciones, asambleas de ciudadanos y consulta popular, y es la Asamblea Nacional es la que determina el desarrollo de esos artículos, pero la consulta popular no depende de las instituciones controladas por la dictadura, así que nos permite que el pueblo de Venezuela pueda expresar su voz. Tiene tres preguntas: una para rechazar y reconocer el fraude que va a ocurrir este domingo, una segunda para ratificar que la demanda del pueblo son elecciones presidenciales y parlamentarias libres. Es decir, el pueblo quiere votar, pero de verdad, y, la tercera, estamos pidiendo ayuda internacional frente a los crímenes de lesa humanidad, las violaciones de Derechos Humanos masivas y la crisis humanitaria. Decimos no al fraude del 6 de diciembre y sí a la consulta popular del 12 de diciembre. La consigna es que este domingo los centros de votación queden vacíos y que los llenemos de gente el 12.

Lea además: Elecciones parlamentarias en Venezuela: ¿qué posibilidades tiene la oposición?

¿Qué va a pasar con Juan Guaidó después de enero?

Nelson Mandela decía que el terreno de la lucha no lo decide el oprimido sino el opresor, y la verdad es que Nicolás Maduro tiene el control de los aparatos represivos, el crimen organizado y las instituciones judiciales, y es una decisión política que él va a tomar. Ahora, esa decisión depende de dos cosas: de la determinación que él sienta del pueblo venezolano, pero también de la determinación que sienta de la comunidad internacional. Si Nicolás Maduro siente que internacionalmente no hay ningún costo porque meta preso a Guaidó, lo va a hacer, pero si percibe que, por el contrario, su situación se va a complicar aún mucho más, no lo hará.

¿Es más difícil hacer oposición desde afuera o desde dentro del país?

Depende de qué es más difícil. En términos de seguridad, obviamente estás más seguro afuera, pero la política tiene un componente humano muy importante, que es estar en el terreno y poder percibir las vivencias. En esos términos, tiene una limitación. El tema de seguridad y persecuciones es muy grande aquí adentro, pero también estar afuera tiene sus grandes costos. Los que están en el exilio tal vez no viven la persecución ni el temor de quedar presos en cualquier momento, pero no tienen la libertad de estar en su país y hacer lo que quisieran. Ser oposición en Venezuela en general es difícil.

¿Y usted ha pensado en irse del país después de estas elecciones?

Por ahora no. Creo que uno tiene que aprovechar las oportunidades que le da Dios y si a mí me dieron la oportunidad de volver a luchar por Venezuela desde Venezuela, voy a hacerlo hasta el máximo que pueda. Obviamente no quisiera caer preso, pero tengo un compromiso incluso con mis compañeros que están afuera y que no pueden estar aquí. No habían pasado dos meses desde que estaba en la calle y Nicolás Maduro me estaba amenazando de nuevo, pero es el compromiso que hay con una causa en la que uno cree.

¿Qué cree que va a pasar durante la jornada de hoy en Venezuela?

No creo que vaya a pasar mayor cosa. Esta semana Diosdado Cabello amenazó a la gente diciéndole que el que no vote no come, extorsionando a la gente con las cajas Clap, que son las cajas de alimentos que utilizan como subsidio para la gente. Va a haber mucha extorsión social a la población, amenazas para que vayan a participar, pero , a pesar de todo eso, no van a poder lograr una movilización masiva. Vamos a ver en los medios de comunicación controlados por el régimen unos centros electorales abarrotados de gente, que serán los mismos que repetirán todo el día, y el país verá los centros electorales vacíos.

¿Y qué ha dicho el régimen frente a la consulta popular del 12?

Hasta ahora no ha tomado ninguna posición. Creo que va a depender mucho de lo que pase hoy. Si ellos perciben que el 12 va a salir mucha gente, probablemente intenten sabotearla con violencia. Ojalá que no, pero es el riesgo que se corre cuando estamos enfrentados a una dictadura.

¿Qué le dice a los millones de compatriotas suyos que están aquí en Colombia, en calidad de migrantes?

Tres cosas: una, que tenemos que ser agradecidos con Colombia, y eso también es ser respetuoso y comportarnos a la altura. Sé que hay muchas dificultades, pero tenemos que entender que no es culpa del Gobierno de Colombia ni de sus instituciones lo que está pasando, y que, por el contrario, con todo el sufrimiento que nos toca, tenemos que exigir derechos y luchar, pero también ser muy agradecidos. Segundo, que no pierdan la esperanza y que nosotros estamos haciendo todo lo posible, arriesgando nuestras vidas, para que ellos puedan regresar a su país, porque sabemos que la migración que está allá quisiera vivir en Venezuela, que está allá no porque quiere, sino porque está expulsada y, tercero, ratificarles el compromiso que también ellos tienen con nuestra lucha. Necesitamos que allá sean la voz de todos los que estamos aquí y que toda la Nación colombiana sepa que esto no es un asunto de izquierda o de derecha, sino un asunto de libertad contra opresión; de dictadura contra democracia, y de tortura y de crímenes de lesa humanidad contra Derechos Humanos.

Usted menciona la palabra esperanza. La pregunta es, ¿hasta cuándo va a estar Maduro en el poder?

No sé. Han pasado tantas cosas, es tan compleja esta situación y la represión y los asesinatos son tan brutales, que es muy difícil predecir cuándo va a haber un desenlace. Lo que sí le puedo asegurar es que no se puede vencer a quien nunca se rinde, y nosotros jamás nos vamos a rendir, y, por lo tanto, Venezuela verá su libertad.

Con la llegada de Trump al poder en EE. UU. se especuló incluso con una posible intervención militar que no pasó. Con el Gobierno Biden van a demandar medidas más contundentes contra el régimen chavista?

Sin lugar a dudas. Si hay algo que tenemos que tener todos muy claro es que hace más falta más presión. Por más presión que se hizo, no fue suficiente. Por supuesto que siempre podemos evaluar otras aristas de la estrategia: la comunicación, los puentes, las garantías, pero yo no tengo duda de que el principal problema es que falta más presión. Y eso es un elemento central, que depende mucho de Estados Unidos, pero también, por supuesto, de Colombia, de la región, de Latinoamérica, y de Europa.

De hecho, uno ve que la Unión Europea tampoco han tenido la contundencia que se esperaría?

Europa tiene que tener muy claro que los pronunciamientos y las sanciones personales no son suficientes. Tú puedes sancionar a un violador de Derechos Humanos que, está bien, no irá a comprar en los Campos Elíseos, pero sus testaferros y sus familiares sí lo hacen; no se va de vacaciones a Madrid, pero sí se va para Dubaí. Entonces, no basta con lo que ha hecho Europa hasta ahora, y tampoco Latinoamérica. Quienes han puesto temas fácticos de presión, más allá de pronunciamientos, son los Estados Unidos, y algunos países que han adoptado sanciones. Creo que Panamá y Colombia han avanzado en algo, pero hasta ahí. La verdad es que son pocos los países que han pasado de la palabra a la acción.

¿Exceso de diplomacia?

No sé si exceso, tal vez es un enfoque errado pensar que esto es un asunto que se resuelve solamente con posiciones y con declaraciones.

Otra de las esperanzas es que los militares que respaldan a Maduro se pongan finalmente en su contra y lo presionen para que deje el poder, pero esto tampoco no sucede…

Yo creo que uno no puede descartar ninguna solución a esta crisis. Pompeo Márquez, un dirigente político venezolano, decía que las crisis tienen soluciones impredecibles, y uno no sabe cuándo va a pasar algo así. Yo no te puedo asegurar si va a ser la Fuerza Armada, Maduro, el entorno de Maduro o la comunidad internacional la que termine de generar la acción que propicie un quiebre. Lo que sí te puedo asegurar, es que las Fuerzas Armadas van a tener que estar involucradas no solo en el proceso de transición sino también en el de estabilización, el rol de ellos es fundamental.

¿Alguna petición específica para el Gobierno colombiano?

Que no se cansen. Yo sé que es muy duro, que es complicado todo el tema de la dictadura, de la penetración de los grupos de insurrección que hay, pero que no caigan jamás en el chantaje de pensar que si ellos toleran a Maduro, los va a dejar quietos. Al Gobierno colombiano y a Colombia en general lo que tenemos es que agradecerle. Más bien es pedirles que no se rindan y que nos acompañen, porque sin ustedes nunca vamos a poder salir de esto.

Obtén acceso total por $4.700/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS