• social
  • social
  • social
X

El Mundial está en deuda: "Bostezamos con algunos partidos" 

Diciembre 04, 2022 - 09:08 a. m. 2022-12-04 Por:
César Polanía / Editor de Afición 
belgica qatar

Bélgica, actual tercera del mundo, fue eliminada del Mundial de Qatar 2022 en fase de grupos.

Foto AFP

En todos los mundiales de fútbol suele haber sorpresas, y Qatar no ha escapado a esa realidad. Y claro, cuando hay sorpresas, también afloran las emociones en este deporte, el más popular del planeta.

Pero la emoción no es sinónimo de calidad en el fútbol, y este Mundial, que este sábado daba inicio a las llaves de los octavos de final, todavía está en deuda. En la fase de grupos hubo partidos que fueron un monumental homenaje al bostezo, con selecciones que poco fútbol exhibieron y que parecían tener el arco contrario a diez kilómetros de distancia.

Decepcionante el fútbol de la campeona Alemania, lánguido el juego de la hoy sobrevalorada Bélgica, sorprendente la propuesta rácana de Uruguay y ni hablar de otros equipos que generaron mejores expectativas y se han ido por la puerta de atrás.

No me quiero imaginar cómo será el Mundial del 2026 en Estados Unidos, Canadá y México, donde habrá 48 equipos en competencia.
Mejor dicho, si hoy bostezamos, dentro de cuatro años iremos a la cama antes de que llegue la noche. Cantidad y no calidad, esa es la estrategia de la Fifa. En otras palabras, entre más se engorde el marrano, mejor la jugada. Ojalá —ya que es una decisión sin reversa— se inventen un esquema de competencias que no redunde en la mediocridad y que permita filtrar a los mejores equipos. Porque, no nos digamos mentiras, en esta fase de octavos de final que comenzó ayer en Qatar también hay más de un ‘colado’.

La apuesta de muchos técnicos cada vez es más conservadora, juegan a no perder antes que buscar el gol. Por eso aplaudo las palabras de Luis Enrique, el entrenador de España, quien defendió el estilo de esta joven selección al afirmar que el fútbol es un espectáculo por el que la gente paga y que eso es lo que les inculca a sus jugadores. Atacar y atacar sin descuidar la zaga, esa debe ser la primera clase que les enseñen a los técnicos en las escuelas, porque, de lo contrario, seguiremos viendo un fútbol mezquino, salvo el de unos pocos que se atreven a brindar espectáculo, ganen o pierdan.

Tampoco me ha gustado en este Mundial de Qatar la fórmula aplicada por algunas selecciones en la última fecha de la fase de grupos, cuando pusieron sus plantillas ‘B’ para cuidar a las estrellas. Admito que hay que tomar precauciones, pero mandar a la cancha toda la suplencia no solo atenta contra el espectáculo, sino contra el juego limpio, porque otros equipos llegan a esa instancia dependiendo de resultados. Y no es tan cierto que Francia, España, Portugal o Brasil puedan darse el lujo de usar a los emergentes, porque en esa tercera fecha, aquellas selecciones fueron derrotadas por Túnez, Japón, Corea del Sur y Camerún, respectivamente. Y el triunfo de los coreanos dejó por fuera a Uruguay.

¿Y el VAR? Pues Qatar ha demostrado que la asistencia tecnológica nos quedó grande a todos y que no la sabemos usar. Este no es un lío solo de Colombia y el señor Gallo. Sancionan penales que no son penales, como el piscinazo de Ronaldo contra Ghana, y dejan de pitar penales que sí lo son, como los dos que les robaron a los charrúas el viernes ante Ghana.

¿Y los favoritos al título? Pues Brasil y Francia no dejan de serlo, a pesar de las derrotas. Sueño con que sea Argentina. España e Inglaterra no están pintadas. ¿O seguirán las sorpresas?

VER COMENTARIOS
Comentarios