El drama de las familias de jóvenes asesinados en Llano Verde a causa de las amenazas

Noviembre 25, 2022 - 11:55 p. m. 2022-11-25 Por:
Redacción de El País
Llano verde

En medio de un acto conmemorativo en el Parque de los Árboles, en Llano Verde, fueron instauradas las placas que llevan inscritos los nombres y pasatiempos de los jóvenes asesinados en un cañaduzal cerca de sus hogares.

Foto: José Luis Guzmán/El País.

Dos años después de que fueran asesinados cinco jóvenes en un cañaduzal, aledaño al barrio Llano Verde, al oriente de Cali, algunos padres y familiares de estos menores están denunciado amenazas contra su vida. El hecho más grave ocurrió el pasado sábado 19 de noviembre cuando Álvaro Caicedo fue víctima de un ataque sicarial del cual salió ileso.

Don Álvaro Caicedo, padre de Álvaro José Caicedo, contó en un video publicado en las redes sociales de su abogado, la forma en la que ocurrieron los hechos: “Estoy mandándole este video a las autoridades para pedirles protección ya que el pasado sábado intentaron asesinarme en la puerta de mi casa. Estaba sentado en una piedra y se acercó un señor de una chaqueta y, como no tengo problemas con ninguna persona, no desconfié. Nunca se me pasó por la cabeza que fueran a matarme. Gracias a Dios estoy vivo”.

“Ya le hemos pedido seguridad muchas veces a las autoridades y ellos al parecer se han olvidado de nosotros”, reclamó don Álvaro en el video, quien debió abandonar Llano Verde.

Ante este hecho, otros familiares de las víctimas de la masacre han manifestado su preocupación debido a que también han sido objeto de amenazas por parte de delincuentes que tienen como zona de operaciones este sector del oriente de la ciudad.

Lea además: Incautan más de tres toneladas de marihuana en el Pacífico

“Yo salí de Llano Verde porque al hablar sobre todo lo que pasó y por denunciar, a mi me andan buscando para perjudicarme. Por eso yo me quiero ir del país con mi familia, a mi casa llegaban a hacer disparos a la puerta”, afirmó uno de los familiares de las víctimas que pidió reservar su identidad.

Esta misma persona aseguró que en este mes también fue agredida físicamente, “le mostré a las autoridades la forma en que quedé y no me ayudaron”.

Ruby Cortés, madre de Jair Andrés Cortés, otro de los menores asesinados, reveló que su seguridad se ha visto afectada desde la muerte de su hijo, pues ella y su familia han sido amenazados en más de una ocasión, situación que los obligó a trasladarse a otras zonas de la ciudad y del país.

“Me han amenazado en dos ocasiones, la primera vez me llegó un panfleto y la segunda me hicieron disparos a la puerta de mi casa. A raíz de esto llamé de inmediato a la Policía y cuando los uniformados llegaron los atacantes se habían ido pero habían quedado los casquillos. Esto pasó hace un año. Debido a las amenazas contra mi familia me tocó enviar a mi hijo a otra ciudad porque me lo iban a matar. Denuncié ante las autoridades estos hechos pero no me dieron asistencia”, contó Cortés.

Debido a estos sucesos, familiares de los otros jóvenes temen que los autores intelectuales de la masacre sean los que estén detrás de estos ataques en represalia por los llamados que han hecho para que los asesinatos no queden en la impunidad.

“Hasta el momento no nos han amenazado, pero mantenemos con miedo porque van de uno en uno. Primero fue Ruby, ahora a Álvaro, nosotros no le debemos nada a nadie, somos las víctimas. El caso está en la impunidad, la persona que mandó a hacer esta masacre sigue libre, capturaron a los que supuestamente mataron a los niños pero no sabemos quién es el autor intelectual”, afirmó otra de las familiares de los niños.

Las familias reiteran que a pesar de que han denunciado ante las autoridades, en repetidas ocasiones las amenazas y atentados en su contra, no han recibido una asistencia adecuada, por el contrario, manifiestan que se sienten inseguros y que les ha tocado tomar medidas por su propia cuenta.

“Hemos denunciado a las autoridades, nos visitan, nos hacen firmar un papel y ya, de ahí no pasa. Nosotros queremos una protección, hace dos años nos quitaron a nuestros niños y los que lo hicieron no están quietos, quieren acabar con la vida de los padres y sus familias”, reclamó un familiar de los jóvenes.

Por su parte, Ruby Cortes declaró: “A nosotros nos toca autoprotegernos, yo me mantengo trasladando, yendo a otros barrios y durmiendo en lugares diferentes”.

Otra de las madres hace un llamado a las autoridades para que acompañen a los jóvenes y que no haya violencia.
“Uno sale de su casa y lo que ve es violencia, mi sobrino salió a trabajar y lo iban a matar, ese es el temor de nosotros. Le pedimos a las autoridades que estén más presentes, sobre todo con los jóvenes que ya no queremos más violencia”.

Lea además: En atentado sicarial murió un taxista que se movilizaba cerca al puente de Juanchito

En medio de la incertidumbre

En el video publicado por Álvaro Caicedo luego de sufrir el atentado sicarial no solo denunció que había sido atacado, también reclamó por el abandono por parte de las autoridades y de la administración municipal, pues dijo que ni siquiera las placas conmemorativas en honor a los difuntos jóvenes habían sido puestas en los pedestales creados en uno de los parques de Llano Verde.

Seis días después la Alcaldía de Cali, en medio de un acto conmemorativo, puso en los cinco pedestales las placas que llevan el nombre de las víctimas, sus aficiones y sueños que fueron silenciados por manos de los violentos.

VER COMENTARIOS