Del Pacífico con amor: Chocquibtown se confiesa con El País en medio del Petronio Álvarez

Agosto 14, 2022 - 08:19 a. m. 2022-08-14 Por:
Redacción de El País
Chocquibtown

Chocquibtown ha estado nominado dos veces a los premios Grammy y en nueve ocasiones a los Grammy Latino, ganando en dos ocasiones: 2010 y 2015

Especial para El País

Cuando suena la fusión de los sonidos tradicionales de la Costa del Pacífico con hip hop, reggae jamaiquino y pop, se sabe que llegó el momento de bailar al ritmo de Chocquibtown. Esta agrupación, integrada por Gloria Martínez ‘Goyo’, su hermano Miguel Martínez ‘Slow’ y Carlos Valencia ‘Tostao’, es una de las embajadoras más importantes de los sonidos colombianos en el mundo.

Este fin de semana el hijo pródigo volvió a la ‘Gran casa del Pacífico’, el Festival de Música Petronio Álvarez —en 2006 participaron en modalidad libre, los venció Herencia de Timbiquí, pero pocos meses después ganaron fama y prestigio mundial—, para enaltecer la historia de este evento, que durante 26 años ha vibrado con los ritmos de la diáspora africana.

Como si fuera un himno representativo de los latinoamericanos, en cualquier escenario donde se presentan los Chocquibtown, el público pide hilarante: De Donde Vengo Yo, a lo que ellos responden: “La cosa no es fácil, pero siempre igual sobrevivimos. Vengo yo. De tanto luchar, siempre con la nuestra nos salimos. Vengo yo. De aquí se habla mal, pero todo está mucho mejor. Vengo yo. Tenemos la lluvia, el frío, el calor”, canción insignia de estos chocoanos, que los llevó a ser ganadores de los Premios Grammy Latinos, en el 2010, a Mejor Canción de Música Alternativa.

El sonido de la marimba va tomando forma de música urbana, y el público siente las vibraciones de las raíces afro cuando suena: “Somos Pacífico. Estamos unidos, nos une la región, la pinta la raza, y el don del sabor”. Un sencillo que más allá del buen ritmo, trae consigo la fidelidad a sus raíces.


“Es lo que hay. Nuestra música es un reflejo de cómo nosotros hemos sido criados. Del plátano con queso, del sancocho de pescado, los mariscos, de todo lo que uno vive en su casa, en el Chocó y el Pacífico. Esto nos influencia y es así como nos sale”, explica Tostao, una de las voces del reconocido grupo.

Para ello, resaltar sus raíces es un objetivo que quieren cumplir en todas sus áreas artísticas, de ahí su nombre Chocquibtown, que viene de la abreviatura Chocó + Quibdó + ‘Nuestro Pueblo’, con la que rinden homenaje a la tierra que los vio nacer y crecer.

“Allá en Quibdo, ¡hey! Donde se dan un pico y juran que fue un beso”, cantan los artistas sobre la pérdida de intimidad, pero suelen ser bastante reservados con su vida personal.

Pese a ello, no se han mantenido lejos de los reflectores. Desde hace unos días se especula en las redes sociales sobre una posible separación de la banda. Los rumores tomaron más fuerza después del estreno de ‘Na Na Na’, primera canción que lanza Goyo como solista. “A veces tomo pa’ olvidarte, porque sinceramente duele recordarte. Si tú no estás, la soledad ganó el combate. La luna no sale si no te vuelvo a ve’”.

.


“El Pesca’o Envenena’o es una metáfora que menciona a los políticos en campaña. Cuando se están buscando votos aparecen como arroz, como la subienda de pescado. Llegan hablando muchas cosas y lo que les queremos decir es que no nos “enredan”. No le comemos cuento a mucha gente, sea en ámbito político, social o de farándula”, explica Tostao, quien ha confesado que una de las cosas que más disfruta es comer arroz en las noches, antes de dormir, una de las razones por las que participó en el reality de RCN.

Los sabores inigualables, el uso de las especias, y el sazón que se hereda en el ADN, son una de las particularidades de las costumbres del Litoral Pacífico. Es uno de los lenguajes para darle la bienvenida a la amistad y al amor, un tiempo para compartir con la familia, por esa razón, uno de los planes favoritos de la banda es cocinar juntos, “como una familia”, sin dejar la música de lado.

La fama de Chocquibtown no ha llegado sola, para darse a conocer han tenido que trabajar como familia, como músicos, como chocoanos, en una industria que se acomoda a las tendencias. Sin embargo, han demostrado que los sonidos ancestrales pueden fusionarse con cualquier género, hasta con la música clásica, como lo hicieron en la versión que hicieron de su éxito De Donde Vengo Yo con la Orquesta Filarmónica de Bogotá, en 2010.

“Llevar los sonidos ancestrales al lado comercial de la música no ha sido tarea fácil, hemos fusionado con géneros de reggaetón, blues, rap, con elementos de la marimba, del tambor y sonidos propios del Pacífico”, comenta el artista, quien con su familia musical logró la certificación ‘Cuádruple Platino’ por reproducciones digitales en Colombia, con ‘Chocquibhouse’, en 2022.

Una de las versiones de esta posible separación es porque Goyo y Tostao, quienes llevan más de 20 años de relación amorosa, aparentemente se encuentran en un proceso de divorcio, así lo dio a conocer el programa de farándula Lo Sé Todo, “Tostao, a quien ustedes han visto en grabaciones de un famoso reality de cocina, levantó la mano y pidió un permiso especial para, supuestamente, firmar los papeles de divorcio”, dijo Ariel Osorio, presentador del programa.

Ninguno de los integrantes ha dado declaraciones sobre los rumores. Por el contrario, el grupo chocoano lanzó su nueva canción ‘Bitcoin’, que curiosamente habla del final de una relación sentimental. “Dime pa’ que quieres volver, pa’ qué. Si contigo perdí, nunca empaté. Es más, tú a mí ya ni me gustas. Qué tal si mejor hablamos nunca”.

Los más probable es que por un largo tiempo, la agrupación no se manifieste frente al tema, así parece después de que Tostao comentara de manera jocosa: “los de la Red si preguntan bochinche”, cuando el periodista John Álvarez le preguntó por su relación con Goyo.

“Yo no me como ese pesca’o así sea del Chocó. Ese pesca’o envenena’o, ese no lo como yo. (...) No me gusta tu tumba’o, mucho menos tu pesca’o. A mí no me lo des que ya te tengo pilla’o”.

La agrupación que nació en Cali, en el año 2000, trae el sello colombiano en la sangre y sus integrantes tienen la capacidad de insertarse en la versatilidad de los distintos géneros.

Choquibtown sabe exigir reivindicación sin dejar de ser la familia que disfruta los quehaceres domésticos escuchando ‘Uh La La’, (vídeo en el que participa Saba, hija de Tostao y Goyo). Pueden ponerse serios y decir: “A otro perro con ese hueso”, sin olvidar que la música la hacen para gozar. Ejemplo de ello es la fusión de funky, bugalú y rap en Pesca’o Envenena’o, que grabaron junto a la orquesta de salsa La 33

Chocquibtown

La orquesta La agrupación se ha presentado en importantes escenarios internacionales como España, Alemania, Estados Unidos, Suiza, Holanda, Dinamarca, Brasil, entre otros.

Especial para El país

“Es lo que hay”

Son tres las almas que componen esta agrupación, unidos no solo por la música, sino por los lazos familiares, pues Goyo, vocalista de la agrupación, es hermana de Slow y esposa de Tostao.

“No quiero perder tiempo para hablarte mi amor. Te las canto directo; porque así soy yo. Yo, soy la que te desespera, Negra como la pantera. Yo mando en la carretera. No estoy pa’ cuando tú quiera’”.

La cantante, compositora y rapera presentó hace poco, un sencillo como solista, llamado ‘Na Na Na’, la primera canción que forma parte de su proyecto musical En Letra de Otro, su álbum en solitario.

El nuevo tema, actualmente cuenta con más de 1,084,374. “Na na na habla de la fortaleza que debemos tener como mujeres para decir no vamos más”, comentó la cantante chocoana, quien considera que, aunque la mujer afro esta siendo más tenida en cuenta, “aún hay mucho camino por recorrer”.

El sorpresivo lanzamiento dio mucho de qué hablar, pues algunos medios de comunicación y los seguidores de la agrupación empezaron a especular sobre una posible separación del grupo.

Sin embargo, la cantante colombiana aclaró que esta faceta “era algo que quería hacer desde hace mucho tiempo”, pero no significa su retiro de su actual agrupación.


Su nombre de pila es Gloria Emilse Martínez, su gran capricho es la comida, especialmente la del Pacífico, por eso entre sus consejos está visitar el Chocó y probar la sopa de queso.

Aunque para muchos ella es extrovertida, tanto en la tarima como en una conversación casual, la gran voz de ChocQuibTown se considera un poco tímida y “callada a ratos”. A pesar de ser conocida como la líder del grupo, se siente como una estudiante de la vida, y sabe que cada día es una oportunidad de aprendizaje, especialmente de la mano de Saba, su pequeña.

“Todos los días es un aprendizaje y los recibo con amor. Mi hija es mi maestra, me sorprende a diario con la forma en que vé la vida, en que la disfruta (…) es mi compañera y cada vez es más difícil dejarla, cada que tengo que viajar. Donde pueda llevarla, irá conmigo”, cuenta la cantante y única mujer de la agrupación chocoana —ganadores del Festival Hip Hop al Parque 2004, y tres años después, de los Premios Shock en la categoría Pura Gozadera—.

Carlos Yahanny Valencia Ortíz, más conocido como ‘Tostao’, un quibdoseño de 41 años y 1.72 metros de estatura, sabe ponerle sabor a cualquier ritmo musical.

Inició en la música desde los ocho años de edad, a los once años tocaba el redoblante en la banda marcial de su colegio en Quibdó. A lo largo de su trayectoria musical, ha realizado varios proyectos de distintos cortes musicales como es el caso de Mojarra Eléctrica, Carbono, Buena Vibra Sound System y distintos ensambles de música jazz. Este 12 de agosto estrenó su primer sencillo como solista, La Luz, de su nuevo álbum Éxotico pal’ Mundo, una canción con tintes urbanos y del Pacífico, sin perder el toque gracioso, pero con su posición crítica frente a la situación social.

“Y ni hablar... cuando se nos va luz, pagamo’ el recibo más caro. Es para ti hermano y hermana, que no piensas en el bien común, sino en el individual. Cambia”, reza una parte de la canción.

“Para este sencillo invité a La Medalla y Luigy Boy de Los Dioses del Ritmo, a los dos ‘chaquiadores’ (raperos). Es un tema que trae esperanza, de cómo uno desde el arte puede proyectarse a donde se quiera llegar. Todo con disciplina”, comenta el cantante.

¿Sabía usted sabía que cuando escucha música, las ondas cerebrales cambian para adaptar la respiración y los latidos del corazón al ritmo de la melodía? Este es un concepto que seguramente Slow tiene muy claro, porque pocos como él saben combinar la magia de los sonidos ancestrales con el bit de los sonidos modernos.

Nacido en Condoto, municipio que hace parte de la costa del Pacífico Colombiano, Miguel Ángel Martínez, más conocido como Slow, desde pequeño ha sido admirador de los sonidos jamaiquinos, desarrolló destreza en el rap y el hip hop sin dejar de lado el acento chocoano que lo caracteriza.

Su amor por la música lo ha llevado por los caminos de la producción y no se puede negar que es uno de los favoritos del medio, tanto así que participó en la producción del nuevo disco de Daddy Yankee, ‘Leyendaddy’, entre otros proyectos personales en los que participa, de manera independiente.

“Vengo trabajando silenciosamente, pero a paso firme, produciendo y preparando una gran sorpresa musical; antes de que termine el año les contaré”, comenta el productor.

La única certeza que pueden tener los seguidores es que si la banda llegara a separarse, los tres son grandes talentos que, sin duda, seguirán dejando la bandera del Pacífico en alto.

Por ahora, juntos ponen a disfrutar a todo el que los escucha, especialmente en escenarios como lo es el Petronio Álvarez, el cual en 2006 reconoció su música con una mención especial, y al que este año volvieron como invitados especiales. Para Tostao, y con él coinciden Goyo y Slow: “Este festival valida la música del Pacífico. También es volver a un lugar donde Chocquibtown se mostró hace algunos años y nos recibieron con mucho cariño”.


Para dedicar

La agrupación no solo pone a gozar a las personas al ritmo de la marimba. También son exponentes del amor.

Una de sus más recientes canciones es Morena, un tema que se volvió viral en redes sociales, donde cientos de parejas la usan para dedicarla, especialmente en Tik Tok.

“Y todo lo que te gusta, eso es lo que a mí me encanta. (...)Ella tiene algo que me quema. Ella tiene todo lo que quiero yo. Mágica como mi Cartagena, espectacular como el Chocó, oh, oh”.

El amor a primera vista es un sentimiento que le ha pasado a muchas personas, que pueden decir, “desde el día en que me habló me gustó su voz, me acerqué un poquito a él y también se acercó. Y cuando lo miré, también me miró. Y no encontré nadie como tú”. O decirle a esa persona amada “que los días a su lado nunca han sido grises” y que el amor es tan profundo que lo eleva hasta el cielo.

O que es mentira decir que no se sueña con esa persona, que no la cambiaría nada, y que son el dúo perfecto así “como Pimpinela, me gustaste a la primera, con tu flow de primavera. Los dos nunca la bajamos, somos tremenda candela”.

Si usted siente que ha encontrado el amor de su vida, y que no encuentra palabras, que todos los espacios con esa persona son ideales, le puede decir o cantar: “Contigo me sobran los motivos, me siento cada día más vivo. Cambiaste mi vida al instante, todo se siente mejor que antes”.

O expresarle a ese ser querido que solo con verlo la vida le cambia porque: “Cuando te veo, no dejo de pensar que mi felicidad es completa. No paro de imaginar que ahora si abarca todo el planeta. Mis sentimientos hacia ti, son como noche en luna llena son tan profundos como el mar. Infinitos como la arena”. ¿Y usted, cuál dedicaría?

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS