Amigos de Faustino Asprilla cuentan cómo es 'el efecto Tino' en las mujeres

Escuchar este artículo

Amigos de Faustino Asprilla cuentan cómo es 'el efecto Tino' en las mujeres

Julio 28, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Isabel Peláez y Verónica Gómez | Reporteras de El País
Amigos de Faustino Asprilla cuentan cómo es 'el efecto Tino' en las mujeres

“Desde pequeño he sido un hincha de Faustino, lo imitaba”, admite el actor Omar Murillo.

Conozca cómo ha sido la vida y la historia amorosa de Faustino Asprilla, mucho más allá de lo que se presenta en la serie 'La Selección'.

“Fausto se ha enamorado tres veces, pero todos los días se traga. Y se vuelve intenso llenándolas de detalles, ya sea mandándoles flores a su casa, o llevándoles una serenata. Le gusta sorprenderlas. Él siempre ha predicado y aplicado ‘que las damas no se deslumbran con dinero, se enamoran con detalles’. De pronto ellas le verán algo más grande, que las enamora más, pero su estrategia de enamorarlas con los detalles es un éxito”.Así define Víctor Manuel Osorio, el verdadero ‘Caremonja’, la esencia de conquistador de Faustino Asprilla. Quién más que él, que lo conoce desde niño, para hablar de la relación de este con las mujeres. Sólo un amigo sabe detalles como que a “Fausto le gustaba el patinaje y que en su adolescencia estuvo a punto de dejar el fútbol para dedicarse al básquetbol”. Sólo un amigo puede enumerar los amores de su amigo, como Catalina Cortés, exesposa del ‘Tino’ y madre de su hijo de 20 años, Santiago, y su más grande desilusión amorosa. Cuentan los amigos del ‘Negro’ que antes de conocerla, él tenía un complejo con sus labios gruesos, que en los partidos de fútbol aludiendo a estos, muchos lo molestaban: ‘Acordate de no dejarlos aquí’. Él pensaba que nunca iba a conseguir una novia hasta que en una fiesta en Medellín, un amigo le presentó a Catalina, ella tenía 15 años y él, 19. Fue amor a primera vista. En cuanto Catalina cumplió 18, se casaron y se la llevó a Italia. ‘Caremonja’ dice que perderla fue muy frustrante para ‘El Tino’. Osmiro Colonia, ‘Pirry’, otro amigo de Tuluá, dice que le tocó vivir ese despecho del ‘Negro’. “Cuando se supo que su esposa estaba saliendo con un jugador del Nacional, del mismo equipo del ‘Tino’, el mediocampista Carlos Gutiérrez, a Faustino le dio muy duro. Nos íbamos a su finca en Medellín a tomar y él ponía mucho un disco de Gilberto Santa Rosa, ‘Perdóname’. Duró mucho tiempo con tusa. Y aunque todo el mundo lo picaba para que le reclamara al ‘man’ por qué se había metido con Catalina, habiendo tantas mujeres, él nunca le hizo reclamo alguno”.‘Caremonja’ coincide con ‘Pirry’: “Él se casó enamorado y aun separados, seguía sintiendo por ella ese amor”. Pero la mayor frustración del ‘Tino’ después de Catalina, según Víctor Manuel “fue no haber podido volver conformar un hogar con otra mujer, que lo llenara tanto espiritualmente como en todo sentido”.No da nombres, pero sí pistas: “hay otro amor de Fausto, que no pudo darse, porque habían muchas taras con la familia de ella. Fue un amor por debajo de la mesa, por temor más de ella a confrontar a su familia y a la gente. Es muy dada a los medios, pero por respeto a ella y secreto de Fausto, no doy su nombre. Pero ella siempre estuvo en su vida, lo aconsejaba y orientaba”.Por su parte, Osmiro Colonia, ‘Pirry’, conoció al ‘Tino’ a los 12 años, en 1981. Jugaban fútbol en el barrio Alvernia de Tuluá, donde vivían los amigos de Faustino y patinaban. (‘Tino’ creció en el humilde barrio San Antonio, pero sus primeros pasos futbolísticos los dio en el Popular). ‘Pirry’ recuerda entre las primeras novias de su amigo a una ex señorita Antioquia, Alexandra, “muy bella y chévere”. Dice que con la periodista Paula Jaramillo “estuvo muy entusiasmado, la llevó a Tuluá, igual que a Lady Noriega”.A propósito de esta última, ‘Caremonja’ confirma que “Faustino y Lady en pleno vuelo estuvieron ‘metiéndose diente’. Si ellos terminaron fue por la distancia, porque Fausto vivía metido en su fútbol y Lady en su música y porque se volvió un amor mediático, perdió la privacidad y la relación se fue fragmentando”.Según su amigo, Fausto siempre ha sido víctima del acoso femenino, “le escriben mucho en Facebook, las mujeres le mandan el teléfono, en las discotecas lo asedian, le insisten: ‘¿dónde te veo más tarde?’, Es como miel para las abejas. Él me dice: ‘no quiero pasar por engreído, pero a veces me toca esconderme o ser cortante’, porque lo asedian y se siente intimidado”. Ese acoso aumentó con el desnudo en la portada de Soho, en 2007, allí posa con alas de ángel y cubriendo su atributo masculino con una hoja de parra, que podía ser retirada por las lectoras de la revista. Muchos dijeron que se trataba de una ayuda de photoshop, pero mujeres y hombres cercanos al ‘Tino’ dieron fe de que era producto de la madre naturaleza. “Eso que no salió del tamaño que era, porque cuando estaban imprimiendo la revista se les acabó la tinta negra”, dice ‘Caremonja’, quien tiene cada apunte para describir los poderes sobrenaturales de su amigo: “mujer que se acuesta una vez con Fausto quiere repetir, él es como un frisby, bien tiradito vuelve”.‘Pirry’ fue testigo del efecto ‘Tino’. Pero la gran sorpresa que se llevó con su amigo donjuán fue cuando este jugaba con el Newcastle. “Lo esperaba en Inglaterra solo y llegó con una muchacha: ‘le presento a la novia’, me dijo. La vio en el aeropuerto de Bogotá y le gustó tanto que le dijo que lo acompañara y ella le copió”. Yo le digo, ‘Fausto usted es un exitoso, a todas con las que anda las excita’”.De la ficción a la realidadAunque últimamente se le ha visto flirteando con la modelo Claudia Lozano, para ‘Caremonja’ Faustino Hernán Asprilla se casó con sus cuatro hermanas (tiene además dos hermanos Martín y Diego), porque vive muy pendiente de ellas y de sus sobrinos, a quienes ayuda en sus estudios universitarios. “Por eso no le ha interesado venirse a vivir a Bogotá, por no desprenderse de su hogar, donde están sus recuerdos y todo su afecto”, dice Víctor Manuel Osorio. Cuenta que ambos, él y el ‘Tino’ se reunieron toda una tarde con los libretistas de la serie ‘La Selección’ y les contaron sus vidas, desde que eran muchachos en Tuluá, hasta que cada uno cogió su camino, ‘Caremonja’ estudió publicidad y el ‘Tino’ siguió con su fútbol. “Ellos le han puesto mucha ficción a las historias, las recrean para hacerlas más divertidas”, asegura. Pero la esencia de Fausto es como la muestran allí, según ‘Caremonja’, “él es de muchos dichos, y nos reímos mucho, porque a cada situación le encontramos el apunte exacto, y eso lo recrean perfecto”.Lo que desmiente el propio Faustino Asprilla es que Koral, cantante y esposa del actor Omar Murillo, quien lo interpreta en la novela ‘La Selección’ haya sido su novia. “Jamás, nunca salí con ella ni fue mi novia. La conocí por Omar. No sé por qué esa muchacha salió con ese cuento, se inventó eso. Ella dice que no me acuerdo, y pueda que yo no me acuerde de todas, pero sí del 80% de las mujeres que salieron conmigo. Con ella nunca tuve nada, jamás, jamás. Primero la vi por Facebook y luego la vine a conocer en un partido de fútbol al que Omar la llevó”. Por su parte, el actor Omar Murillo, al ser interrogado por El País respecto a una relación amorosa pasada entre el ‘Tino’ y su actual esposa, la cantante y actriz Koral, dijo: “Sí, ella me ha contado algo, varias cositas, y eso le aportó muy chévere al personaje”. Y agregó que lo más difícil de lograr del personaje del ‘Tino’ fue “el caminado, la forma de hablar y el gesto corporal”. Dice que el delantero no le dio consejos, le dio vía libre. “El loco me dijo diviértete y representame muy bien”.Al actor y modelo caleño, que se dio a conocer como ‘Bola 8’ en ‘Las detectivas y el Víctor’ y que repitió personaje en ‘Germán es el man’, se le facilitó haber entrenado fútbol. “Desafortunadamente tuve una lesión y no pude continuar. Pero el saber de fútbol me ayudó”, afirma.Asprilla dice sobre Omar: “lo conocí cuando yo molestaba con Liliana Lozano, la pelada que apareció muerta en Cali junto a un mafioso. Eran amigos y cuando salíamos, lo llamaba para ir a bailar a un sitio de salsa muy bueno en Bogotá”. La memoria del ‘Tino’ conserva intacto el recuerdo de sus primeras ilusiones. “La primera vez que sentí algo raro por una pelada fue cuando estaba en quinto de primaria, se llamaba María Fernanda. Nubi y Ximena Torres fueron las dos peladas que me movieron el piso siempre, hasta que me fui de Tuluá. En Cucutá conocí a Gloria, pero no la que presentan en la novela. En Medellín tuve dos novias, una pelada Omaira y luego me ennovié con Catalina, la mamá de mi hijo. Resumiendo esas fueron mis novias hasta los 18 años”.Dice que ninguna de sus ‘ex’ lo ha llamado para advertirle que no revelara nada de su relación para ‘La Selección’, “la única que medio se preocupó fue Lady Noriega, pero no me tienen que advertir nada porque la serie es sobre mi vida, el fútbol y no sobre mis novias”, aclara. Lady le dijo una vez a El País que recuerda al ‘Tino’ como “un amigo que quise mucho, porque me hacía reír y estuvo mucho tiempo detrás de mí coqueteándome. Muchas revistas deberían habernos mandado un chequecito de regalías, porque vendieron lo que se les dio la gana a costillas nuestras, sacando las fotos desnudas de Faustino al lado de las mías de calendario”.“La novela tiene más ficción que realidad”, aclara él. “Yo a los 17 años qué me iba a tomar un trago para ir a jugar un partido o qué me iba a pelear con el ‘Pibe’ Valderrama. Eso es puro libreto. La gente vive enamorada dizque del personaje mío porque voy a una discoteca y la destruyo, llego a Cúcuta y lo primero que hago es ‘comerme’ a la secretaria, a esa edad yo no tenía tanta capacidad para hacer todas esas cosas”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad