"Lograr la décima nos genera más exigencias", Dudamel luego de conseguir el título con el Cali

Diciembre 23, 2021 - 11:36 p. m. 2021-12-23 Por:
Elpais.com.co
deportivo cali

Teófilo Gutíerrez y Rafael Dudamel, llegaron este semestre al Cali a ser campeones

Cortesía Dimayor

Rafael Dudamel ya se secó las lágrimas de su rostro. Pero la sonrisa, cómo no, sigue dibujada en él desde la noche del miércoles, cuando se coronó campeón de la Liga colombiana con el Deportivo Cali, tras una campaña maratónica e irrefutable en la que el equipo demostró que fue el mejor del semestre.

Algo cansado por lo que significa bajar del trono en su propio feudo y ante 30 mil hinchas al que era el vigente campeón, Deportes Tolima, más la emocionante celebración en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué, el vuelo chárter a Cali y la caravana desde el aeropuerto hasta la sede de la institución azucarera, Dudamel atendió a El País ratificando lo que tres días atrás le había dicho a este mismo diario sobre su convicción de alcanzar la décima estrella.

Usted puso esta ciudad ‘patas arriba’ con este título y al son de ‘Pachito eché’ y ‘Amor de primavera’. ¿Cómo lo celebra?

Esto es obra de los futbolistas, han sido ellos los que pusieron la ciudad ‘patas arriba’, pero con mucha felicidad. Su carácter, esa actitud de campeones, los goles de Preciado, el liderazgo de ‘Teo’, las atajadas de De Amores, la solidez de Menosse y Marsiglia, la calidad de Colorado, el temperamento de Valencia, el gol de Vásquez, el ímpetu de Ángelo... en fin, son ellos los que han puesto feliz esta ciudad y le han regalado una Navidad y un Año Nuevo inolvidables.

Usted fue campeón como jugador en 1998 y ahora como técnico, el único en el Cali que lo ha logrado. ¿A quién le dedica este triunfo?

A Dios porque bendice cada día de mi vida brindándome una familia espectacular, una esposa única y maravillosa que me ha dado dos hijos increíblemente bellos, sanos; es una súper mamá que ha sabido soportar en mi ausencia la exigencia del hogar. Dios me ha puesto en un lugar donde me han hecho feliz. También se los dedico a los hinchas que han estado apoyando a un plantel que convertimos en familia con don de gente. Cuando uno trabaja con este tipo de futbolistas, de seres humanos, uno se enamora de su equipo.

¿Qué pasó en el intermedio del partido en Ibagué para que el Cali haya remontado en el segundo tiempo y se alzara con el título?

Pedimos bajar las revoluciones, mirar las cosas con más tranquilidad. Dimos dos o tres mensajes puntuales de correcciones para mejorar. Todo pasó por la constancia y la certeza que tuvo el equipo desde el principio, sin dar por perdido el juego, aun en los mejores momentos del rival. El equipo sabía que ese primer tiempo contra Deportes Tolima no correspondía a lo que somos nosotros, a lo que fuimos a buscar a Ibagué, y en el segundo tiempo del partido el plantel se llenó de valentía, reaccionó, y con el ingreso de Colorado, Angulo y Ortega mejoró el rendimiento.

¿Ha podido dormir en medio de la celebración?
(Risas). He podido dormir placenteramente porque siento una felicidad plena, y apenas puse la cabeza en la cama, me quedé dormido después de una linda oración en familia, y eso nos permitió descansar tranquilos y con el deber cumplido.

Lo vimos en televisión llorando una vez terminó el partido...
Eran lágrimas de felicidad, de emoción, de agradecimiento a la vida, a Dios. Miro a mi alrededor y tengo una familia hermosa que me acompaña. Doy cada paso en mi vida y siento que estoy protegido y bendecido por Dios.

Viene un reto más complejo el otro año que es la Copa Libertadores de América y se necesita un equipo más fuerte y sólido en el concierto internacional. ¿Cómo hará para tener ese plantel?

Yo quisiera hoy poder decir ‘no vendan a este ni al otro’, pero hay una realidad financiera del club que no permite que las decisiones se tomen de esa forma. Este logro de alcanzar la décima nos va a generar mucha más exigencia, porque demostramos la calidad para ser campeones de Colombia, y ahora no vamos a ser Deportivo Cali, vamos a representar a todo un país y tenemos que ser competitivos sin perder la filosofía del club, dándole espacio importante a la cantera. Viene una ardua tarea de la mano con los dirigentes. No podemos llevar al club a una tensión económica que termine rompiéndolo, pero sí haremos las diligencias correspondientes para tener un equipo competitivo. Y para eso hay que tener paciencia.

¿Que podría hacer usted por retener a ‘Teo’, que es la gran incógnita?

Todos hemos hecho lo que corresponde para que ‘Teo’ se quede, que es enamorarlo del club, de la ciudad, ahora vienen los números, de los cuales se encargan los dirigentes. ‘Teo’ ha demostrado que es feliz en el Cali. En poco tiempo, y dudo que haya habido otro jugador que lo haya logrado, ha enamorado a la hinchada y eso hace que tanto él como el club hagan un sacrificio para poder continuar juntos.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS