Oiga, Mire, Vea, este martes se estrena la telenovela 'Niche'

Oiga, Mire, Vea, este martes se estrena la telenovela 'Niche'

Septiembre 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Oiga, Mire, Vea, este martes se estrena la telenovela 'Niche'

El pasado 25 de septiembre se hizo el lanzamiento a medios de la novela Niche.

‘Niche’ es una telenovela sobre la música de la agrupación del maestro Jairo Varela. El País habló con el actor y músico cubano Bárbaro Marín.

Niche es la novela que a partir de este martes emitirá el canal Caracol y que está basada en algunas de las más famosas composiciones musicales del maestro Jairo Varela. Sus realizadores han dejado claro que la historia no reflejará la realidad del Grupo Niche ni de su creador. Sin embargo, Dago García, vicepresidente de seriados del canal, ha dicho que “de todas formas es inevitable que el espíritu que ha caracterizado al Grupo Niche esté presente en cada uno de los capítulos gracias a sus ya legendarias canciones”. Protagonizada por Jaír Romero como Iván Cuero y Abril Schreiber, la novela contará la historia de un músico nacido en Buenaventura, que pese a la oposición de su padre, Abelardo Cuero, violinista, cultor de la música clásica, decide abandonar su carrera como contador, para dedicarse a la salsa. Hablamos con Bárbaro Marín, el actor cubano que interpreta al padre de Iván Cuero.¿Qué referencias tenía del Grupo Niche antes de iniciar esta novela?En los años 80 en Cuba se empezó a oír el Grupo Niche, también se oía el Joe Arroyo, Claudia de Colombia y más adelante, Carlos Vives. Viniendo yo de Cuba, se podrán imaginar cuál es mi inclinación. Soy de los que se niega a llamarle salsa al son cubano, pero bueno, vamos a llamarle salsa. El grupo Niche es de los referentes más grandes que tiene no solamente este país sino la salsa mundial. Niche fue el primer grupo que tuvo un concierto de salsa en el Madison Square Garden. Estoy feliz de pertenecer a este proyecto, porque me creo un poco músico y en los proyectos musicales me siento como pececito en el agua, y así he podido profundizar en la historia de Niche, en sus inicios, en su desarrollo, en los distintos cantantes que han pasado por el grupo. Ya había hecho cositas en Colombia, pero este trabajo, tratándose de la música del Grupo Niche, lo voy a recordar eternamente.¿Cuál es su canción favorita de Niche? Cali Pachanguero es un himno, pero mi favorita, que me identifica con mis cinco años viviendo acá, fuera de mi patria, es “ya vamos llegando... no puedo evitar que los ojos se me aguen”. ¡Uy! Esa canción me fascina y me siento muy identificado por esta lejanía con Cuba. Me imagino que es lo que esperaba Jairo (Varela) con esa canción y cada vez que un colombiano la oiga fuera del país, le va a pasar lo mismo que me pasa a mí con Cuba. Pero me gustan mucho Busca por Dentro, Sin Sentimiento, Del Puente para Allá... hasta los longplay de acetato de Niche se escuchaban en Cuba.¿Qué peso tendrá su personaje en la historia?Tendrá mucho que ver con el gran conflicto de la novela. Abelardo Cuero es un músico cubano, pero que hace más de veintitantos años vive en el Puerto. Tiene esa dualidad de que viene de Cuba con sus costumbres, pero lleva muchos años acá. Es músico de academia, músico clásico. Y desde el primer capítulo empieza el conflicto con Iván, su hijo, que tiene debilidad por la salsa, que Abelardo considera música pagana, y eso desencadena ciertos problemas entre ellos.¿Por qué dice que se siente músico?Porque hago canciones desde niño. Mi padre es músico. Vengo de una familia donde hay varios músicos. Y la música fue lo que quise estudiar más que la actuación. Lo que pasa es que la vida me llevó por la actuación y no estudié música, pero hago canciones, toco guitarra, aprendí a tocar la armónica en Colombia y eso se lo voy a deber a este país eternamente. Un día, cuando estaba con Salvo Basile haciendo una película en Cartagena, y yo tocaba la guitarra y él me acompañaba con la armónica, me dije: “¿Yo no voy a poder yo tocar la armónica?” Me compré una armónica de $20.000 y ya aprendí a tocarla, ahora me acompaño con la guitarra y con la armónica.¿Y en la novela debe tocar el violín?Sí, pero yo no toco el violín, me toca hacer como si tocara el violín, eso también es un reto, porque déjame decirte que le puedes preguntar a los que saben de verdad cuál es el instrumento más difícil, y el violín es uno de los más difíciles, sino es el más difícil. De hecho, es uno de los que más años se estudia. Aquí tengo que hacer conciertos de Beethoven, el Opus 18 Cuarteto para Cuerdas de Haydn, desde el primer capítulo y si yo no logro convencer al público de que soy el que está tocando, no sirvió el personaje.¿Desde cuándo surge su relación con Colombia? ¿Quién lo trajo? Yo tengo una relación con Colombia que data de 1996, que vine a una gira de teatro que me trajo Fanny Mikey, quien me vio actuando en Cuba en una obra que yo hacía de Benny Moré, Delirio Habanero, y ella estaba buscando potencial para su Festival Iberoamericano. Me trajo, hicimos una gira por toda Colombia. ¿Cómo ha sido la experiencia de rodar en Cali y en Colombia en general?Estoy muy amañado en Colombia, pero Cali es Cuba sin mar. Yo estuve el año pasado y el antepasado haciendo La Selección y esta ciudad me ha acogido como un hijo. Tengo muchos amigos caleños. Yo voy por la calle y hasta en la etnia me siento como si estuviera en Cuba. Las costumbres, la música alta desde las 8:00 a.m. que no deja dormir a los vecinos, me encanta. Y la gente de Cali muy chévere, eso de que le llamen calidosa no es por gusto.Ha tenido el honor de trabajar en dos series de homenaje a grandes deportistas y músicos La Selección y Niche, ¿Qué piensa de ello?Sí. También trabajé en El Capo 2, pero no creo que se le pueda hacer homenaje a un capo. Pero los de homenaje me hacen muy feliz. Este proyecto de Niche nos está robando el sueño, como lo hizo La Selección, donde interpreté al papá del Pibe, tan querido por los colombianos. Tuve que estudiarlo muchísimo para que tuviera el resultado que tuvo, que el pueblo lo aceptara. La gente me preguntaba “¿Pero de qué parte de la costa tú eres Jaricho?” Yo les decía, “No, yo soy cubano, pero pasando por costeño hasta que me descubran, hermano”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
AHORA EN PORTADA
En hechos aislados, pero el mismo lunes, dos menores de 8 y 9 años de edad fueron encontrados sin vida en sus viviendas.
Durante el velorio de Jean Carlo Asprilla Riascos, la policía y algunos asistentes se enfrentaron luego de que la comunidad reportara disturbios y tiros al aire.
Publicidad