Deportivo Cali sacó valioso empate ante Santa Fe, en Bogotá, por los cuartos de final de la Copa Suramericana

Deportivo Cali sacó valioso empate ante Santa Fe, en Bogotá, por los cuartos de final de la Copa Suramericana

Octubre 23, 2018 - 10:09 p.m. Por:
Daniel Molina Durango
Ezequiel Palomeque

Ezequiel Palomeque, defensa del Deportivo Cali, le anotó a Santa Fe por la Suramericana.

Efe / El País

Decir que el fútbol es como la vida, o, más bien, que, en últimas, la vida termina siendo como el fútbol, es un refrán tan viejo que ya se volvió un cliché en esas charlas entre amigos cuando por ahí a alguno no le han salido las cosas en alguna de sus facetas.

“Calma, dale, no fue esta vez, pero seguro la próxima vas a tener revancha”, dice, a menudo, la gente que convive tertuliando sobre tuzas futboleras, pero también sobre goles y partido que dejaron huella.

Este martes, en un estadio El Campín pasado por la lluvia, precisamente ese refrán del fútbol que dice que siempre hay revancha, se aplicó con el defensor azucarero Ezequiel Palomeque, uno de los jugadores más criticados por la hinchada verde en el año y que ahora, con un golpe de cabeza que se fue al fondo de la red, le significó un importante empate
(1-1) al Deportivo Cali frente a Santa Fe en la ida de los cuartos de final de la Copa Suramericana.

Palomeque, un ‘morocho’ espigado (1,93), de 26 años, fechas atrás había sufrido una de las peores cosas que le pueden ocurrir a un jugador: un autogol. Fue en un juego por la Liga Águila frente a Patriotas en Palmaseca. El central, desde la mitad del campo, mandó un balón hacia atrás sin fijarse bien en la ubicación de su portero y terminó por cometer ese error que causó tanta desazón en la hinchada.

Pues este martes, ese mismo jugador, se levantó en el área luego de un pase de zurda de Mosquera y le dio la ventaja inicial al Cali, que finalmente terminó empatando en suelo bogotano, logrando un resultado que lo deja bien parado de cara al encuentro de vuelta, que será el próximo martes en Palmaseca.

Un partido bravo

Fue un partido, como se suponía desde la previa, bravísimo, que además tuvo el protagonismo, por primera vez en la historia, del VAR (videoarbitraje), en una jugada en la les fue anulado un gol a los cardenales por fuera de lugar.

También pecó por su ausencia, este novedoso sistema utilizado en el pasado Mundial, en una acción que generó polémica, cuando el árbitro del juego, el ecuatoriano Rody Zamorano, sancionó un dudoso penal a favor de los locales que significó el único gol de Santa Fe.

De entrada, los bogotanos salieron a poner condiciones en su estadio. Apenas corría el minuto siete cuando el volante Guastavino vio salido de su pórtico a Camilo Vargas y remató de afuera, estrellando el balón en el horizontal.

Siguió atacando Santa Fe, que por poco llega al primer gol por medio de remates de Juan Daniel Roa y de Wilson Morelo que pasaron bastante cerca.

El Cali de Pelusso, por su parte, fue fiel al estilo del técnico uruguayo. Se paró atrás con seguridad y esperó a que pasara el vendaval del local en los minutos inicial para empezar a tomarse confianza y salir a la contra con un Delgado veloz y un Benedetti más participativo que en los últimos juegos.

Producto de ese “saber esperar” llegó ese gol de la reivindicación de Palomeque, que puso a celebrar al centenar de hinchas verdiblancos que asistieron al estadio capitalino. Fue su revancha, después de semanas pesadas de un sin número de críticas.

Ese gol le dio aplomo al Cali y desconcertó a los bogotanos, que pudieron llegar al empate luego de un penal dudoso de Darwin Andrade. Cobró Wilson Morelo y Camilo Vargas no pudo contener el remate. 1-1.

Deportivo Cali

Deportivo Cali logró empate en Bogotá por la Suramericana.

Efe / El País

Vargas se lució otra vez

En la segunda mitad, los ‘Cardenales’ siguieron con la iniciativa, y en los primeros minutos se acercaron con bastante peligro al pórtico de Vargas, que se vistió de héroe al atajar remates de Guastavino y Seijas.

Cali trató de seguir ordenado y, por el momento, puso a circular el balón. Pero le faltó, como ya se ha ido volviendo una costumbre, más consistencia en ataque para alimentar a un pepe Sand que lucha pero que ve que sus esfuerzos no se transforman en gol, o al menos en oportunidades claras.

Sobre el final del juego Santa Fe apretó el paso y logró anotar por medio de Arley Rodríguez, pero el tanto no fue convalidado debido al VAR.

En los últimos instantes los azucareros se cerraron bien, con un gran trabajo de sus defensas, entre ellos, Juan Sebastián Quintero, y lograron mantener el 1-1.

Palomeque tuvo su revancha, y el Cali buscará hacer de ese gol un potosí en Palmaseca para lograr la soñada clasificación a las semifinales de la Copa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad