La compañía germano-rusa Nord Stream 2 se declaró en quiebra tras la guerra en Ucrania

Marzo 01, 2022 - 05:43 p. m. 2022-03-01 Por:
Agencia AFP
Nord Stream 2

Alemania anunció a inicios de la semana pasada la suspensión de esta obra faraónica con la que esperaba llevar a cabo su transición energética.

Agencia AFP

La compañía germano-rusa Nord Stream 2 se declaró insolvente tras la suspensión de la certificación por parte de Alemania del gasoducto como represalia por la invasión rusa de Ucrania.

La empresa presentó una solicitud de quiebra y despidió a sus 106 empleados, indicó este martes la responsable económica del cantón suizo de Zug, donde tiene su sede.

"Hemos sido informados hoy [martes] de que esa empresa no podía continuar (...), tuvo que declararse en quiebra y sus empleados recibieron la carta de despido", dijo la responsable, Thalman-Gut.

Nord Stream 2 no pudo presentar un plan social, "porque es insolvente", agregó.

Lea además:  Rusia intensifica la ofensiva en Ucrania con ataques en las ciudades de Kiev y Járkov

La construcción de ese gasoducto fue defendida durante años por la exjefa del gobierno alemán Angela Merkel, pese a las presiones de Estados Unidos que lo veían como un medio del presidente ruso, Vladimir Putin, para ejercer un chantaje energético sobre la primera potencia económica europea.

Las maniobras de preparación de la invasión de Ucrania y su concreción, la semana pasada, sellaron finalmente la suerte de este ducto que estaba pronto para empezar a funcionar, con una capacidad de transporte de 55.000 millones de metros cúbicos anuales de gas.

Alemania anunció a inicios de la semana pasada la suspensión de esta obra faraónica con la que esperaba llevar a cabo su transición energética.

Y el miércoles 23, cuando las tropas rusas se disponían claramente a atacar, el presidente estadounidense Joe Biden anunció que impondría sanciones al gasoducto y a sus administradores.

La casa matriz de Nord Stream es el gigante energético ruso Gazprom.

El ducto submarino, de 1.230 km, fue concluido a fines de 2021, con una inversión de 11.000 millones de dólares, pero aguardaba la certificación alemana para empezar a funcionar.

Este millonario proyecto ahora "no es más que un montón de acero, en el fondo del mar", dijo entonces el portavoz de la diplomacia estadounidense, Ned Price.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS