Escuchar este artículo

Juana del Río habló sobre el reto de trabajar en el remake de 'Amar y vivir'

Enero 02, 2020 - 11:45 p. m. Por:
Susana Serrano Arango, reportera de El País 
Juana del Río

"Uno no entiende la dimensión de lo que significa el Amazonas hasta que está ahí. No solo se trata de la fauna y la flora, el conocimiento que tienen las etnias, la selva misma, es algo irrecuperable y es un tesoro de la humanidad y es lo único que nos queda”, expuso.

Tomada de Instagram

La actriz colombiana Juana del Río, reconocida por papeles como Amelia en la novela colombiana ‘La Ley Secreta’ o por su interpretación de Helena en la serie de Netflix ‘Frontera Verde’, estará presente en el remake que estrenará Caracol Televisión el próximo martes 7 de enero de su exitosa novela de los años 80, ‘Amar y vivir’.

El País habló con la bogotana, para quien lo más importante de su vida es el trabajo y quien en 2017 estuvo nominada al premio de Mejor actriz revelación en los Premios TV y Novelas y en los Premios India Catalina.

¿Cómo fue el cambio de venir de una serie tan fuerte como lo fue ‘Frontera Verde’ a entrar a participar en ‘Amar y vivir’, que es más sobre ciudad, de corte romántico?

Emocionalmente todas son fuertes, ‘La ley secreta’, ‘Frontera verde’; ‘Amar y vivir’ también fueron unos meses muy intensos, desde otro lugar, por supuesto. Pasé de la selva amazónica a echar bala sobre una moto en medio de la ciudad, lo cual es fantástico y es lo que amo de mi profesión.

Lea también: Las series latinas de Netflix que tendrán otra temporada

Fue un cambio grande, pero lo necesitaba. Creo que después de unos meses tan intensos y tan duros en la selva, necesitaba vivir esto. Además hubo muy poco tiempo entre una cosa y la otra. Yo llegué del Amazonas a finales de noviembre de 2018 y empecé en ‘Amar y vivir’ el 4 de enero de 2019, prácticamente de una y eso era lo que necesitaba.

¿Cómo fue grabar esta miniserie de ‘Frontera Verde’?

Fue una experiencia maravillosa, me cambió la vida. Para mí hay un antes y un después de ‘Frontera Verde’. Aún no sé si va a haber una segunda parte, yo creería que sí y toda la serie tiene un misticismo y una onda muy especial alrededor y eso es lo que la hace muy única. Para mí fue una fortuna hacer parte de ella.

Los personajes que interpreta suelen ser mujeres fuertes y empoderadas, ¿cómo se relaciona con estos personajes?

Yo creo que todas las mujeres a mi juicio son mujeres fuertes, que esa fuerza se muestre o se exprese de distintas maneras en cada mujer, es diferente. Yo siempre trato de que los personajes que interpreto tengan y se les sienta esta fuerza interna siempre, sin que por esto dejen de ser dulces o frágiles o débiles. Pero, por supuesto, Elena (Frontera Verde), Amelia (La Ley Secreta) y ahora con la Chacha en ‘Amar y vivir’, son mujeres que tienen una fuerza poderosa.

¿Cuáles son las perspectivas con este ‘Amar y vivir’?

Pues primero qué susto, porque en esa época fue todo un éxito y creo que es una responsabilidad volverla a hacer con respeto para las personas que ya la hicieron. Por eso una de las recomendaciones de los directores fue no ver la novela. Eso fue muy bonito, porque hay mucha responsabilidad, pero dio la posibilidad de empezar un proceso nuevo y empezar a hacer un personaje nuevo. En mi caso, mi personaje en el anterior ‘Amar y vivir’ era Chacho, un hombre, y ahora es la Chacha, es el único que sí cambió, aunque sigue teniendo el mismo papel y es el mismo tipo de personaje.

¿Hay algún largometraje a futuro?

En este momento voy a empezar a hacer una película coreana que vienen a grabar en Bogotá. Es hecha por coreanos, con actores coreanos y después de tres meses de audición me avisaron que quedé en la película. Vamos a ver cómo me va pasar de indígena en el Amazonas a trabajar con coreanos. Ha sido todo un proceso, con traductores de por medio, porque el director no habla español o inglés, el actor principal está aprendiendo a hablar español para la película y yo seré la chica colombiana que conoce en Bogotá.

¿Cuál ha sido su recorrido artístico?

Yo estoy actuando desde los 4 años. He hecho teatro toda la vida, hice la carrera de cinco años, tengo una maestría en actuación, aunque quedó a medias porque salió ‘La ley secreta’ y no pude concretar bien eso y ahora quiero seguir con un doctorado.

Toda la vida me he dedicado a actuar, pero hace dos años que empecé a incursionar en las producciones audiovisuales y lo he disfrutado un montón. Aunque nunca fue mi intención estar en televisión porque siempre estuve enfocada en cosas más académicas. Este 2019 con todos los proyectos que tuve para mí fue demente, estoy sobrecogida con la cantidad de productos en los que participé.

¿Cómo maneja la carga dramática de los personajes?

Es difícil, enloquece un poquito. Pero mi trabajo es lo más importante en mi vida, es la prioridad, más que la familia, a quienes quiero mucho, pero tengo claro qué es lo primordial en mi vida, y es el trabajo. Esto hace que tienda a ser muy entregada y desvivida por lo que haya que hacerse, porque este trabajo me define completamente. Por fortuna me han tocado personajes muy interesantes, como la de La Ley Secreta que es alucinante; Elena que es otro tipo de personaje, con otro tipo de dirección y que es un personaje con una situación interna compleja; y esta de ‘Amar y vivir’, que fue una serie deliciosa de grabar. Siempre disfruto actuar, pero las escenas de acción siempre me parecerán increíbles de realizar.

¿Qué tan difícil es dejar estos personajes en el set, en la selva?

No se puede. Además, para mí no hay manera de dejarlos, entonces siempre que me despido de algo, nunca lo hago como una despedida absoluta, sino como un hasta luego, porque son personajes que pueden volver. Elena puede regresar en una segunda temporada, Amelia podría llegar en una segunda temporada. En cambio la Chacha sí terminó del todo y fue durísimo dejarla, siempre es difícil, y hay algo que me queda.
Haciendo ‘Amar y vivir’ me transformé en una persona completamente distinta en esos siete meses de grabación, como de calle, muy metida en el papel.

¿Cuál ha sido el momento más impactante de su carrera?

En ‘Frontera Verde’ hubo una escena donde me caigo al río porque estoy herida y empiezo a nadar boca abajo y mi directora, Laura Mora, me dice: “Vamos a montar una lancha en la mitad del Amazonas, y te voy a botar ahí y tú solo vas a sacar la cabeza para respirar, dejarás que te lleve la corriente y no te preocupes que acá hay paramédicos”.

Salí del agua, el paramédico fue por mí y quedé conmovida todo el día, porque yo sentí que el río me habló y eso fue muy bonito.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS