Incertidumbre por la Liga Femenina de Fútbol preocupa a las jugadoras (Informe)

Escuchar este artículo

Incertidumbre por la Liga Femenina de Fútbol preocupa a las jugadoras (Informe)

Febrero 01, 2020 - 05:33 p. m. Por:
Francisco Henao Bolívar, reportero de El País
Deportivo Cali América

América y Deportivo Cali protagonizaron en el 2019 el clásico en varias ocasiones.

Oswaldo Páez/ El País

El último partido oficial que se jugó en Colombia por la Liga Femenina fue el 30 de septiembre del 2019, entre América e Independiente Medellín.

Ese día el cuadro rojo alcanzó su primer título en un torneo que aunque ya lleva tres ediciones, no logra consolidarse por la falta de patrocinios y de un decidido apoyo de la Dimayor que es al fin y al cabo la que lo organiza.

De la vuelta olímpica del América ya han pasado cuatro meses. Y pese a que hubo mucha emoción, fútbol de buen nivel, acogida por parte de los aficionados e incluso salida de jugadoras al balompié del exterior por la producción exhibida en ese campeonato, aún no hay fecha, ni hora en el calendario para el inicio de la Liga 2020.

El mensaje de la Dimayor es agridulce. “Liga va a haber y será este semestre. Hoy yo no tengo patrocinador, estoy buscando. Estamos hablando con los equipos, cuáles van a participar. Vamos a ver quién más habrá, pero va a haber Liga Femenina”, dijo hace poco el presidente de esa entidad, Jorge Enrique Vélez, sin aventurarse por una fecha concreta.

El mensaje de la Dimayor dejó mucha preocupación, incluso en jugadoras que ya están en el fútbol del exterior, como lo planteó Leicy Santos, quien actúa en el Atlético de Madrid.

“No sé ni qué me da cuando pregunto por la Liga de Fútbol Femenino en Colombia y me dicen que hasta el momento no saben la fecha de inicio del torneo, ni cuánto durará. (Incertidumbre al 200 %)”, escribió la delantera en su cuenta de twitter.

Esa incertidumbre ha llenado de preocupación a las jugadoras que permanecen en Colombia y que esperan con ansias el inicio de la Liga porque saben que allí está su sustento, por lo menos para tres meses que es lo que duran los torneos en el país.

“Estamos esperando a ver si hay Liga y para cuándo. Todas estamos en vilo. Muchas vivimos de esto y si no se da, pues habrá que buscar otro empleo. Indudablemente la situación nos baja la moral, pero de todas maneras seguimos esperando a que todo se aclare rápido”, dijo Carmen Rodallega, una de las más veteranas del torneo y quien viene entrenando con el Deportivo Cali.

Por su parte, Jessica Caro, del América, asegura que falta más apoyo para el fútbol femenino en Colombia.

“Nosotras hemos venido entrenando normalmente y casi nunca tocamos el tema, eso se lo dejamos a la parte directiva; pero como está la situación, que no se sabe cuándo comienza el torneo, sí necesitamos que nos valoren mucho más y que definan la fecha de inicio. Acá hay jugadoras de mucho talento, por eso esperamos que se solucionen los problemas que haya para volver a jugar”, manifestó la mediocampista vallecaucana que este año reforzará al América.

Jessica viene de jugar en Cortuluá, equipo que precisamente este año, por tema económico, no participará en la Liga Femenina.

“En los tres años de Liga en que hemos participado hemos invertido cerca de $950 millones en salarios y gastos de funcionamiento; esa inversión nunca se recuperó, ya que ni con taquillas, ni con transferencias de jugadoras (no existe en fútbol femenino), ni con venta de camisetas se logró un mediano equilibrio”, confesó Óscar Arturo Martán, presidente del onceno vallecaucano.

america de cali

Imagen del duelo entre América de Cali y DIM por la final de la Liga Femenina 2019.

Especial para El País

“Se necesita un decidido apoyo”

Para la prensa, la incertidumbre en torno al inicio de la Liga Femenina no ha pasado desapercibida.

“No hay claridad sobre lo que pasa con el fútbol femenino. Hay un deber y unas responsabilidades ante la Conmebol y la Fifa de hacer la Liga, pero no se sabe qué pasa con el patrocinio. Hay que conocer cuál es la propuesta de valor que la Dimayor les da a esos potenciales patrocinadores”, dice Sarah Castro, directora de AS.

Asegura que “se necesita un decidido apoyo al fútbol femenino; es increíble que las jugadoras se mantengan en una incertidumbre. He notado cambios positivos en el discurso del presidente de la Dimayor, pero es entendible en un país que pide la sede de un Mundial femenino”.

Entre tanto, Pilar Velásquez, del canal digital de Semana, considera que hay que mirar qué sucede para que no haya patrocinios para esta Liga.

“No solo es incertidumbre para las muchachas, también es desesperanza porque más allá de que el presidente de la Dimayor diga que se fue con el maletín a buscar patrocinadores, es cierto que preocupan dos cosas: primero, hay que ver la gestión, como se hizo para no conseguir un patrocinio; y segundo, cuál será la mirada de las empresas para no querer invertir en el fútbol femenino”, señaló Velásquez.

La situación para unas jugadoras que han demostrado su talento, ganas, actitud y sentido de pertenencia, es incierta.

Se espera que los próximos días sean decisivos en el tema de patrocinio y en la forma en que se debe vender mejor el producto, mucho más positivo, para que llegue el apoyo que tanto se necesita y se organice una Liga, no de tres meses, sino más duradera.

El tiempo pasa y es hora de volver a disfrutar del fútbol femenino, sin tantas excusas. Mucho más cuando Colombia, curiosamente, aspira a ser sede del Mundial Femenino del 2023.

Datos

Por lo menos ocho equipos están confirmados para participar en la Liga Femenina.

Por obligación, por estar en torneos internacionales, Libertadores y Suramericana, América, Cali, Nacional, Medellín, Junior, Tolima, Millonarios y Pasto, deber tener equipos femeninos en la Liga.

Cortuluá, por problemas económicos, no estará este año en acción.

Hasta ahora se han jugado tres torneos; Santa Fe fue el primer campeón, después le siguió el Huila y por último América.

Las goleadoras del torneo anterior fueron la colombiana Linda Caicedo (América) y la venezolana Joemar Guarecuco (Cortuluá), con 7 anotaciones cada una.

El año pasado el cuadro rojo de Cali participó en la Copa Libertadores que se jugó en Ecuador, finalizando en la tercera casilla.

El torneo del 2019 no tuvo una duración ni siquiera de tres meses. Las jugadoras piden una Liga más duradera.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad