Juan Sebastián Quintero, exjugador del Deportivo Cali, habló con El País sobre su gran momento en Brasil

Escuchar este artículo

Juan Sebastián Quintero, exjugador del Cali: "es un orgullo ser capitán en Brasil"

Septiembre 20, 2019 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País 
Juan Sebastián Quintero

Juan Sebastián Quintero, defensa del Fortaleza de Brasil.

Foto: Especial para El País

Que un futbolista colombiano sea capitán de un equipo brasileño, además de no darse de manera frecuente, esa situación obedece a un liderazgo dentro de la cancha y, por supuesto, a buenas actuaciones con el equipo de turno.

El defensa vallecaucano Juan Sebastián Quintero debió dejar el Deportivo Cali, donde creció, se formó y debutó, y a comienzos de este año llegó al Fortaleza de Brasil, dirigido por el legendario exarquero Rogerio Ceni.

Lea también: ¡Hay felino para rato! Wuilker Faríñez renovó su contrato con Millonarios

Bastaron pocos partidos para que Quintero se ganara la confianza de su técnico, hasta el punto de que antes de un juego contra uno de los grandes del fútbol brasileño, en pleno camerino, Ceni le diera la cinta de capitán, por encima de otros jugadores que llevaban varias temporadas en el equipo.

Quintero no ha desentonado: se mantiene como titular, en total ha jugado 36 partidos, ha convertido dos goles y tiene la opción de llegar a un equipo más grande la próxima temporada.

El exjugador del Deportivo Cali habló con El País desde Fortaleza.

A usted no lo tuvieron que esperar mucho para que se adaptara al fútbol brasileño como sucede con otros. ¿A qué atribuye eso?

La adaptación fue rápida, asimilé muy bien el cambio de país y de ciudad, me entendí muy bien con Rogerio Ceni (el técnico), con el grupo y con el ambiente de la ciudad. Además, Brasil es muy parecido a Colombia por la pasión del fútbol, que es muy técnico. La verdad es que todo ha fluido de la mejor manera.

¿Quién fue el que más le habló del fútbol brasileño cuando se empezó a manejar esa opción?

Gustavo Cuéllar es muy amigo mío, me dijo que no lo pensara dos veces, que Brasil era un gran país para vivir y jugar, que era una vitrina muy grande a nivel mundial. Eso ayudó mucho para tomar la decisión definitiva de jugar acá.

¿Qué clase de equipo es Fortaleza?

Lo que más nos caracteriza es la personalidad para jugar en cualquier cancha, tenemos un estilo de juego muy marcado. La idea es proponer en cada partido; además, este es un equipo que juega muy bien.

¿Cómo llega a ser capitán del Fortaleza en tan poco tiempo?

Eso hay que preguntárselo al ‘profe’ (risas)... fue algo muy especial porque justo antes de un partido contra Sao Paulo, en Fortaleza, Rogerio me dice en el camerino que quería que yo fuera el capitán ese día. Desde ahí siempre tuve la cinta de capitán, es un orgullo serlo en un país como Brasil y mucho más recién llegado y que una leyenda del fútbol como Rogerio Ceni me pida que tenga esa distinción para ser un referente de mis compañeros.

¿Sus compañeros cómo tomaron esa situación?

Todos estuvieron tranquilos porque este es un grupo muy unido, con un ambiente positivo; no hubo problemas, igual pienso que siempre hay diferentes liderazgos en un grupo; por ser yo el capitán no soy el único líder del equipo. Somos varios y siempre tiramos para el mismo lado.

¿Con qué jugadores del equipo ha hecho buena amistad?

Con varios. Cuando llegué había un uruguayo, Santiago Romero, y por el idioma compartí mucho con él las primeras semanas. Después me fui entendiendo con otros muchachos, especialmente con Gabriel Dias, que es brasileño y me ayudó mucho.

Ya Rogerio Ceni no está de técnico. ¿Cómo fue su primer encuentro con él, un auténtico ídolo en Brasil?

Desde que llegué me dio mucha confianza porque lo primero que me dijo fue que había visto mi fútbol, que veía que a mí me gustaba jugar desde atrás, que tenía personalidad y quería eso en su equipo; me dijo que si me equivocaba, él era el que iba a dar la cara, pero que en ningún momento tuviera miedo de salir jugando desde atrás. Eso me gustó y gracias a Dios di con un técnico que se identificaba como mi estilo.

¿Cómo le ha ido marcando a delanteros tan reconocidos en la liga brasileña?

El balance ha sido bueno, esta es una liga muy competitiva con equipos grandes que han hecho muchas inversiones y cuentan con muy buenos jugadores. En lo personal estoy tranquilo porque he aportado.

¿Se habla con los otros colombianos que juegan en Brasil?

Sí, hace poco me encontré con Yonni (González) en un partido contra Fluminense en Fortaleza, en la noche salimos a cenar y a compartir un rato; con Orlando Berrío y Cuéllar que ya se fue, también he tenido contacto, lo mismo que con Felipe Aguilar cuando enfrentamos a Santos. El domingo que jugamos contra Palmeiras de pronto me encuentro con Miguel Ángel Borja para hablar.

¿Cuáles son sus expectativas?

Siempre aspirar a lo más alto. Por ahora pienso en Fortaleza, llegar a diciembre y dejar al equipo bien ubicado en la tabla y con cupo a torneo internacional. Por eso en cada partido siempre doy lo mejor.

¿Regresar al Deportivo Cali está en sus planes o ya es ciclo cumplido?

El Deportivo Cali siempre será mi casa, le agradezco todo lo que hizo por mi y por mi familia; de mi parte las puertas van a estar abiertas. Ojalá en el futuro se pueda dar porque esa camiseta siempre será un orgullo vestirla.

¿Y la Selección?

Nunca ha habido un acercamiento, pero siempre será un sueño estar en la Selección. Dios quiera se dé, pero primero debo trabajar día a día, con tranquilidad y esperando que sea el momento que Dios lo permita.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad