Perfil: Luto en Deportivo Cali por la partida de Joaquín Sánchez

Escuchar este artículo

Perfil: Luto en Deportivo Cali por la partida de Joaquín Sánchez

Marzo 02, 2020 - 11:55 p. m. Por:
Redacción de El País
Joaquín Sánchez deportivo cali

Joaquín Sánchez, exjugador del Deportivo Cali.

Diseño: El País

Aún después del retiro, el orgullo de Joaquín Sánchez seguía saltando a las canchas cada que en una conversación con los amigos o con la familia recordaba la escena que lo marcó de por vida en el fútbol.

Era el año 1968 y el Deportivo Cali, ese equipo que empezaba a pasear su camiseta verdiblanca por los principales templos del fútbol suramericano con su primera participación en la Copa Libertadores, tuvo que jugar un partido de desempate, en Lima, ante el Independiente de Avellaneda para intentar avanzar a la segunda ronda del certamen.

En la fase de grupos el Cali había tenido resultados favorables contra los ‘Diablos’ argentinos (triunfo 1-0 en casa y empate 1-1 como visitante), pero ambas escuadras quedaron con los mismos puntos en la tabla y tuvieron que definir todo en un tercer juego, que hasta el minuto 84 iban perdiendo los verdes por 3-1.

Al 85 hubo un tiro de esquina a favor del Cali, y Joaquín, con confianza, le dijo al gran Miguel Escobar —uno de sus eternos compañeros de zaga— “bajá que yo voy”.

Sánchez contó con esa fortuna que solo tienen los arriesgados, porque en el área de Independiente, el exdefensor sacó un cabezazo certero para marcarle un gol al legendario arquero Miguel Ángel Santoro.

Una ‘pequeña’ hazaña que terminó con derrota 3-2 para el Cali, pero no para Joaquín, que en la Palmira de su vida contaba y contaba la historia, esa que no tiene videos y que solo se encuentra en los periódicos de la época y en unos cuantos libros.

Pero el que sí se la sabe de memoria es Mauricio Sánchez, su hijo, que al otro lado de la línea telefónica contó con nostalgia una que otra anécdota de su padre, que ayer falleció en la ‘Villa de las palmas’ a causa de un paro cardiorrespiratorio. Tenía 79 años, cuatro títulos, 352 partidos y 13 goles con la camiseta del Deportivo Cali.

Partícipe de las primeras grandes sonrisas en el rostro del hincha caleño (1965, 1967, 1969 y 1970), Joaquín Sánchez será recordado por ser un lateral derecho aplicado, pero a la vez polifuncional, porque también jugó como zaguero central, volante de marca y delantero.

Jugó en un gran Cali
Sánchez fue una ficha inamovible en unas temporadas en donde el cuadro azucarero tenía nóminas de lujo.

Compartió camerino con los arqueros Isidro Olmos, José Rosendo Toledo y Pedro Zape; los defensas Miguel Escobar, Óscar López y Mario Sanclemente, y futbolistas llenos de magia y goles como Iroldo, Jorge Ramírez Gallego y el argentino Mario Desiderio, hoy radicado en Cali.

Desde su residencia, en el norte de Cali, Desiderio lamentó la partida de Joaquín, a quien consideraba un gran amigo del fútbol y de la vida.

“Fue una gran persona, un muy buen muchacho con el que tuve siempre una muy buena relación”, aseguró el ‘Cabezón’, también múltiple campeón con los azucareros.

Hablando de lo que fue su manera de jugar, Desiderio contó que Sánchez fue un futbolista aguerrido, pero no malintencionado.

“Por su buena contextura física era un futbolista que siempre ganaba en los balones divididos. Iba fuerte, pero nunca con mala intención”, sostuvo Mario, quien desde hace varias décadas labora como entrenador en la Escuela Carlos Sarmiento Lora.

Desiderio también recordó que si algo ponía de mal humor a Sánchez, es que le hicieran algún túnel.

“Le hacías uno y te pegaba tres patadas”, comentó el argentino entre risas.

Otro que recuerda con bastante cariño a Sánchez es Mario Alfonso Escobar, conocido como el ‘Doctor Mao’, uno de los personajes más importantes de la radio deportiva vallecaucana.

“Fue principalmente un marcador de punta eficiente, contundente y cumplidor, pero, por sobre todas las cosas, un gran ser humano”, dijo el reconocido comentarista.

‘Mao’ también recordó que Joaquín Sánchez era algo tímido, pero que aún así nunca se negaba a una entrevista.

“A pesar de ser una persona de pocas palabras, siempre fue respetuoso con los periodistas y siempre contestó todo lo que le preguntábamos”.

Los últimos años
Según cuenta Mauricio, su hijo, Joaquín se retiró en el Deportes Tolima y luego regresó a Palmira para entrenar a chicos que vivían en zonas de tolerancia, sobre todo en la galería Las Delicias.

Sin embargo, no contó con un gran apoyo, y por eso decidió dedicarse a su familia, hasta que en el 2015 volvió a vestirse de verde para recibir un homenaje del equipo en el estadio de Palmaseca.

Esa tarde el Cali festejó con sus hinchas la consecución de la novena estrella y Sánchez estuvo junto a otras glorias azucareras como Fabio ‘Guaracha’ Mosquera, Jairo el ‘Maestro’ Arboleda, Walter Escobar, el ‘Guigo’ Mafla, entre otros.

Allí los hinchas lo reconocieron por esos más de trescientos partidos llenos de historias, como por ejemplo cuando marcó a Pelé en el Pascual Guerrero en los años 70.

“Fue en un partido amistoso contra el Santos de Brasil, y mi papá lo marcó tan bien, que Pelé dijo que sacaran a ese defensor porque no lo estaba dejando exhibirse”, contó Mauricio Sánchez.

Por todos esos recuerdos, el eterno polifuncional se ganó dos reconocimientos eternos. El primero es ser una leyenda verde, y el segundo tiene que ver con una frase contundente de Mario Desiderio: “En el cielo Dios está armando una selección, y de seguro que ‘Joaco’ va a ser titular”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS