¿En qué va la lucha del Papa contra los pederastas en la iglesia católica?

¿En qué va la lucha del Papa contra los pederastas en la iglesia católica?

Mayo 10, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País y agencias
Papa Francisco

El papa Francisco (3-i) preside la ceremonia de la Pasión del Señor en el marco de las celebraciones por el Viernes Santo, en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano

EFE / El País

Hace un mes, el Papa emérito Benedicto XVI (Joseph Ratzinger) publicó un documento con sus reflexiones sobre los abusos sexuales en la Iglesia Católica contra menores de edad. En el documento, de 18 páginas, se dice que todo comenzó por “el colapso moral de la sociedad” pero sobre todo por “una justicia garantista durante años con los curas pederastas”.

Ratzinger, que renunció al pontificado en febrero de 2013 y que ha roto su silencio en contadas ocasiones, dijo que antes de publicar el documento se contactó con el papa Francisco y con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin.

En su ensayo, dividido en tres partes, Benedicto XVI comienza analizando el contexto histórico que ha llevado “a esta plaga de los abusos contra los menores” argumentando que desde la década de 1960 “los estándares vinculantes hasta entonces respecto a la sexualidad colapsaron completamente" en la sociedad, y cita algunos ejemplos de su patria natal, Alemania.

Lea también: Abusos sexuales por miembros del clero son muestra del colapso moral: Benedicto XVI

Asegura que entre las libertades por las que la Revolución de 1968 peleó “estaba la libertad sexual total, una que ya no tuviera normas” y que esto está “fuertemente relacionado con este colapso mental”.

“La teología moral católica sufrió un colapso que dejó a la Iglesia indefensa ante estos cambios en la sociedad”, se lee en el documento de Ratzinger, lo que ha generado el rechazo tanto de las víctimas de los curas pedrastas como de diversos intelectuales.

El exsacerdote Juan Arias, en El País de España, escribe que el documento de Benedicto es, “antihistórico y pueril al culpar al 68 francés de la pederastia en la Iglesia, como si los abusos en materia de sexo, y hasta las peores aberraciones perpetradas en la Iglesia, no hubieran existido hasta entonces. ¿Es que nadie se acuerda de los escándalos sexuales de los conventos masculinos y femeninos de la Edad Media? ¿Es que antes del 68 padres y obispos y hasta papas eran santos e inocentes? Se trata de la eterna hipocresía de la jerarquía eclesiástica”.

Más atrás Arias dice: “el documento del Papa emérito, del que no existe certeza de quién pudo redactarlo dadas sus condiciones de salud, es grave por varios motivos. No sólo porque en él se intenta culpar al Mayo 68 francés de los pecados de pederastia de la Iglesia, sino porque además ha querido que se sepa que escribió en el documento “de acuerdo con el papa Francisco”, colocándole así en una encrucijada.
¿Subrayará Francisco un documento que ofende a las víctimas de pederastia perpetradas por sacerdotes y obispos? Después de sus innumerables demostraciones contra ese pecado de la Iglesia y tras haberles pedido perdón en nombre de la Iglesia, ¿preferirá ahora Francisco el silencio para no enfrentarse con Benedicto XVI?”
Parece que no. Esta semana se hizo efectiva una de las promesas de Francisco: obligar a todos los miembros de la Iglesia a denunciar cualquier caso de abusos sexuales y también el encubrimiento por parte de los obispos.

Las medidas del Papa

Son tantas las denuncias de lo que ha venido pasando en la Iglesia Católica desde hace décadas, que en febrero pasado se realizó la Cumbre de Pederastia, en la que el Papa Francisco anunció medidas para enfrentar la problemática.

Según Francisco, para empezar, se debe “cambiar la mentalidad para combatir la actitud defensiva-reaccionaria de salvaguardar la Iglesia” en los casos de pederastas.

También, que los responsables de estas prácticas deben ser llevados ante la justicia. “La Iglesia Católica no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes y nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso”, lo que acaba de cumplir esta semana, con la orden de denunciar cualquier caso de abuso.
Igualmente, se debe “exigir más en la selección y formación de los candidatos a sacerdotes”; y finalizó diciendo que se necesita la acción represiva judicial, pero también el apoyo y proyectos de reinserción de las víctimas de los abusos sexuales”.

Sin embargo, las víctimas de los curas pederastas no quedaron satisfechas con el discurso del Papa. Aunque se visibilizó la problemática – y se aceptó, “no se expusieron nombres propios”.

“El Papa Francisco había dicho que esta Cumbre serviría para presentar un plan de acción global con medidas específicas y, al final, en el discurso, fueron puntos muy genéricos y no concretó cómo se va a conseguir el fin de la impunidad de los curas pederastas y de los obispos encubridores", dijo Miguel Hurtado en una entrevista con la BBC. Hurtado es un español que fue abusado a los 16 años en la Abadía Montserrat, en Cataluña.

Precisamente, el profesor y doctor en derecho canónico, Hernán Olano, considera que “los esfuerzos contra la pederastia por parte del Vaticano buscan ser contundentes, pero aún no lo son en su integridad”.

Y agrega: “la política de ‘tolerancia cero’ del Papa Francisco requiere un compromiso mayor por parte de los obispos y las autoridades de la curia vaticana, la cual también se ha visto comprometida en los últimos meses en escándalos, como el cardenal George Pell, condenado a seis años de cárcel por agredir sexualmente a dos niños en Australia, y los encubrimientos del cardenal Maradiaga en casos de pedrastia en Honduras. Falta mucho más contundencia en la gestión”.

El exsacerdote Gonzalo Gallo asegura por su parte que para las iglesias, no solo la católica, cambiar es como tragarse un sapo. “Se aferran a sus creencias y estructuras humanas presentadas como divinas. Por eso las medidas tomadas por el Papa, sin que sean marketing (como lo han denunciado algunas víctimas de pederastas) no van a la raíz de algo tan sucio. Las víctimas lo captan y les duele”.

En opinión de Gonzalo Gallo, los abusos se perpetuaron durante décadas porque “se creó la mezquina política de un silencio cómplice que viene de hace siglos. La ley del tapen, callen, oculten. Al delincuente lo cambiaban de templo y listo. Esta plaga tiene varias causas. La Iglesia está urgida de quitar el celibato, Jesús no lo ordenó. Urge seleccionar mejor las vocaciones. La mujer debe ser sacerdote. La formación de los sacerdotes hay que cambiarla casi del todo. Las estructuras eclesiales son pesadas, conservadoras y rígidas. La Iglesia, que hace mucho bien, necesita ser menos clerical, más humilde y darle prioridad al poder del amor, no al amor por el poder”.

De hecho, el profesor de la Universidad Javeriana, Víctor Martínez, teólogo y filósofo, director de la carrera de filosofía de la Universidad Javeriana, comenta que con los pederastas tanto en la Iglesia Católica como en otras instancias de la sociedad se evidencia un abuso de poder.
“Hay una tendencia en el sentido de que las personas que se embriagan de poder no saben manejarlo. Hablo de poder en distintas formas: el poder religioso, económico, político, social. La gente que no sabe manejar el poder pretende sacar provecho de los otros. Todo tiene que ver con la raíz antropológica del ser humano con respecto al manejo del poder. No es un problema exclusivo de la Iglesia Católica”.

Frente a las medidas anunciadas por el Papa, el profesor Martínez entiende el sentimiento de las víctimas, “pero creo que Francisco tiene todo el interés de hacerles justicia”.

“Básicamente el Papa ha dado unos discursos universales, meditaciones destinadas no solo a una población específica, sino que tiene un auditorio universal. Por eso genera una disconformidad en las víctimas, a lugar. El Papa busca hacer de esta circunstancia una oportunidad para anunciar el Evangelio y predicar a la totalidad, no para una respuesta específica frente a las víctimas. En ese sentido creo que no es suficiente lo que ha dicho el Papa, pero él ha prometido que después de la Cumbre de Pederastia iba a determinar procedimientos que facilitarían mecanismos para dar respuestas concretas, y lo está cumpliendo. Lo que percibo es que queremos hechos inmediatos para las reclamaciones justas de las víctimas, pero todo tiene un proceso. Ya es importante la convocatoria para visibilizar lo que ha pasado, eso ameritará un proceso paulatino para acciones concretas. Creo, insisto, que el Papa tiene todo el interés por hacerle justicia a las víctimas”.

A propósito de lo sucedido con el incendio a la catedral de Notre Dame en París, el exsacerdote Gonzalo Gallo se pregunta para concluir. “¿Qué debemos quemar para mejorar?” La iglesia, que hace mucho bien, reitera, necesita darle prioridad al poder del amor y no al amor por el poder.

A denunciar

Las medidas concretas prometidas por el papa Francisco ante los casos de abusos llegaron con un importante documento en el que se obliga a todos los miembros de la Iglesia a denunciar cualquier caso de abusos sexuales y también el encubrimiento por parte de los obispos
Esta es la medida principal del "motu proprio" (documento papal) de Francisco llamado "Vos estis lux mundi" (Vosotros sois la luz del mundo) y publicado este jueves, que también exige a todas las diócesis del mundo la creación antes de junio de 2020 de un sistema accesible a cualquiera que quiera realizar una denuncia.

El tercer punto de este documento establece que por primera vez se da total protección y asistencia a los denunciantes y a las víctimas.
"No hay delitos ni penas nuevas, lo que se busca garantizar es la recogida de noticias de datos, la gestión de denuncias y la fidedigna transmisión de las denuncias", explicó el secretario del Pontifico Consejo para los Textos Legislativos, el español J uan Ignacio Arrieta Ochoa.

Arrieta Ochoa subraya que una de las principales novedades es la obligación de denuncia, que antes era una cuestión moral, de conciencia, "pero ahora está establecido legalmente".

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad