Jhojan Estiven Aguirre, el heredero en el ring de Ingrit Lorena la 'Zarca' Valencia

Jhojan Estiven Aguirre, el heredero en el ring de Ingrit Lorena la 'Zarca'  Valencia 

Julio 12, 2019 - 11:55 p.m. Por:
Leonard Gutiérrez Bueno /  Especial para El País
Ingrit Lorena Valencia Jhojan Estiven Aguirre

Jhojan Estiven tiene como gran referente en el boxeo a su madre, Ingrit Lorena Valencia, la mejor pugilista en la historia de nuestro país.

Especial para El País

“Hijo de tigre sale pintado”. Así lo dice un adagio popular y pareciera que en este caso se podría aplicar sin problemas. Hace algunos días la medallista olímpica colombiana Ingrit Lorena Valencia disfrutó de uno de los momentos más felices de su vida. Su hijo fue una de las estrellas del Campeonato Nacional de Boxeo Junior que se llevó a cabo en Bogotá.

“A nadie le gusta que le peguen a sus hijos, pero no puedo hacer nada, a él le gusta el boxeo y yo estoy para apoyarlo”, explica Ingrit mientras una sonrisa nerviosa se escapa de su boca y se refiere a los inicios en el pugilismo de su único hijo.

A simple vista Jhojan no pareciera ser boxeador, pero cuando se monta al ring, la historia cambia. Tiene como puño un verdadero ‘mazo’ que amenaza con enviar a cualquiera a la lona. Una vez se le ve pelear, no resulta extraño, pues si algo se sabe de la mamá es que cuando entra al cuadrilátero, es capaz de mandar a cualquiera de sus rivales a dormir.

Jhojan Estiven nació en Cali, la ciudad que vio los inicios de su progenitora y donde se hizo grande en el boxeo del Valle del Cauca y desde donde se catapultó para ser la gran figura femenina de la Selección Colombia de esta disciplina.

“Tenía como 7 años cuando le dije a mi mamá que quería boxear. Al parecer no le molestó y me dijo que lo hiciera”, dice Jhojan sin saber que lo último que se imaginaba su mamá es que él quería tomar el duro atajo de los golpes, los trabajos a doble jornada y las largas concentraciones.

“A mí ni se me había pasado por la cabeza, es que él ha estado entrenando más el patinaje, pero todos me han dicho que lo deje, que tiene mucho talento. Me asusta como mamá, pero también me parece que el boxeo es un deporte de mucha disciplina, que te mejora la vida y te hace una persona luchadora”, expresa Ingrit, mientras no deja de mirarlo de pies a cabeza, como quien sabe que no hay nada que hacer y que el niño de la casa heredó su talento.

Primero el estudio...
Pero hay algo innegociable para Ingrit Lorena Valencia. Ella, más que nadie, tiene claro que el estudio es fundamental, es por eso que sin buenas notas, no hay guantes.

“Me encantan las matemáticas, la física, las ciencias”, dice Jhojan, de quien, afirma Ingrit, cuenta con muy buenas calificaciones en su colegio en la ciudad de Ibagué.

La nueva figura del deporte de las narices chatas en la categoría infantil se levanta todos los días a las 5:00 de la mañana y sobre las 6:00 ya está estudiando. Al mediodía regresa, hace tareas y después se va a cumplir la cita con la pera, las cuerdas, el saco y el ring en el que debe demostrar por qué es el hijo de la ‘Zarca’, como le han dicho toda la vida a su madre.

“Sí, ya sé que lo comienzan a mirar como el hijo de Ingrit Lorena Valencia, pero le he dicho que él tiene que hacer su propio nombre, todo se lo debe ganar y si escogió que serán el ring y el boxeo una parte importante de la vida, se tendrá que acostumbrar a que le digan que es mi hijo. Pero sabe que debe construir su propia historia”, subraya Ingrit.

Ingrit Lorena Valencia Jhojan Estiven Aguirre

Un oro de regalo para mamá
Es increíble lo que logran los hijos. El rostro de Ingrit Lorena antes de un combate luce frío, no existe nada que pueda borrar de su mirada esa rival a la que seguro va a derrotar, nada es capaz de generar un sobresalto. Pero esa cara por primera vez cambió ante todos en el Centro de Alto Rendimiento en Bogotá.

Jhojan salió a buscar su primera medalla de oro en un nacional. Mientras él parecía casi que disfrutando del intercambio de golpes en el ring, ella no podía dejar de moverse, gritar y saltar de un lado a otro, porque el niño de su vida estaba defendiendo los colores del Tolima.

“Este oro es dedicado a mi mamá. Vivo orgulloso de ella, ahora sé lo difícil que es ser boxeador y ella con sus puños ha luchado para
darme un gran futuro”, considera Jhojan.

No hay duda de que uno de los momentos más importantes en la vida de Ingrit Lorena se vivió hace algunas semana. Jhojan se subió al ring para darle continuidad a una herencia que aunque Ingrit no escogería para su hijo, al final resulta imposible de evitar.

Datos
A los 7 años comenzó el gusto por el boxeo de Jhojan Estiven.
Sus primeros entrenamientos fueron en la Liga Vallecaucana de Boxeo en Cali.

En la actualidad se encuentra en sexto grado en la ciudad de Ibagué.
Ingrit Lorena ha sido campeona nacional, suramericana y centroamericana.

Además, obtuvo la presea de bronce en los Juegos Olímpicos de Río 2016, siendo la primera mujer en el país que en esta disciplina que se cuelga una presea olímpica.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad