Su majestad por siempre: razones para no olvidar a la reina Isabel II

Septiembre 11, 2022 - 07:55 a. m. 2022-09-11 Por:
Redacción El País
Reina Isabel II

“En mi infancia, me acuerdo de haber visto los momentos más destacados de su boda en la televisión. La recuerdo siendo una hermosa joven, hasta la muy querida abuela de la nación”, escribió el ícono del rock Mick Jagger, al conocer la noticia de que la reina Isabel II, monarca del Reino Unido por 70 años, había fallecido el pasado 8 de septiembre.

Al igual que el cantante principal de The Rolling Stones, una gran parte de la población mundial tiene grabada en su memoria la imagen de la soberana, sin importar generación o nacionalidad. Fan de los sombreros, coleccionista de bolsos de asa corta y adicta a los zapatos cerrados de tacón bajo, es considerada, por muchos, una de las primeras influencers de la historia moderna, pionera en el ‘block color’, al vestir —de pies a sombrero—, el mismo tono y mantener un estilo único, arriesgado, lleno de detalles y simbología.

Su nuera Sophie, esposa del príncipe Eduardo de Wessex, y quien le ayudó a cuidar su imagen pública en los últimos años, comentó en 2016 en el documental ‘La reina a los 90’ que la razón por la que Isabel II se decantaba por los colores brillantes en sus apariciones públicas era garantizar que se distinguiera entre los demás. “No olvides que cuando ella aparece en algún lugar, la multitud es de dos, tres, cuatro, diez, quince de profundidad, y alguien quiere poder decir que vio un poco del sombrero de la reina cuando pasó”, explicó la Duquesa.

Series imperdibles

The crown

Netflix documenta el largo reinado de Isabel II con la sexta temporada de la serie.

The Royal House

La miniserie de Netflix explica cómo se organizó la familia real.

Spencer

Este biópic narra la historia de Diana en sus últimas vacaciones en la casa Windsor.

El Discurso del Rey

La historia de Jorge VI, y su discurso a pesar de su dificultad para leer.

Los atuendos de la reina

Bolso, el modelo negro de Launer fue su complemento favorito. No lo dejaba ni para ir a la sala de su casa. Según Sally Bedel Smith, una de sus biógrafas, siempre llevaba un billete de 5 o 10 libras, para donar cada vez que asistía a un evento religioso.

Las joyas de la Corona, valoradas en unos 3.000 millones de libras, pertenecen a la reina de manera simbólica, pero son transferidas automáticamente a quien la suceda.

Sombreros, en lugar de tocados, lució más de 5.000 sombreros a lo largo de su reinado.

En la intimidad de sus castillos prefería la ropa más cómoda y las pañoletas para cuidar su icónico peinado mientras manejaba su Rolls-Royce, cabalgaba o paseaba a sus corgies, raza de perros de la que se enamoró siendo muy joven.

Aunque para muchos es una figura mítica, quienes la conocieron coinciden en que era una mujer cálida, increíblemente informada y con un buen sentido del humor.

Dueña del 100% de los cisnes sin marcar del reino, Isabel II recibió un premio Bafta del cine británico honorífico por su interpretación en el corto que realizó junto a James Bond (encarnado por Daniel Craig) para la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres.

Hace pocos meses, para la celebración del Jubileo de Platino, apareció en un video junto al osito peruano Paddington. En la
producción, la reina toma el té con su invitado, posiblemente Earl Grey, sin azúcar, su favorito, y revela uno de los secretos mejor guardados, el
sandwich con mermelada que siempre, se especuló, que llevaba en su bolso.

Accedió a posar para fotógrafos y artistas que ayudaron a inmortalizar su imagen en el auge de la cultura pop, vestida de gala y en la intimidad de la familia. Sin embargo, no fueron pocos los homenajes que recibió, aún sin la autorización de palacio.

Pocos años antes, con el nacimiento del punk, el artista Jamie Reid la representó con un gancho imperdible en la boca, una imagen que se hizo famosa en una camiseta llevada por la diseñadora de moda británica Vivienne Westwood y los Sex Pistols incluyeron en 1977 en la portada del histórico sencillo ‘God Save the Queen’ (Dios Salve de la Reina), un trabajo que llegó a destacarse en la exhibición oficial del Jubileo de Diamante.

Desde muy pequeña fue educada para no mostrar ningún tipo de emoción en público, aunque le era imposible no exhibir su sonrisa de triunfo cuando alguno de sus caballos ganaba en las carreras de Ascot.

Puso a prueba sus nervios de hierro cuando un intruso consiguió colarse en 1982 en su habitación en el palacio de Buckingham y la despertó. Ella le habló calmadamente hasta que pudieron actuar los servicios de seguridad.

El visitante no deseado fue Michael Fagan, un pintor y decorador que contó que descansó en el trono un tiempo y entró en la sala de correos donde vio regalos para el recién nacido príncipe Guillermo, antes de hacerle la visita a la monarca.

El historiador y autor Sir Anthony Seldon explicó, a propósito del Jubileo de Platino, que “una característica que la define es que no se toma a sí misma con demasiada seriedad. Eso ha contribuido significativamente al éxito de su reinado”. “Hay una ausencia de pomposidad, una cierta irreverencia”, añade. “Es capaz de reírse ante la adversidad y seguir adelante”.

“No nos tomemos muy en serio”, dijo la reina en uno de sus mensajes navideños.

Sus nietos William y Harry le enseñaron a usar Twitter y WhatsApp y la princesa Anna supervisaba sus conferencias por zoom, a las que se vio obligada a acceder a causa de las restricciones de la pandemia.

¿Cuál es el secreto en Palacio?

El duque de Edimburgo, esposo de Isabel, falleció el 9 de abril de 2021, a los 99 años, en el Castillo de Windsor, dos meses antes de cumplir su centenario.

Al igual que la monarca, él también gozó de buena salud hasta pasados los 90. Ambos, referentes de vitalidad, tenían gustos similares, aunque el estilo de vida de la reina era mucho más estricto. Siempre dijo no al cigarrillo, pero disfrutaba del placer de un buen licor a diario, hasta que por recomendación médica le aconsejaron que lo limitara solo a eventos especiales. Su desayuno incluía fruta y cereales que combinaba con tostadas con mermelada. En ocasiones, pedía huevos revueltos con salmón ahumado y trufas.

Almorzaba a la 1:00 p.m. Desde hace varios años, sus platos no incluían pastas, arroz o papas, alimentos con almidón. Su menú generalmente tenía pollo o pescado a la parrilla. Para la última comida del día, se inclinaba por carne proveniente de granjas locales. Su favorito era el bistec gaélico.

Manejaba con cautela su vanidad, mas cuidaba su piel evitando el sol, e hidrataba sus manos con crema Clarins, marca que tuvo un lugar especial en su rutina de belleza desde su coronación en 1953 cuando encargó a la empresa, en París, que creara un tono de labial a juego con su túnica.

Musa de Warhol

La colección llamada ‘Reigning Queens’ fue presentada en 1985. Cuando el artista solicitó el permiso, recibió la respuesta de que “La Reina ciertamente no desearía poner ningún obstáculo en el camino
del Sr. Warhol”.




VER COMENTARIOS