Jeison Murillo jugó 22 minutos en la derrota del Barcelona ante el Celta

Escuchar este artículo

Jeison Murillo jugó 22 minutos en la derrota del Barcelona ante el Celta

Mayo 04, 2019 - 04:14 p.m. Por:
EFE
Barcelona

Barcelona utilizó ante el Celta un equipo suplente, cuidando a los titulares para el duelo ante Liverpool.

Efe / El País

El Celta se acerca a la permanencia una temporada más en la Liga Santander después de vencer (2-0) a un desconocido Barcelona, que se plantó en Balaídos sin ninguno de sus habituales jugadores titulares, un insípido partido con escaso ritmo que se convirtió en un trámite para el conjunto catalán antes de jugar el martes en Anfield.

En el equipo catalán ingresó en el  minuto 68 el colombiano Jeison Murillo por el francés Todibo, lesionado.

Valverde revolucionó su equipo. Con la mirada puesta en el partido de vuelta de la semifinal de la Liga de Campeones, no colocó en el once titular a ninguno de los jugadores que venció al Liverpool. Todo fue inédito en el campeón de liga, desde la defensa hasta la delantera. Ese novedoso y desconocido equipo todavía se alteró más con la lesión muscular de Dembélé a los pocos segundos de comenzar el partido, sustituido entonces por Collado.

El Barcelona tuvo la posesión de la pelota, aunque marcó un ritmo lento, poco explosivo. El Celta permitió ese guión. Optó por resguardarse en su campo, poco decidido en su presión, a la espera de algún contragolpe o envío largo para los delanteros, como el que le llegó de área a área a Maxi Gómez, que finalizó con un tiro desviado.

El Celta no vivió sobresaltos cerca de su portería, más allá de un disparo alejado de Aleñá o, cerca del descanso, un remate de Wage que despejó Rubén. 

El Celta mejoró su imagen durante la segunda parte. Halló un gol nada más volver del vestuario, pero el VAR no dio validez por fuera de juego de Araujo dentro del área pequeña al rematar un mal despeje de Cillesen.

Poco después, apareció la decisiva figura de Maxi Gómez: alertó primero a Cillesen con un cabezazo sin potencia tras un buen centro de Boudebouz; tres minutos más tarde marcó el gol de la victoria con un fabuloso remate de delantero centro, al anticiparse al marcaje de Vidal para estirarse y culminar otro centro de Boudebouz.

Ese gol tranquilizó al Celta, que se adaptó mejor a un partido de escasa cadencia. Nada creó en ataque el equipo de Ernesto Valverde. El equipo vigués, mientras, avanzó hacia el final con un plan controlado, con pocas ocasiones, como un disparo de Brais o un cabezazo de Araujo, y cerca del final con un penalti que el VAR le indicó al árbitro por mano de Umtiti, un penalti que selló con gol Iago Aspas para colocar al Celta muy cerca de la permanencia en la categoría.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad