Aprenda el milagroso poder de la respiración con el método Buteyko

Aprenda el milagroso poder de la respiración con el método Buteyko

Enero 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Aprenda el milagroso poder de la respiración con el método Buteyko

Diez minutos antes de dormir, haga un ejercicio de respiración sencillo, que llegue hasta el diafragma.

A través del Método Buteyko una persona aprende a ser más consciente de su respiración y pone a raya sus problemas de salud.

Haga una pausa y mírese. ¿Cuando a usted le piden respirar correctamente, inhala y/o exhala por la boca? ¿Al inhalar o exhalar suele mover los hombros o el pecho para ayudarse y sentir que respira de verdad?Si ambas respuestas fueron positivas, usted puede estar manifestando lo que se denomina como hiperventilación crónica, que consiste en respirar más de lo normal y de manera inapropiada. Esteban Jaramillo, quien está en Cali para dictar talleres sobre el ‘Metodo Buteyko’– a través del cual se logra un buen manejo de la respiración– asegura que hoy el 90% de la población hiperventila crónicamente.“Eso se nota a simple vista en el movimiento de los hombros, también hay ciertos movimientos de pecho que indican que una persona está respirando más de lo debido”, explica Jaramillo. Agrega que en nuestro entorno “estamos acostumbrados a creer que respirar más es mejor. En esencia la respiración profunda o intensa que nos enseñan, esa que suena, no es normal. Todos debemos respirar 6 a 8 litros de aire por minuto; y quien hiperventila (como una persona asmática, un hipertenso o un diabético) respira entre 12 a 14 litros de aire por minuto, es decir, consume más aire”.Todos sabemos que la respiración es el proceso de intercambio gaseoso entre CO2 (dióxido de carbono) y O2 (oxígeno) y nuestro cuerpo necesita un equilibrio perfecto entre O2 y CO2. Ambos son necesarios. “Sino tenemos CO2 en el cuerpo, el oxígeno lo podemos tener pegado a la hemoglobina pero no está disponible para que oxigene el resto de tejidos. En otras palabras, está saturado en nuestro torrente sanguíneo. En la medida que se elevan los niveles de CO2, el oxígeno se empieza a desprender”, expresa. Así “cuando estamos quietos y respiramos con intensidad, nos falta el CO2 en la respiración y generamos alcalosis respiratoria. La respiración regula el ph del cuerpo y este es el que regula todos los procesos metabólicos. De modo que, cuando el ph del cuerpo se altera, todos los procesos metabólicos se van al traste y empiezan problemas como hipersensibilidad alérgica, desordenes autoimnunes, asma, rinitis, diabetes mellitus, entre otros”, explica. Pero ¿cómo mejorar nuestra manera de respirar? Para Jaramillo la respuesta está en observar a los bebés y aplicar la frase de Lao Tzu: ‘El hombre perfecto respira como si no respirara’. De esta manera, “la respiración deben ser invisible, no se deben notar movimientos visibles, de pronto un poco de movimiento abdominal. La buena respiración debe ser nasal, inaudible y no se debe sentir”. Argumenta que el gran reto en la actualidad es el más manejo que hacemos de la respiración y que muchos nos hemos convertido en respiradores bucales. Para remediarlo, tome nota de las siguientes técnicas y hábitos que hacen parte del arte de saber respirar.Por un buen dormir Un momento clave para el manejo adecuado de la respiración se da a la hora de dormir. “La respiración debe ser inaudible, no se debe sentir cuando duermes, deber ser invisible y nasal”. Uno de los principales errores que se cometen es dormir con la boca abierta, para evitarlo Jaramillo sugiere usar un microporo, de textura ligera no sintética, para cerrarla e ir gradualmente creando el hábito de dormir con la boca cerrada. Asimismo, es recomendable dormir de lado ya que boca arriba, de manera involuntaria, la mandíbula se descuelga. “Al dormir con la boca abierta se resecan las vías respiratorias, hay molestias en la garganta, se bajan los niveles de CO2 y a cambio tenemos ataques de alergias. Adicionalmente, si nuestra respiración es ansiosa en la noche, al día siguiente nos levantamos con la sensación de cansancio, nos falta la concentración en las primeras horas del día, en algunas personas hay sensación de irritabilidad, depresión o ansiedad”, explica Jaramillo.Hábitos para asumir *Dejar de comer en exceso. En India, la medida precisa de una persona es la cantidad que cabe en la palma de la mano. *Bajar el consumo de comidas ácidas o chatarra, así como evitar las carnes rojas, pues son más difíciles de metabolizar. * No comer porque es determinada hora. A veces se come por cumplir un horario. Recuerde balancear tiempos y porciones. Que no falten sus comidas básicas, pero tampoco peque por exceso. *Comer tres horas antes de ir a la cama a dormir.*Quienes tienen la costumbre se sumirse para que no se les vea la barriga, solo logran eliminar la acción ventilatoria de su diafragma, generan estrés en los músculos abdominales y se respira mal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad