Escuchar este artículo

Republicanos aún no dan el brazo a torcer con resultados de Biden

Noviembre 09, 2020 - 11:55 p. m. Por:
 Redacción de El País - AFP
elecciones estados unidos

En Pensilvania, donde Biden tiene un ventaja de 45.000 votos, según medios, muchos seguidores del actual Presidente se niegan a aceptar la victoria del demócrata y piden que el resultado sea auditado.

Agencia AFP

Pese a que Joe Biden ya empezó a fungir como presidente electo, ayer cuatro estados todavía permanecían en disputa electoral, mientras la defensa de Donald Trump iniciaba sus querellas jurídicas y los analistas seguían reflexionando sobre las razones por las que la reelección no se dio.

Contado el 98 % de las papeletas de Arizona, que otorga 11 votos electotales, Joe Biden registraba allí el 49,5 % de los sufragios, contra el 49 % del republicano, una diferencia de 16.985 sufragios, por lo que algunos medios se han abstenido de dar un ganador. 

En Georgia, con más del 98 % de los votos escrutados, Biden está al frente con el 49,5 % de los votos, contra 49,3 % de Trump.
En Carolina del Norte, que suma 15 votos electorales, ya se ha contado el 98 % de la papeletas y el actual Mandatario aventaja al demócrata por 75.000 sufragios (50 a 48,6 %).

Puede leer: Fiscal general de EE.UU. autoriza investigaciones sobre las elecciones

Finalmente, en Alaska se ha contado el 56 % de los votos, pero la victoria de Trump es prácticamente un hecho: cuenta con el 62,9 % de los sufragios.Si Joe Biden gana Arizona y Georgia (que suma 16 votos), como parecen indicar algunas proyecciones, habrá reunido 306 votos electorales de un total de 538, el mismo número que obtuvo Donald Trump cuando derrotó a Hillary Clinton en 2016.

Sin embargo, el actual inquilino de la Casa Blanca se volvió a quejar en Twitter: “¿Desde cuando son los penosos medios dominantes (utilizando un juego de palabras) quienes dan por ganador al próximo Presidente?”, y su abogado, Rudy Giuliani, afirmó que hay “mucha evidencia” de fraude.

A su vez, Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, mantuvo ayer su apoyo al actual Presidente y afirmó que “está en su derecho” de investigar las denuncias de irregularidades en las elecciones y a sopesar sus acciones legales.

“Si esta vez se hubiera producido una irregularidad de una magnitud que afectara el resultado, entonces todos los estadounidenses deberían desear que estas sean expuestas”, precisó y agregó: “Si los demócratas se sienten confiados en que esto no ha ocurrido, entonces no tienen ninguna razón para temer un escrutinio adicional”.

Derrotado por el covid

Los expertos no tienen duda de que uno de los factores que más afectó a Trump en su aspiración por mantenerse en la Casa Blanca fue el manejo que le dio a la pandemia del coronavirus, que ha causado más de 236.000 muertos en ese país, puesto que la minimizó y hasta sugirió que podía curarse inyectándose desinfectante en el cuerpo.

“También desafió consensos científicos respecto al covid y se atrevió a decir que este era una gripa pequeña, cuando los médicos le estaban diciendo a gritos que el tema era más grave. Todas estas declaraciones irresponsables generaron temor entre muchas personas y apolíticos que nunca habían votado, y que lo hicieron por primera vez, respecto a que una persona con capacidades tan limitadas maneje una situación tan crítica”, explica Mauricio Jaramillo, internacionalista y profesor de la Universidad del Rosario.

Pese a que la economía tuvo un crecimiento importante en los Estados Unidos durante los últimos cinco años, en el trimestre del confinamiento el Producto Interno Bruto se contrajo 9,5% o 32,9% en términos anuales.

“Si la economía va bien, la gente apoya al Presidente, y si esta va mal, pues lo condena, y eso fue lo que pasó en alguna medida en EE. UU”, precisa.

Jaime Gutiérrez, director de la firma consultora Innopolítica, asegura que Trump se desgastó demasiado peleando continuamente con los medios de comunicación más grandes de su país, como CNN y The New York Times, y contra lógicas que pretendían soluciones a problemáticas puntuales como las libertades civiles, los derechos de las minorías y el derecho a la protesta, entre otros.

Asimismo, el actual Mandatario ordenó la separación de miles de niños inmigrantes de sus padres en la frontera con México, lo que también provocó indignación.

De su lado, Juan Nicolás Garzón, profesor de la facultad de ciencias políticas de la Universidad de La Sabana, afirma que todos esos factores llevaron a que la percepción del republicano se desgastara igualmente en el exterior.

“Muchos norteamericanos consideran que la imagen de Estados Unidos venía en declive por su Administración, por lo que era necesario recomponerla ante el mundo y, en este sentido, votar por Biden podría ser relevante con ese propósito”, remata el analista.

Agrega que el demócrata logró canalizar el voto de quienes se resistían a Trump y a su estilo de Gobierno. “Pudo movilizar ese voto apático de algunas minorías que no se obtuvo en las elecciones pasadas” -como el de los latinos, las mujeres y los negros”.

Responsables del Gobierno Trump fueron sometidos ayer a una serie de críticas en la ONU sobre los actos de violencia policial o la política de inmigración.

Para Gutiérrez, “el apoyo a la campaña de Biden por parte del expresidente Barack en las últimas dos semanas también fue clave. Vimos a un Obama activista, diciéndole a la gente cómo sufragar por correo, haciendo mercadeo digital en Twitter y redes sociales por Biden e incentivando a las personas a votar por él”.

Y Jhon Jairo Vega, profesor de ciencias políticas y económicas de la Universidad Tecnológica del Pacífico, indica que al demócrata lo favoreció el tener una mayor trayectoria política.

“Biden está muy lejos de ser una carta electoral de último hora o un presidente montado por un accidente político. Esto genera una percepción entre los ciudadanos de que es un hombre de gobierno y que conoce las realidades de su país. Su experiencia le permite proyectar una imagen de estabilidad en esta época de crisis por la pandemia y permeada por convulsiones políticas de carácter nacional e internacional”, manifiesta.

Finalmente, destaca que el discurso de Biden fue clave para promover la unión, en vez de la polarización que impulsaba el republicano: “Un ejemplo de esto fue su promesa de regresar a los Estados Unidos al Acuerdo de París sobre el clima, del cual Trump promovió su retiro”.

Resistencia a perder, rasgo de Trump

La negativa del presidente Trump a admitir su derrota ante Joe Biden puede ser una apuesta política.

“Los rasgos que le permitieron establecer su modelo autoritario en la Presidencia -arrogancia, brutalidad y la idea de que debe ser defendido de sus enemigos- torna ahora difícil que acepte la derrota”, dice Ruth Ben-Ghiat, profesora de la universidad de Nueva York.

Y agrega que “es más fácil decir que la elección fue amañada que admitir que sus políticas fueron rechazadas por una cantidad suficiente como para garantizar su derrota”y que admitir la derrota sería “una humillación pública”.

A su vez, el sicólogo John Gartner describió a Trump como un “narcisista maligno” y dijo que podría aplicar una política de “tierra quemada” durante la transición el próximo 20 de enero, cuando sería la investidura del demócrata.

Según él, “perdió poder sobre el pueblo”, pero reconoce que mantiene “el apoyo de partidarios fanáticos que son peligrosos”.

“Debe asegurarse de no ser visto como un ‘perdedor’, sino como una víctima de fuerzas del ‘Estado en la sombra’ que se unieron desde que llegó al poder”, afirma Lawrence Douglas, profesor de derecho de la universidad Amherst y autor del libro ‘¿Se irá?’, publicado recientemente.
Esto se debe a que Trump heredó el carácter “dominante” de su padre, según su sobrina, la sicóloga Mary Trump, autora de un libro sobre el clan familiar. A su juicio, él aprendió a “mentir para hacerse valer”, tras presenciar las humillaciones sufridas por su hermano mayor y eso lo convirtió en un narcisista mentiroso.

Además de las característica personales, la reticencia a admitir la derrota podría tener un origen más prosaico, aseguran otros expertos, ya que una vez fuera de la Casa Blanca sus problemas judiciales podrían ser más complicados.

En Nueva York es objeto de dos investigaciones que podrían terminar en demandas: una por fraude fiscal y en seguros y manipulaciones contables, y otra por préstamos y ventajas fiscales fraudulentas. También varias mujeres lo denunciaron por acoso o agresiones sexuales.

Asimismo, tras haber recibido más de 70 millones de votos, mantiene una postura de hombre fuerte que podría servirle para volver a postularse a la Presidencia en 2024, cuando tendría 78 años.

“Me inclino porque el Presidente se mantendrá involucrado en la política y lo pondría absolutamente en la lista de personas que probablemente se postularán en 2024”, dijo su exjefe de gabinete de la Casa Blanca Mick Mulvaney.

Interferencia

”Fox News/ABC / WaPo, NBC / WSJ fueron tan inexactos con sus encuestas sobre mí, que realmente están alterando una elección. Estaban tan lejos en sus votaciones, y en su intento de reprimir, que deberían ser llamados a interferencia electoral”, escribió anoche Trump en Twitter.

Y agregó: “ABC/ WaPo me hizo bajar 17 puntos en Wisconsin, el día antes de las elecciones, ¡y GANÉ! En Iowa, las encuestas nos bajaron 4 puntos y yo gané por un 8,2%. Fox News y Quinnipiac se equivocaron en todo”.

Contagiados

Dos allegados del presidente Donald Trump que pasaron la noche electoral en la Casa Blanca dieron positivo a exámenes de coronavirus.
El secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Ben Carson, contrajo el Covid-19, confirmó el jefe adjunto de su gabinete, Coalter Baker: “Está bien y se siente afortunado de haber accedido a terapias que ayudan mucho a acelerar su cura”.

Fue tratado en el hospital militar Walter Reed.
David Bossie, cabeza del equipo jurídico encargado de presentar los recursos contra los resultados electorales en algunos estados, también dio positivo el domingo y  está recluido en su casa.
El jefe del gabinete, Mark Meadows, también se contagió el viernes.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS