Escuchar este artículo

El último vuelo de Víktor Bout, el mayor traficante de armas del mundo

Octubre 16, 2011 - 12:00 a. m. Por:
Daniel Suárez Pérez - Reportero de El País
El último vuelo de Víktor Bout, el mayor traficante de armas del mundo

El juicio de Bout apenas comienza y puede ser condenado a cadena perpetua. Está detenido desde el 6 de marzo de 2008, cuando fue sorprendido en un hotel de Tailandia negociando armas para las Farc.

Viktor A. Bout pasó de ser el dueño de 16 aerolíneas a convertirse en el ‘Señor de la Guerra’. Esta semana se inició en EE.UU. el juicio contra el mayor traficante de armas del mundo.

En los últimos tres años, Viktor Anatoliyevich Bout ha subido sólo una vez a un avión. Ese día, el 17 de noviembre de 2010, se desplazó en una aeronave alquilada por el Gobierno de EE.UU. desde una prisión de Tailandia a una cárcel de Nueva York. Bout, cuyo juicio arrancó esta semana, fue el dueño de 16 compañías aéreas en cuatro continentes. Entre 1991 y el 2008 sus aviones podían volar cada dos días sobre Colombia y a diario sobre África. Familiares, funcionarios del Gobierno ruso y hasta ex agentes de la KGB aseguran que ha sido un exitoso empresario que después de la caída de la Cortina de Hierro, hizo despegar de nuevo los viejos aviones de guerra soviéticos.Pero para algunos investigadores y periodistas, Viktor es ‘el Mercader de la Muerte’ o ‘el Señor de la Guerra’. La DEA espera que sea condenado a cadena perpetua por armar a “los 12.000 hombres” de las Farc. La ONU lo señala de ser Viktor B., el dueño de la aerolínea Air Cess, el mayor violador del embargo de venta de armamento para África y un habilidoso traficante que durante 17 años tuvo la destreza para venderles toneladas de armas a todos los bandos de las guerras.El mitoDesde comienzos del año 2000, la DEA comenzó a identificar a Viktor en los altos círculos de los gobiernos y los grupos rebeldes africanos. Era conocido como ‘Boris’, ‘Vadim Markovich Aminov’ y ‘Viktor Butt’, este último alias es usado por sus detractores como burla, en inglés guarda el mismo sonido de su apellido ruso y significa trasero.“Viktor Bout era el traficante más prolífico y el más conocido en los 90, después del 2000 se convirtió en un mito”, le dice a El País Kathi Lynn Austin, la ex investigadora del tráfico de armas de la ONU, que fue la primera autoridad en tener conocimiento de los negocios de Bout en los países africanos. Austin afirma que la detención de Bout el 6 de marzo de 2008 en Tailandia, permitió conocer “la punta del iceberg del tráfico de armas en el mundo”.La mujer relata que Viktor era un hombre que quería verse cara a cara con sus clientes del más alto nivel, “se vestía como un empresario y disfrutaba de su fama de macho y su agitado estilo de vida”. Quienes creen en la inocencia del ex militar ruso, sostienen que es una falsa acusación y una mala comparación con el personaje del libro ‘Mercader de la Muerte’, que fue la base de la película ‘Señor de la Guerra’, protagonizada por Nicolas Cage.Alla Bout, quien ha estado casada con Viktor desde hace 19 años, acompañó a su marido al juicio que se inició el pasado martes, en el Tribunal de Distrito del Sur de Nueva York. La DEA lo acusa de negociar un centenar de misiles y fusiles AK47 con dos de sus agentes, que se hicieron pasar como guerrilleros de las Farc.La esposa del supuesto ‘Mercader de la Muerte’ defendió por primera vez a su esposo en 2009 ante la justicia tailandesa, para tratar de evitar su extradición a EE.UU.. Declaró que él era “un peón en una partida de ajedrez” entre rusos y estadounidenses.Las autoridades lo sindican de armar a los talibanes, los rebeldes de Sierra Leona y Angola, el régimen de Charles Taylor en Liberia y varias facciones en el Congo. El Gobierno de EE.UU. congeló las cuentas de Bout en ese país en el 2007, hasta esa fecha hizo movimientos por US$1.7 millones. Su fortuna esta valorada en US$6.000 millones.Alla niega que sean tan ricos, “vivimos bien, tenemos una pequeña villa y carros, pero nunca nadamos en dinero”. Los abogados de Bout muestran a su cliente como el dueño de una firma que arrancó como una flota pequeña privada, y en algunas ocasiones transportó armas pero no participó en su comercialización. Poeta, bailarín y traficante“Él es un poeta, no el señor de la guerra. Es una persona sensible y romántica, un ávido lector que le gusta escribir sus propios poemas”, afirmó Alla en abril de 2008, dos meses después de la captura de Bout, al diario Sunday Times.Para justificar los viajes de su pareja a Suramérica y sus nexos con las Farc, argumentó ante la justicia tailandesa que había viajado a Argentina en 1997 para aprender a bailar tango.Más allá de lo que dicen críticos y seguidores de ‘El Señor de la Guerra’, lo cierto es que el hombre perteneció al Ejército ruso, sabe cuatro idiomas y estuvo trabajando en África. Y que a principios de los 90 tuvo la iniciativa de comprar los aviones varados sobre las carreteras de los países de la antigua Unión Soviética.La capacidad de Bout para moverse en la ilegalidad y su afinidad con las ideas de la Rusia comunista quedaron evidenciadas en la acusación. Robert F. Zachariasiewicz, agente especial de la DEA, declaró que durante la negociación con los supuestos integrantes de las Farc, Viktor expresó que además de las armas podía lavar dinero para esa organización porque “los comunistas son amigos”.Su lugar y fecha de nacimiento son inciertas. Kathi Lynn expresa que ha visto unos cinco pasaportes que al parecer pertenecían a Viktor. En los documentos figuran como sus países natales Rusia y Tajikistán.La ex investigadora de la ONU y directora ejecutiva de Conflict Awareness Project sostiene que el ex funcionario ruso inició su carrera por la cercanía que obtuvo con los dirigentes africanos, luego de sus trabajos con el estado ruso antes de 1990. Explica que la caída de la Unión Soviética, el hecho de tener una gran aerolínea y los proveedores de armas en Bulgaria, Ucrania y Bielorrusia, fueron los ingredientes que lo convirtieron en el ‘Señor de la Guerra’.El encierroLos tres años de prisión han cambiado a Bout. La imagen de un hombre que se parecía más a un ejercitado jugador de rugby que a un traficante de armas es diferente: ahora está más delgado.“Era la primera vez que lo veía. En África siempre iba un paso adelante, estábamos en los mismos países pero no coincidíamos. Por las fotos lo imaginaba más alto, lo vi muy esbelto. Aún conservaba su bigote”, menciona Austin al recordar su llegada al juicio, el pasado martes.La ex funcionaria de la ONU dice que el traje de sastre que llevaba Viktor fue lo único que la hizo acordarse de su pasado. “Me acordé de las víctimas que murieron por sus armas, de las personas que me dieron información y fueron asesinadas en África. Vi al exitoso hombre de negocios que adquirió varias flotas de aviones y creó una red que podía distribuir armas en cualquier momento y país del mundo”.Bout y las FarcEn el año 2000 se conoció la existencia de un plan de las Farc para recibir 60 mil fusiles rusos tipo AKM. Según las investigaciones el vendedor era Viktor Bout y tenía como intermediario al ex funcionario peruano Vladimiro Montesinos.Las armas al parecer no fueron recibidas en su totalidad, sólo 10 mil. Según Kathi Lynn Austin, ex investigadora de la ONU, entre los contactos de esta red estaban el narcotraficante brasileño Fernandinho y del guerrillero ‘el Negro Acacio’.Los empleadosRichard Ammar Chichakli está acusado en EE.UU. junto con Viktor Bout por lavado de activos y conspiración.La ONU los señala a ambos de violar el embargo de armas en África. Chichakli era un examinador de fraudes y un experto en aviación militar.Andrew Smulian está acusado en la DEA por ser el enlace entre los supuestos miembros de las Farc y Viktor Bout.Smulian ayudó a organizar la reunión entre los agentes de la DEA y Bout en el hotel de Tailandia donde fueron capturados. Michael Harridine es el supuesto encargado de cambiar los registros de los aviones para Viktor Bout. La ONU indica que tenía aerolíneas registradas en Reino Unido. Oleg Orlov es identificado por la ONU como el encargado de llevar las armas desde el punto de fabricación hasta la ciudad de Burgas, en Bulgaria. Allí era embarcada en los aviones.Su apellido es el mismo que tiene Nicolas Cage -Yuri- en la película.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS