Familia de Joe Biden, una historia que pasó de la tragedia a la gloria

Escuchar este artículo

Familia de Joe Biden, una historia que pasó de la tragedia a la gloria

Enero 18, 2021 - 11:55 p. m. Por:
 Redacción de El País y AFP
Joe y Jill Biden

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden y su esposa, Jill.

Foto: AFP

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, y su esposa Jill se convertirán desde mañana en los nuevos residentes de la Casa Blanca, cuando el demócrata de 78 años asuma el cargo en Washington.

Biden ha hecho de su familia un foco importante a lo largo de su carrera, y su campaña presidencial de 2020 la puso completamente en el centro de atención. Algunos miembros de ella causaron controversia en la opinión pública, pero otros rompieron barreras y ayudaron a mejorar la imagen de quien será el Mandatario número 46 del país.

¿Quiénes estarán mañana en la primera foto oficial? Aquí, una mirada al retrato familiar de los Biden, la nueva ‘primera familia’ de Estados Unidos.

La Primera Dama

Jill Biden, educadora, está lista para transformar su nuevo rol, incluso antes de mudarse a la Casa Blanca. Mientras que las primeras damas tradicionalmente solo cumplen con deberes ceremoniales, Jill tiene la intención de mantener su trabajo de tiempo completo como profesora de inglés.

Lea también: La tensión política que tiene en alerta la llegada de Biden a la Casa Blanca esta semana

Se conoció con Joe en 1975 en una cita a ciegas arreglada por el hermano de él, pocos años después de que el entonces senador de Delaware enfrentara lo impensable: su joven esposa Neilia Hunter y su hija de un año murieron en un accidente vehicular.

Biden dice regularmente que Jill “volvió a unir” a su familia. La pareja se casó en 1977 y ella se convirtió en la ‘mamá’ de sus hijos Hunter y ‘Beau’, quienes sobrevivieron al accidente ocurrido en 1972. En 1981 nació Ashley, la hija en común que tienen Joe y Jill.

Mientras criaba a su familia, la nueva Primera Dama de Estados Unidos obtuvo dos maestrías y un doctorado en educación.

Apoyó a su esposo durante sus tres candidaturas presidenciales anteriores y fue una de sus defensoras más activas e incansables durante la campaña que terminó triunfante en noviembre.

Como la ‘señora’ de la Casa Blanca, se espera que trabaje en cuestiones de educación y relance ‘Joining Forces’, una misión para movilizar a las familias de militares que ella y Michelle Obama comenzaron en 2011.

Los primeros hijos

Biden ha hablado a menudo sobre cómo su relación con sus hijos lo ayudó a sobrellevar el duelo por su hija e esposa, mientras construía su carrera política, así como cuando se casó con Jill.

Durante años, mientras era senador, viajaba en tren dos horas entre Washington y la casa de la familia en Delaware, para estar allí para Hunter y Joe R. Biden III, ‘Beau’.

Este último fue visto como heredero de la ética de servicio público y las habilidades políticas de su padre. Sirvió en el Ejército en Irak y se convirtió en el fiscal general de Delaware. Sin embargo, en 2015 murió, a la edad de 46 años, por un cáncer de cerebro.

Joe Biden

Fotografía tomada entre 1975 y 1977. Muestra a Joe Biden junto a su entonces futura esposa Jill y a sus hijos ‘Beau’ y Hunter. En ese tiempo cumplía su primer periodo como senador por Delawere. Su primera cónyuge y la bebé de ambos habían fallecido en un accidente.

AFP

Biden se refiere a su difunto hijo a menudo en discursos políticos y visita regularmente su tumba, así como las de su primera esposa e hija.

Le puede interesar: Biden, con el reto de tranquilizar una nación tensa con la salida de Trump

El otro hijo de Biden, Hunter, se ha mantenido más lejos del centro de atención. Luchó contra la adicción al alcohol y las drogas y fue dado de alta de la Reserva Naval en 2014 después de una prueba positiva de cocaína.

Se convirtió en un foco habitual de los ataques de Donald Trump antes de la votación del 3 de noviembre para sus negocios en Ucrania y China.
De 50 años, ahora Hunter es un artista radicado en Los Ángeles que ha admitido haber mostrado ‘falta de criterio” en algunos de sus negocios, pero que ha negado haber actuado mal.

Biden, sin embargo, ha sido inquebrantable en apoyarlo. Durante un debate presidencial, cuando Trump se burló del uso de cocaína de Hunter, quien fuera el vicepresidente de Barack Obama simplemente respondió: “Estoy orgulloso de él. Estoy orgulloso de mi hijo”.

La hija de ambos

Ashley Biden, única hija del matrimonio de Joe y Jill, ha sido planteada por las revistas sensacionalistas como la ‘antítesis’ de Ivanka Trump, la hija del magnate republicano.

La hija menor de Joe estudió antropología cultural, se enlistó como personal de apoyo clínico de un centro de salud mental infantil por cuatro años y después de ello volvió a la universidad para especializarse en trabajo social.

Contraria a la vida pública de su padre y de su difunto hermano, Ashley tiene un perfil privado y discreto. Lleva una vida como empresaria social, con su marca de ropa sostenible ‘Livelihood’, que dona el 10 % del total de sus ganancias a organizaciones benéficas de Delawere.

Lea además: Kamala Harris: símbolo de la renovación política en EE.UU.

“Estoy lista para la Presidencia de mi padre, nos ayudará a resolver algunos de los grandes desafíos de nuestra generación. Ayudará a nuestras escuelas públicas a ser más igualitarias y equitativas, para que podamos cumplir la promesa de oportunidades para todos”, dijo, sin embargo, en la pasada Convención Nacional Demócrata online.

El adiós de Melania

La primera dama saliente, Melania Trump, tuiteó ayer un video con un mensaje de despedida mientras se prepara para salir de la Casa Blanca, haciendo hincapié en la “bondad”, en su primera aparición en cámara desde la insurrección que tuvo lugar en el Capitolio el pasado 6 de enero por parte de seguidores de su esposo.

“Mis conciudadanos, ha sido el mayor honor de mi vida servir como Primera Dama de Estados Unidos. Me han inspirado estadounidenses increíbles en todo nuestro país, que elevan a nuestras comunidades a través de su bondad y coraje, bondad y gracia”, dice en el video.

Y agregó: “Sean apasionados en todo lo que hagan, pero recuerden siempre que la violencia nunca es la respuesta y nunca se justificará. Cuando llegué a la Casa Blanca, reflexioné sobre la responsabilidad que siempre he sentido como madre de alentar, dar fuerza y “enseñar valores de bondad”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS