¡Gracias, Ronaldinho!, el astro brasileño dejó magia vistiendo las camisetas de América y Cali

Escuchar este artículo

¡Gracias, Ronaldinho!, el astro brasileño dejó magia vistiendo las camisetas de América y Cali

Octubre 20, 2019 - 08:27 p. m. Por:
Daniel Molina Durango - Reportero de El País
ronaldinho gaucho

Ronaldinho jugó los primeros 45 minutos con la camiseta roja del América. En el segundo tiempo el astro brasileño jugó para el Deportivo Cali.

Raúl Palacios / El País

Fue un deleite tardear este domingo en el estadio Pascual Guerrero. Por eso, Gracias, Dinho.

Gracias por ponerse la verde y la roja, por los pases en samba, por ser la sonrisa más famosa del fútbol y, en especial, por ayudarle a los caleños a recordar las épocas de fútbol exquisito, cuando el juego era un espectáculo.

Gracias a vos, el Barrio San Fernando fue más San Fernando que nunca: padres con sus hijos de la mano caminando desde la quinta hacia el Pascual Guerrero, el rumor de los cánticos retumbando por las cuadras aledañas y, como una utopía, camisetas verdes y rojas mezcladas en la fila, en la gradería, en la vida, todo bajo un cielo despejado típico de los domingos futboleros.

Tu presencia fue un sueño para las nuevas generaciones. Y una alegría inmensa para las viejas, que años después no solo te vieron a vos, sino también unas cuantas escenas que agradecerán eternamente: otra vez al Pibe del Barrio Obrero (Alex Escobar) dándole un pase corto a un compañero, Foad Maziri proyectado como una flecha desde la izquierda; y también a Jairo El Maestro Arboleda internar hacer un túnel, y esa combinación de genios formada por Máyer Candelo y Giovanni Hernández, que este domingo la movieron de occidental a oriental a su placer.

Y eso por no mencionar los intentos de gol del 'Gato' Pérez y el 'Palmira' Salazar, los remates del Caracho Domínguez, las diagonales de don Víctor Bonilla.

Esa presencia tuya, a modo de partido de despedida, fue un pretexto hermoso para devolverse en el tiempo, con el plus de esa precisión y alegría mágica que mostraste por años en la Selección Brasil, en el PSG, en el Barsa, en el Milán, en Gremio, en el Mineiro y en cada cancha. No podía faltarte el Pascual, un estadio tan acostumbrado a ver espectáculos memorables.

Acá, en el estadio más emblemático de la ciudad, tapó Lev Yashín (la araña negra), defendió Beckenbauer y Sívori y Pelé escribieron prosa con sus piernas. Ayer vos escribiste tu capítulo.

Lo hiciste en el primer tiempo, con un golazo de derecha a un rinconcito del Antipenal Jorge Rayo para marcar con la camiseta del América y encender —aún más— la tribuna. Y también en el complemento, cuando ya con la camiseta verde, empezaste ese diálogo de poetas con Máyer Candelo tocando la pelota en el área roja. La jugada casi es gol, pero ese globito que intentaste pegó en la parte de arriba del larguero.

Pero minutos después fue la revancha de gol con el verde, cobrando con precisión un penal ante Diego Gómez.

El marcador fue lo de menos, pero a la vez lo más justo (3-3). Lo principal fue la fiesta en las gradas y ese desparpajo tuyo en medio de algunas de las leyendas más representativas del fútbol vallecaucano. Lo de este domingo, gracias a vos, fue un gol de la memoria con dedicatoria a recuerdos que volvieron a estar más vivos que nunca en la cancha de San Fernando.

Gracias, Dinho. Gracias por hacernos recordar, también, que la magia es efímera.

Los goles
Ronaldinho, que inició el juego con la camiseta roja, vio cómo el Cali se iba en ventaja con un gol de Víctor Bonilla a pase de Máyer.

El empate fue obra del astro brasileño, que venció a Rayo luego de una gran maniobra.

En el segundo tiempo, Dinho se puso la verde y marcó el 2-1 para el Cali con un penal.

Hurtado y Salazar le dieron vuelta al marcador para América.
Édixon Perea empató para los verdes.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad