El cantante Rudy Márquez regresa a Cali este jueves con presentación en la Obra Show Bar

El cantante Rudy Márquez regresa a Cali este jueves con presentación en la Obra Show Bar

Marzo 19, 2019 - 11:39 p.m. Por:
Redacción de El País
Rudy Márquez, cantante venezolano

Amante de Elvis Presley, de Los Beatles y del rock and roll, Rudy, a quien ya nadie llama Rodolfo, inició su vida musical en el Club del Twist en Caracas, imitando a Elvis, mientras culminaba el bachillerato.

Foto: Cortesía para El País

“Yo sé que cuando el tiempo haya pasado, tú quizás hayas encontrado, otro amor en la distancia". Esta canción, 'Mi razón', fue uno de los grandes éxitos del cantautor venezolano Rudy Márquez en Colombia, donde sigue dando conciertos y en donde se la piden sin falta en cada show.

Él estará este jueves, a partir de las 8:00 p.m., en la Obra Show Bar, sitio de las artistas Anabella y Andrea Botero, en el barrio Granada. En abril, posiblemente, estarán en la sede en Pereira.

Amante de Elvis Presley, de Los Beatles y del rock and roll, Rudy, a quien ya nadie llama Rodolfo, inició su vida musical en el Club del Twist en Caracas, imitando a Elvis, mientras culminaba el bachillerato.

Sobrino del médico que llevó a Venezuela los rayos X, empezó a estudiar medicina, se pasó a odontología, pero fue la música lo que en realidad lo apasionó. Hizo parte de agrupaciones como Los Impala y Los Dangers, del género del rock and roll.

No tardó en irse con sus amigos músicos a perseguir a The Beatles por Europa, donde vivió durante cuatro años y fue en el año 70 que regresó a Venezuela. Produjo algunos discos para Los 007, lo que le valió el respeto del sello Top Hits que lo llamó para producir otros artistas y grabar su propio disco, con la condición de que no fuera rock and roll.

Entonces cantó la versión en español de la canción de la película El Padrino, Speak Softly Love (Háblame suavemente), que sin imaginárselo siquiera se convirtió en un éxito, en especial en Venezuela, Curacao y Aruba.

Rudy Márquez, cantante venezolano

Lea además: La caleña que reinó en los comerciales de los años 80 vuelve a las pasarelas

Su vena poética lo llevó a escribir sus primeras canciones, pero fue Manuel Alejandro (el que le hizo los éxitos a Raphael, a Rocío Jurado), el que él considera "el mejor compositor de baladas de Latinoamérica", quien escribió los que se convertirían en sus hits: No lo puedes Negar, Será, El Amar y el Querer, Juro por mi Vida, Mis Años con Ella, Insoportablemente Bella.

En América pegó temas como Mi Razón, Si te Habla de mí, Será, entre otros. Y una canción que grabó en Venezuela se convirtió en un himno en Colombia, llamado Memorias: “Oyendo esa música vieja recuerdo el pasado”.

Otro de sus temas insignia fue La Noche de tu Boda, y sigue siendo infaltable en su repertorio, en el que también están temas como Tú, Ana María: “Maldita tú, Ana María, solo tú, Ana María”.

Reside entre Caracas y Cali, "porque en Venezuela está todo muy difícil". Se sostiene cantando, porque lo llaman de Estados Unidos y de Europa, donde tiene varias ofertas.

Amigo personal de Leo Dan, se quedó con las ganas de hacer con él un disco, para el cual Leo compondría las canciones y que grabarían en México, pero las compañías disqueras nunca se pusieron de acuerdo.
Rudy recuerda que en 1984 cantó en Estados Unidos y desde entonces no lo volvieron a llamar a Colombia ni a él ni a sus contemporáneos de la balada. "Porque entraron géneros como la salsa y el merengue que paralizaron nuestra música".

Regresaron ya en 1996, rememora él, con Tormenta, Los Terrícolas y Leo Dan, al Estadio Pascual Guerrero, con lleno total y luego a Pereira. "Yo llevaba 14 años sin venir y creía que la gente no se acordaba de mí, pero cuando empecé a cantar aquello era una locura. Aún en 2019 seguimos dando conciertos y llenando locales", confiesa.

Y es cierto, a Rudy lo sigue queriendo su público porque jamás propició un escándalo ni ha tenido mayores problemas de salud. "Soy muy sano, hago deporte, casi ningún artista lo hace, estoy dedicado al karate de alta competencia, eso me ayuda mental y físicamente. Muchos compañeros ya no tienen afinación, pero yo siempre he cuidado mi voz, es mi tesoro, la gente me agradece que suene igualito a hace muchos años. Si Dios quiere me voy a morir cantando".

Sincero a morir, admite que ha grabado dos o tres discos con los cuales no ha pasado nada, "porque la gente de radio, los medios actuales y la industria han cambiado mucho. Hay una serie de artistas nuevos, los muchachos quieren reguetón, es muy cuesta arriba pegar un nuevo disco. Julio Iglesias, Raphael, El Puma lo han intentado, pero ya no pegamos como en aquella época. Pero en vivo nos piden y nos quieren. Colombia te pide los éxitos de ayer".

Así, con su modestia que no es para nada falsa, enamoró a su esposa, La Nena Márquez, una venezolana que le solicitó al jefe de prensa del artista que los presentara.

"Organizamos un encuentro en un restaurante y hasta el sol de hoy. Fue amor a primera vista y a segunda y a tercera. Apenas la vi dije: 'esta va a ser mi mujer'. Llevamos 40 años juntos. Tengo un hijo pero no de ella. Estuve casado con una chavala que me presentó Camilo Sesto en Madrid, en 1966, él tenía un grupo de rock and roll. Me la llevé a Venezuela y a los años nos divorciamos y conocí a La Nena mi actual esposa, que es también mi corista".

Hace tres años, Rudy estuvo cantando con Camilo Sesto en la Plaza de Toros de Cañaveralejo, así como en Medellín y en Pereira. "Él tiene un problema en un tobillo, tuvieron que operarlo. Somos grandes amigos y siempre nos encontramos. Cuando él no era aún Camilo Sesto, íbamos a restaurantes turísticos baratos y nos invitábamos cuando alguno de los dos no teníamos plata".

También es amigo de El Puma, a quien conoció cuando este era cantante de la Billos Caracas Boy. "Cuando terminábamos de ensayar, él que tenía un carrote y me llevaba a mi casa. Él ahora dice que es menor que yo, pero no. Hace poco le celebramos su cumpleaños en Venezuela. Estamos muy contentos de que se haya recuperado del problema de sus pulmones".

De su país dice que es una plaza muerta para los artistas. "Acabo de hacer un concierto, pero hacer un show en Maracaibo es casi imposible, por los costos, todo es carísimo, hay una especulación terrible".

Lea además: La caleña que reinó en los comerciales de los años 80 vuelve a las pasarelas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad