Palmira recibió a Jéssica Paola Caicedo como una campeona

Palmira recibió a Jéssica Paola Caicedo como una campeona 

Noviembre 28, 2018 - 10:10 a.m. Por:
Alejandro Cabra Hernández - Especial para El País
Jessica Paola

Jessica Paola Caicedo se consagró subcampeona en la categoría de 81 kilogramos del Mundial de Boxeo de la AIBA en la India.

Ricardo Ortegón / El País

Un verdadero festival de abrazos, felicitaciones y arengas con su nombre, se vivió ayer en la llegada de la subcampeona mundial del boxeo Jéssica Paola Caicedo a su natal Palmira.

La boxeadora recorrió el barrio que la vio crecer (a ella y su amor por el deporte) en la caravana que organizó la Alcaldía de la ciudad para su recibimiento.

Caicedo, que se hizo con la medalla de plata en la categoría de 81 kilogramos del Mundial de la AIBA en la India, no pudo contener la emoción al ver a los cientos de familiares y amigos que la esperaban.
Jéssica Paola arribó en horas de la mañana de ayer al aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, allí la esperaban pancartas y arengas hechas por la multitud que coreaba su nombre.

Su padre, José Arbey Caicedo, tomó la batuta y fue el primero en fundirse en un abrazo con su hija.

“Volver a verla fue una emoción muy grande que no se puede olvidar. Su vida en el boxeo es una historia larga que ella se trazó y está cumpliendo”, aseguró.

José contó que aún está emocionado y contento por la participación de su hija en el Mundial y que se siente muy optimista para su próximo objetivo: los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Por otra parte, su madre, Rubi Sinisterra, apenas pudo contener las lágrimas al verla y prefirió acompañarla durante el recorrido en bus desde el aeropuerto hasta el Centro Comercial Llanogrande, donde iniciaría la caravana en el carro de bomberos.

Vea también: Video: ¡Bienvenida, campeona! Así recibió Palmira a la boxeadora Jéssica Paola Caicedo

En ese trayecto, los elogios y agradecimientos a ella mandaron la parada. Sin duda, el que más se destacó fue el de la también boxeadora Andrea Echeverri.

“Yo la conozco desde hace dos años y medio y siempre ha sido una excelente boxeadora, que así esté cansada saca lo máximo”, acotó.
Echeverri, que destaca el golpe cruzado como el más importante de Caicedo en el ring, también consideró que Jéssica Paola mereció la medalla de oro en el Mundial.

“Para mí y para muchos, es la campeona”, aseveró.

El momento más emotivo de la jornada llegó cuando la caravana, organizada por la Alcaldía de Palmira, recorrió las calles del barrio Alfonso López, el que vio crecer a Jéssica Paola y a su amor pugilístico.

La camiseta de la Selección Colombia fue el uniforme preferido de sus vecinos, que entre sonrisas intentaron a toda costa obtener algún registro del hecho con sus celulares.

“Gracias por este enorme recibimiento. Sorprendida y alegre por todo. Quiero agradecerle por el apoyo a todos los que creyeron en mí”, dijo Jéssica Paola, visiblemente emocionada.

La púgil no escondió sus ganas de llorar y reconoció su alegría porque “cerré el año con broche de oro. Ahora voy a los nacionales y empiezo el 2019 pensando en el clasificatorio a Panamericanos”.

Además, resaltó que su objetivo ahora son los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, a los que cree que llegará si mantiene el nivel que alcanzó este año, donde, además de bañarse de plata mundial, fue campeona bolivariana y subcampeona suramericana y centroamericana.

Caicedo, mucho más crítica consigo misma, comentó que lo que le faltó para bañarse en oro en la India fue más decisión en el primer asalto ante la china Lina Wang.

“Después de que gané la primera pelea pensé que podía hacer historia. El apoyo de mi familia fue clave”, destacó.

Para su madre, Ruby Sinisterra, “fue una emoción muy grande porque mi hija tuvo un logro por el que luchó por muchos años”.
Ruby contó que para la final se reunió el barrio completo y eso fue muy gratificante, aunque su hija no haya podido hacerse con la medalla de oro.

Leidy Caicedo, su hermana que comparte con Jéssica Paola el tatuaje que en sus cuellos dicta ‘sisters’, acotó que sentía “una revoltura entre alegría, felicidad, emoción y entusiasmo. El corazón se me quiso salir porque más que mi hermana era mi amiga”.

Distinción especial

Jéssica Paola recibió una distinción especial por parte de la Alcaldía de Palmira, por dejar en alto el deporte de la ciudad, del Valle y de Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad