Flick y Tuchel, el pulso alemán de la gran final de la Champions League

Agosto 21, 2020 - 12:05 a. m. 2020-08-21 Por:
Redacción de El País
Flick y Tuchel

Hans Flic y Thomas Tuchel, entrenadores de Bayern Múnich y PSG, respectivamente.

Diseño: Diego Javier Martínez

Un técnico alemán tocará la gloria este domingo en Lisboa, cuando se dispute la final de la Liga de Campeones de Europa entre el Bayern Múnich y el París Saint Germain.

Hans Flick y Thomas Tuchel, compatriotas que tiene una forma particular de sentir el fútbol, tendrán un pulso táctico muy interesante y entretenido, porque si hay algo que saben dar sus equipos, es espectáculo del bueno.

Con menos de un año en el Bayern —asumió en noviembre, en reemplazo de Niko Kovac—, Flick , de 55 años, ha podido dominar y moldear a una plantilla llena de estrellas al punto de sacarle su máximo potencial ofensivo. Una demostración de esto fue el aplastante 8-2 que le propinó al Barcelona en cuartos, y luego el 3-0 con el que clasificó a la final, eliminando al aguerrido Lyon.

Tuchel, por otro lado, llegó al banquillo del PSG en mayo del 2018 con el objetivo de lograr el primer título de Champions League para este equipo que, pese a sus millonarias inversiones, no había podido estar en el primer plano europeo.

En el primer año le costó, pues quedó eliminado en octavos frente al Manchester United, pero en esta temporada, de la mano de jugadores brillantes en la delantera como el brasileño Neymar y el galo Kylian Mbappé, se metió en la gran final dejando en el camino al Atalanta y al Leipzig.

Le puede interesar: 

Flick le habla al oído a los jugadores

Conocido como una persona calmada, lúcida y racional, Hans Flick parece haberse ganado el respeto y el cariño de los jugadores del Bayern, que siempre se refieren a él en buenos términos.

Hasta antes de llegar al banquillo del cuadro alemán como asistente de Kovac, Flick solo era recordado por haber hecho parte del cuerpo técnico de la Selección de Alemania que, dirigida por Joachim Low, conquistó el Mundial de Brasil 2014.

Cuando Kovac fue destituido, el año pasado, el Bayern lo nombró como entrenador interino, pero su buena relación con el grupo hizo que le renovaran el contrato como técnico en propiedad.

Luego de una temporada esplendorosa, en la que el Bayern ya ganó la Bundesliga y la Copa de Alemania, ahora el objetivo de Flick es ganar el triplete, conquistando la Champions.

Con un fútbol netamente ofensivo, basado en la presión y en los ataques demoledores por los costados con sus extremos, el Bayern se siente cómodo.

“Nuestro juego no había estado tan bien organizado desde Pep Guardiola (2013-2016). Flick siempre ha sido un tipo genial, siempre muy claro en lo que nos dice. Pero no esperaba que tuviera el paquete completo para ser entrenador de nosotros”, afirmó el exigente delantero Thomas Muller, figura del equipo alemán.

Tuchel vence a los incrédulos

Thomas, de 46 años, jugó como defensor pero tuvo que retirarse a causa de una lesión de cartílago. Pero la pasión que siente por el fútbol es tan grande que se hizo entrenador.

Después de dirigir al Augsburgo y al Maguncia, su gran oportunidad se dio en el 2015, cuando tomó las riendas del Borussia Dortmund, equipo al que puso a jugar un fútbol exquisito de toques inspirado en la filosofía de juego de Pep Guardiola —su gran ídolo—, pero añadiéndole la verticalidad alemana.

Tras dos años muy buenos, el PSG se lo llevó para liderar el proyecto de ganar algo grande a nivel internacional, no obstante, en Europa el estilo del conjunto de París siempre había estado expuesto a la falta de credibilidad bajo la premisa de que los millones no son lo que hace grande a un club.

Pero con ese deleite del fútbol bien jugado, su PSG tomó forma y ahora es una sinfonía de talento, que el domingo buscará llegar a su punto cumbre silenciando a la maquinaria del Bayern.

VER COMENTARIOS