Escuchar este artículo

Acusan a Trump de incitar a la violencia durante el asalto al Capitolio

Febrero 10, 2021 - 02:21 p. m. 2021-02-10 Por:
 Redacción de El País - AFP
Manifestantes pro Trump ingresan al Capitolio de los Estados Unidos

Miles de personas se amontonaron a las afueras del Capitolio, mientras se llevaba a cabo la sesión en la que se declararía el triunfo del demócrata Joe Biden.

Agencia AFP

Donald Trump incitó a la insurrección y se regocijó con la violencia perpetrada por sus simpatizantes en el asalto al Capitolio para interrumpir la certificación de las elecciones, dijo este miércoles el líder de la parte acusadora en el juicio político contra el exmandatario en el Senado de Estados Unidos.

Después de atizar a sus partidarios durante semanas afirmando que las elecciones fueron robadas, Trump "renunció a su rol de comandante en jefe y se convirtió en el incitador en jefe de una peligrosa insurrección" el 6 de enero, afirmó el legislador demócrata Jamie Raskin, que actúa como fiscal en el proceso.

Los demócratas deben convencer a 17 senadores republicanos de que el exmandatario es culpable del cargo de incitación a la insurrección, si quieren reunir la mayoría necesaria para condenarlo, algo que por el momento parece improbable.

Puede leer: Las impactantes imágenes de la irrupción de simpatizantes de Trump al Congreso de EE. UU.

Raskin afirmó que la "evidencia va a demostrar que él sabía lo que iba a ocurrir y que no estaba para nada sorprendido por la violencia".

"Cuando de forma inexorable e inevitable estalló la violencia, que sumió en el caos este órgano y la Cámara de Representantes, nosotros les vamos a demostrar que entonces él abdicó totalmente a sus deberes", indicó el legislador demócrata.

"Él se regocijó en esto y no hizo nada para ayudarnos como comandante en jefe", afirmó Raskin.

Se espera que la presentación de los cargos por parte de delegados demócratas de la Cámara de Representantes tome un par de días, a diferencia del primer juicio político contra Trump el año pasado por las acusaciones de abuso de poder, un proceso que se arrastró durante tres semanas.

La turba "fue enviada acá por el presidente, fueron invitados por el presidente de Estados Unidos", afirmó Raskin.

Antes de la toma del Capitolio Trump se dirigió a sus seguidores cerca de la Casa Blanca y les dijo que las elecciones de noviembre fueron "robadas", además los incitó a "luchar como el demonio".

El objetivo del proceso en el Senado es declarar culpable a Trump para después organizar otra votación para inhabilitarlo políticamente.

Pero este escenario parece improbable, si se analiza el resultado del voto del martes para dirimir la constitucionalidad del proceso, un proceso en el cual sólo 6 republicanos votaron con los demócratas.

Trump se mantiene en silencio

Para los abogados que representan a Trump el juicio es "una instrumentalización política" que va a "desgarrar" a Estados Unidos.

Trump -que está en Florida tras dejar la Casa Blanca el 20 de enero- no comparecerá la argumentación del proceso y hasta ahora se ha mantenido en silencio.

Cada una de las partes va a disponer de 16 horas para presentar su caso y los senadores tendrán hasta cuatro horas para hacer preguntas.

El martes los legisladores demócratas que ejercen como fiscales centraron su estrategia en recordar a los 100 senadores que ofician de jurados -y a los estadounidenses- la magnitud de la violencia de los incidentes que dejaron cinco muertos.

Los senadores que vieron las imágenes proyectadas de la turba de simpatizantes de Trump que se tomaron el Capitolio también fueron testigos de los hechos y ese día tuvieron que ser evacuados en medio del caos.

Las imágenes mostraron a la multitud entonando consignas a favor de Trump mientras irrumpieron en el recinto logrando interrumpir por primera vez en la historia de Estados Unidos el proceso de certificación de una elección.

"Si eso no es un delito que merezca la destitución, entonces no sé qué podría serlo", dijo Raskin.

Un proceso sin sorpresas

El senador republicano Bill Cassidy, que votó a favor de seguir adelante con el proceso dijo en Twitter que los demócratas tenían "argumentos mucho más sólidos" que los abogados de Trump.

Trump es el primer presidente en la historia en haber enfrentado dos juicios políticos y el primero en ser procesado después de haber dejado la Casa Blanca.

El equipo legal de Trump considera que un expresidente no puede ser procesado y desestimó el juicio como "absurdo". Además argumentaron que el discurso de Trump el día de la toma del Capitolio está protegido constitucionalmente por el derecho a la libertad de expresión.

Pero para Raskin, "describir a Trump como un tipo en la calle que está siendo castigado por sus ideas es una descripción falsa de sus acciones".

Pese a que no hay suspenso sobre el desenlace, todavía pueden surgir sorpresas ya que el jefe de la minoría republicana Mitch McConnell supuestamente dijo a sus correligionarios que votaran acorde a su consciencia y no aliados a consignas partidarias.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS