Conozca los recursos que brindan las universidades para retomar una carrera

Conozca los recursos que brindan las universidades para retomar una carrera

Mayo 26, 2019 - 08:13 a.m. Por:
L. C. Bermeo Gamboa, reportero de El País
Estudiante graduado

Entre las razones por las cuales un porcentaje de estudiantes no logra culminar exitosamente sus estudios, una de las más frecuentes es el retiro académico en los cuatro primeros semestres por bajo rendimiento académico.

Foto: Istock / El País

Jorge Enrique Niño Cardona tiene 38 años y está a punto de graduarse en Derecho de la Universidad Santiago de Cali, USC. Cuando inició el programa académico tenía 24 años. Ahora, solo 14 años después, logrará cumplir su objetivo profesional. Él es uno de los cientos de estudiantes no graduados que gracias a programas de reingreso a la universidad y amnistías académicas tienen una segunda oportunidad de concluir sus pregrados.

De hecho, desde diciembre de 2018 la USC publicó una resolución en la que estipula las condiciones para una amnistía temporal a través de la cual estos estudiantes en particular pueden obtener sus títulos profesionales.

Amnistías

En el documento, expedido por el Consejo Académico de la universidad, se dice que “existe un universo de ex estudiantes, los cuales tienen pendientes por satisfacer algunas de las exigencias normativas para obtener el título profesional. Por ello es necesario dimanar una norma temporal donde se establezcan los requisitos indispensables para acogerse a una amnistía”.

De acuerdo con esto, establece la resolución, la amnistía se define como “un instrumento destinado a ofrecer la oportunidad de titulación a profesionales idóneos con los cuales se disminuya el riesgo de un ejercicio irresponsable de la profesión para la cual se formaron”.
En este sentido, Lorena Galindo Ordóñez, secretaria general de la USC, aclara que la amnistía actual, que se extiende solo hasta febrero de 2020, “no es para estudiantes activos, es para aquellas personas que han estado inactivas entre el 2011 y 2018, siempre y cuando se pongan al día financieramente y les falte por culminar su trabajo de grado o hasta máximo, cuatro asignaturas de su plan académico, y para los casos del 2009 a la fecha, en lo académico es permitido siempre y cuando tengan pendiente por cursar dos asignaturas que estén dentro de la oferta actual o pendiente el trabajo de grado”.

Los no graduados

A principios de 2019, Jorge Enrique presentó una solicitud para que su caso fuera acogido por esta amnistía, afortunadamente fue aceptado, y ahora está en espera de realizar un diplomado como modalidad de grado y así obtener su título a final de año.

Sin embargo, su recorrido académico iniciado en 2005, cuando entró a la universidad por primera vez, estuvo interrumpido en varias ocasiones por motivos estrictamente económicos, ya que nunca tuvo dificultades de rendimiento académico.

“Por lo general, es la parte económica la que afecta a las personas, así fue en mi caso, porque la economía personal no me alcanzaba para pagar regularmente la matrícula de cada semestre, solo al final conseguí el dinero prestado y logré ponerme al día financieramente y así aprovechar la amnistía”, explica el estudiante, alguien que nunca dejó de intentar retomar sus estudios y avanzar poco a poco hasta la meta.
El caso de Jorge Enrique no es único, el suyo hace parte de muchos otros que reflejan la problemática de la deserción universitaria. En lo que va del año la Universidad Santiago de Cali ya tiene 358 amnistías aprobadas para estudiantes que por diversos motivos se habían retirado.
Sobre los motivos de la deserción universitaria, expresa Diego Fernando Jurado Córdoba, jefe de Bienestar de la Universidad Cooperativa de Colombia, UCC, Campus Cali, “el problema de deserción estudiantil es complicado a nivel nacional, por ello las universidades buscan la forma de lograr la permanencia. Según estudios exploratorios que hemos realizado en nuestra universidad, las razones más frecuentes por las cuales los estudiantes dejan sus estudios, sobre todo los que pertenecen a los estratos 1, 2 y 3, para quienes es más difícil educarse, hemos encontrando que lo más frecuente es que abandonen porque la situación económica no les permite continuar”.

Esta situación obliga a que, como en el caso de Jorge Enrique, muchos estudiantes opten por estudiar de manera intermitente, por lo cual un programa profesional que normalmente dura 10 semestres (5 años), de esta manera puede alargarse el doble de tiempo y mucho más.

Al respecto, agrega Jurado Córdoba, “nos encontramos con estudiantes que están un semestre, luego se retiran y trabajan para reunir el costo del siguiente semestre, cuando tienen el dinero se matriculan de nuevo. Algunos, incluso, consiguen más de un trabajo para obtener el presupuesto en menos tiempo y no atrasarse demasiado. También, hay razones de tipo psicosocial que afectan la permanencia en la universidad, algunas como que la persona fue despedida de su empleo o la terminación de una relación sentimental, entre otras situaciones que afectan la dinámica normal de los estudiantes”.

Según un estudio de seguimiento hecho en el campus Cali de la UCC, entre el año 2000 y el 2018 se han registrado 683 casos de estudiantes no graduados.

En otro estudio de ausencia intersemestral, la UCC determinó que de los 2600 estudiantes matriculados en un semestre, al pasar al siguiente, entre 160 y 180 no se vuelven a matricular, son alrededor de un 8 % y 9 % que dejan en pausa su carrera.

Conscientes de esta realidad algunas universidades tienen programas de reingreso y ofrecen eventualmente amnistías.

Además de la USC, también la Universidad del Valle brinda estas oportunidades, como explica Claudia María Payán Villamizar, vicerrectora académica encargada de esta institución. “Durante los últimos 10 años Univalle ha realizado 5 amnistías académicas, tanto para los programas de pregrado como de posgrado, varias de las cuales han tenido condiciones particulares y su diseño siempre ha pretendido favorecer a la mayor población posible. Es por ello que se han realizado amnistías para aquellas personas que solo tenían pendiente la aprobación de su trabajo de grado, permitiendo la homologación de este por experiencia laboral, así como otros procesos que permitieron el reingreso a los programas académicos para terminar asignaturas, entre otros casos”.

A la fecha, en los procesos de amnistía realizados por Univalle han sido beneficiadas más de 2200 personas, de las cuales 899 ya han obtenido su título profesional.

“Hay muchos estudiantes que terminan su plan de estudios, pero quedan pendientes de su modalidad de grado, entonces ingresan a la vida laboral y van aplazando este requisito de sus carreras hasta que ya ha pasado mucho tiempo”.
Carolina Herrera, jefe de registro y control académico de la Universidad
cooperativa de colombia, Campus Cali.

Reingresos

En 2016, aún sin posibilidad de una amnistía, Jorge Enrique regresó a sus estudios a través de un reingreso, el recurso que le permite al estudiante retirado retomar su programa, pero con la condición de que se adapte al pénsum vigente en ese momento. Es por ello que este recurso genera dificultades, ya que quien reingresa debe realizar actualizaciones en temas, así como cursar nuevas materias que inicialmente no estaban en el programa académico con el que había iniciado.

Según explica Carolina Herrera Castillo, jefe de registro y control académico de la UCC Campus Cali, “los estudiantes inactivos que aún les faltan semestres deben solicitar un reingreso, igualmente los estudiantes que terminaron todas sus materias, pero aún no culminan las modalidades de grado”.

No obstante, aclara Herrera Castillo, “para las personas que dejaron de estudiar por mucho tiempo, el reglamento de la universidad dice que para aplicar reingreso su caso debe ser revisado por un comité delegado por rectoría que finalmente determina el modo en que esta persona reingresaría y si es necesario, un proceso de homologación cuando el plan de estudios no está vigente”.

Debido a esto, cuando una universidad expide una amnistía temporal es la mejor oportunidad para retomar y culminar los programas académicos, como asegura Jorge Enrique. “Es lo mejor que puede hacer la universidad para ayudarnos, ya que con una amnistía respetan el pénsum original y solo se deben cursar las materias que faltan y la otra ventaja es que puedes hacer un diplomado o aplicar para otra opción de grado que te permita graduarte en poco tiempo”.

Cabe aclarar que en todos los casos de amnistía una condición sine qua non para graduarse es estar al día financieramente con la universidad. Al respecto, Jorge Enrique explica que cuando se presenta esta oportunidad muchos estudiantes acceden a créditos con bancos y otras entidades financieras.

Por otro lado, para Diego Fernando Jurado Córdoba, “el financiero es uno de aspectos más difíciles de manejar, porque no depende directamente de la universidad, sino de las finanzas personales”. De acuerdo con esto, propone que lo más importante es que los estudiantes desde que inician su vida universitaria conozcan todos los programas de acompañamiento, asistencia y ayudas económicas disponibles en cada universidad.

Acceder a tiempo a uno de estos programas universitarios puede impedir que el estudiante deserte de su programa académico, sostiene el jefe de Bienestar de la UCC.

Consejos para no desertar

Siempre deben agotarse todas las posibilidades legales antes de decidir retirarse de un programa académico, por ello el jefe de Bienestar Universitario de la UCC sugiere seguir estas recomendaciones:

-Cuando se experimente una situación que ponga en riesgo la continuidad en la universidad, en primer lugar, se debe acudir a las personas que se encargan de la permanencia estudiantil en la institución para que los aconseje y guíe en la forma de solucionar su problema, de manera que no se retire. Esta orientación la pueden encontrar en el área de Bienestar de la institución.

-En la parte financiera los estudiantes deben usar todas las facilidades de descuento, como becas y las asesorías financieras que tienen las universidades. Además, mantener una buena cultura del ahorro para no poner en riesgo la continuidad de los estudios.

-En lo personal es importante ser perseverante en la consecución de los objetivos, no dejarse estancar por las diferentes situaciones que se puedan presentar en medio de los estudios.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad