La película colombiana que narra la historia del indigente que se encontró una caleta en Tuluá

La película que narra la historia del indigente que se encontró una caleta en Tuluá

Octubre 08, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
La Caleta, largometraje de Carlos Ramírez

El largometraje de Carlos Ramírez cuenta una historia real ocurrida en Tuluá, sobre un indigente que halló una caleta.

Especial para El País

Una historia de la vida real, ocurrida en el año 2004 en Tuluá, Valle, de una caleta encontrada por un indigente en un bien de extinción de dominio, inspiró el primer largometraje de Carlos Julio Ramírez, experimentado director de series, programas de televisión y teatro, que combina acción, romance y comedia, rodado con actores locales en el Valle del Cauca y Miami.

El 18 de octubre se estrenará esta película que se basó en el libro (anecdotario) de Rodrigo Guzmán, con un elenco conformado por los actores Fernando ‘El Flaco’ Solórzano, Jorge Herrera, Lina Castrillón, Álvaro Rodríguez, Elizabeth Sánchez, Carrell Lasso, Diego Landaeta y Vince Balanta.

Lea también: Fito Páez nos contó los detalles de su nuevo disco

Además, cuenta con el debut actoral y la participación especial del cantautor Willy García, quien compuso la canción ‘A todo el mundo no’, tema central de la película.

Rodada un 80 % en Tuluá, este largometraje se grabó además en municipios del Valle como Cartago y Bugalagrande, así como en San Andrés y en Miami.

La historia real

Fue precisamente en el municipio de Tuluá que, en el año 2004, una casa fue tomada en extinción de dominio. Inicialmente contó con la custodia del Ejército y de la Policía, luego de un guarda de seguridad, finalmente de un trapito rojo, y al final, de nadie.

Este tipo de monumentos al narcotráfico, que aún sobreviven en todo Colombia, se convierten muchas veces en refugio de indigentes y dicha mansión no fue la excepción.

Un buen día un habitante de la calle entró a llevarse lo último que viera, cables, accesorios, y dio con un sanitario quebrado en el que, para su sorpresa, encontró una caleta. “La gente dice que halló de 11 a 14 millones de dólares. Lo cierto es que el personaje existió y se movió en todo el mercado de Tuluá comprando cosas, vengándose de quienes no le pusieron cuidado en su momento, comiendo a manteles en restaurantes e incluso, derrochando dinero en sitios de prostitución.

Dicho despilfarro de plata provocó que llegara una cantidad de personas, hasta de la Policía, para buscar al personaje que había encontrado La Caleta”, cuenta Carlos Julio Ramírez.

El final real de la historia es que el indigente apareció muerto en el corregimiento de San Pedro, con muestras de tortura, sin una tetilla y sin un dedo.

“Partiendo de allí viene el imaginario. A partir del libro de Rodrigo Guzmán Dávila nos reunimos con Karol Trujillo, Marco Ocampo y este servidor, a escribir el guion. Nos inventamos un antitraqueto, un tipo que no cuenta con un esquema de seguridad, y aunque tiene una casa muy lujosa y viaja, sostiene que no la va con la violencia. Él se dedica más bien a derrochar con mujeres, que son su debilidad. Pronto termina preso y es extraditado a los Estados Unidos. Y como no cree en los abogados colombianos, se consigue un jurista gringo que termina tumbándolo”, adelanta el director.

Al quedar la casa sola, debido a la extradición del dueño (interpretado por Fernando ‘El Flaco’ Solórzano) llega el indigente (Jorge Herrera, papá de Betty, la Fea), llamado Hilderman en la película y que está casado con ‘La Flaca la Muerte’, una mujer fregona, frígida y delgada en extremo, pero a quien adora con su alma.

En eso se diferencia el indigente del mafioso, en su amor bonito por ‘La Flaca’ y la lealtad, a toda prueba, con sus amigos.

En la vida real el hombre, quien salía a la calle con costales cargados de dinero, repartió la plata a todos los personajes de la calle que pudo, y que incluso hizo hogueras en el río Tuluá con los fajos de billetes, en medio de su delirio.

‘La Caleta’ es una coproducción de Televicentro del Valle y Tango Films, empresas con más de 35 años de trayectoria en el sector audiovisual que se aliaron para producir esta gran historia.

Carlos Julio Ramírez, el director de la película, trabajó como asistente de Miguel Littín, director de la producción mexicana ‘Actas de Marusia’, una de las películas clásicas del cine latinoamericano, entre muchas otras colaboraciones con cineastas.

El reto: permanecer lo suficiente en cartelera

Ramírez es consciente de que tener una película nacional durante muchos días en cartelera es una proeza. “Se nos impone un tiempo en el que tenemos que atraer a una cantidad de público, si en la primera semana no logramos llenar las salas, nos vamos para afuera”, dice el realizador de cine.

Para la muestra, ‘Somos calentura’, película de Jorge Navas que se estrenó recientemente y “con 14.600 espectadores, salió de cartelera. El cine que puede recuperar su inversión es el que hace Caracol. Y aunque ‘Somos calentura’ fue apoyada por ellos, al no ser de Dago García no tiene el mismo respaldo. El departamento de cine de RCN no está funcionando, el de Caracol sí, y se convierte en un monopolio. La recuperación de la inversión es complicada, necesitamos que los espectadores acudan masivamente”, dice el cineasta. Ahora el público decide si acepta el llamado.

En datos

Canción de película 
Willy García debutó como actor y compuso una canción especialmente para la película, llamada ‘A todo el mundo no’, cuyo video ya
se lanzó y está en redes sociales.

“Lo difícil fue ver tanto dólar durante el rodaje, y apenas se acabó este no tener un peso”, dijo el director Carlos Julio Ramírez.

La producción estuvo a cargo de Diego Lagos, de Televicentro, del Valle.

Trayectoria del director
Carlos Julio Ramírez actualmente trabaja en Telepacífico, dirige el programa ‘Amaneciendo’, dirigió ‘La hora del Martillo’ y ‘Gente fresca’. En ‘La Caleta’ se trabajó con actores con formación, locales en su mayoría.

En Cali se grabó en el barrio Sucre, donde se contó con todo el apoyo de la Policía. Personas naturales hicieron parte de los extras. En Tuluá miembros de la Policía hicieron parte de la producción y fueron de gran ayuda.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad