¡A la guillotina! ¿Por qué 'descabezan' a los técnicos en el fútbol colombiano?

Escuchar este artículo

¡A la guillotina! ¿Por qué 'descabezan' a los técnicos en el fútbol colombiano?

Septiembre 21, 2019 - 11:38 p.m. Por:
Redacción de El País
Alexis Mendoza

Alexis Mendoza, uno de los técnicos 'descabezados'.

El promedio es casi un técnico licenciado por fecha. En doce jornadas jugadas, nueve entrenadores tuvieron que dejar sus cargos, en la mayoría de los casos por malos resultados.

Uno de ellos, Alexis García, adujo problemas personas, pero hasta el momento de su salida, el Deportivo Pasto, que fue subcampeón en el torneo pasado, en esta ocasión está por fuera de los ocho parcialmente clasificados.

El argentino Patricio Camps, quien fue asistente durante varios años de José Pékerman en la Selección Colombia, fue el primero en recibir la carta de despedida.

Camps no pudo con Santa Fe. En cuatro partidos, apenas pudo sacar un punto producto de un empate, porque los otros tres partidos los perdió, dejando el equipo en el sótano de la tabla.

“A la hinchada hay que pedirle perdón. Esta es una gran pena, esto duele. Cuando uno quiere la camiseta, esto duele más. Se tomarán las medidas necesarias para corregir”, dijo en su momento el presidente de Santa Fe, Luis Eduardo Méndez, al confirmar la salida de Camps.

Curiosamente, otro compañero suyo en el cuerpo técnico de la Selección Colombia de Pékerman, Pablo Garabello, corrió la misma suerte al frente del Cúcuta Deportivo.

“El profe se fue porque no gustó su trabajo. El equipo había comenzado bien, pero se fue desinflando y, lo que es peor, jugando mal. La derrota 4-1 en Envigado, el pasado 27 de julio, terminó por hacerle perder la credibilidad a Garabello. Los jugadores no estaban a gusto con las indicaciones que él les daba”, dijo el periodista de La Opinión de Cúcuta Ómar Romero.

Óscar Upegui (Jaguares), Humberto Sierra (Equidad), Hernán Torres (Bucaramanga), Luis Fernando ‘Chonto’ Herrera (Huila), Alexis Mendoza (Medellín), Alexis García (Pasto) y Pedro Sarmiento (Unión Magdalena) también dejaron sus puestos casi en la mitad del campeonato.

“Para la gente del Unión Magdalena y de Santa Marta solo tengo palabras de agradecimiento por abrirme las puertas en este bella ciudad y este gran equipo. Me voy con el sinsabor de no dejar al club en una mejor posición. Lastimosamente las cosas no se dieron”, dijo Pedro Sarmiento, quien en once partidos ganó solo dos, perdió siete y empató dos.

Mientras Sarmiento se fue tranquilo, el que salió sorprendido con la decisión del Atlético Huila de cesarlo en su cargo fue Luis Fernando ‘Chonto’ Herrera, quien perdió tres de cinco partidos y dejó al equipo en zona de descenso.

“Yo no entendí por qué me sacaron. A mí me sorprendió cuando me llamó el gerente Carlos Barrero a decirme que el presidente del club había dado la orden desde Bogotá de que no seguía siendo el técnico del Atlético Huila”, dijo Herrera.

Razones de los fracasos

Equipos modestos en algunos casos y mal reforzados, en otros, son unas de las tantas causas por las cuales fracasaron los entrenadores cesados.
Hernán Torres, quien salió del Bucaramanga, reconoce que le tocó conseguir refuerzos que se ajustaran al presupuesto que manejara el equipo leopardo.

“Lo lógico era que a mitad de año resultara muy difícil de reforzar el equipo y por eso tratamos de seguir con la base y conseguir refuerzos que se adaptaran al presupuesto del club”, dijo el timonel tolimense.

Eso explica el porqué de la mala campaña que desembocó con su salida. “De la noche a la mañana no sale nada, era un proceso. Yo no tengo la varita mágica para poner a jugar al equipo en tres meses como uno quiere. No sé si los directivos fueron o no pacientes”, puntualizó Torres.

Lo cierto es que los ‘grandes’ refuerzos del Bucaramanga fueron jugadores que poco actuaron en sus anteriores clubes como Elkin Blanco y Carlos Ibargüen, quienes además habían sufrido serias lesiones; Jorge Aguirre, que casi no contaba para el técnico en Santa Fe, y el arquero Cristian Vargas, que era suplente en Nacional.

Ni Juan Carlos Patarroyo, ni Óscar Álvarez, presidentes del Huila y Bucaramanga, respectivamente, respondieron las llamadas de El País para conocer si en los despidos de sus entrenadores hubo otros motivos.

Sin embargo, un directivo vallecaucano, que prefirió la omisión de su nombre, se limitó a decir que “no le busque otras razones diferentes a la de los resultados. Usted sabe que en el fútbol mandan los resultados y el que no los obtenga, pues se tiene que ir. Es más fácil sacar a uno, en este caso al técnico, que a seis o siete jugadores”.

Mendoza no vio mejoría

Los créditos para Alexis Mendoza en el Medellín duraron hasta el clásico del 25 de agosto, cuando su equipo cayó 5-2 frente a Nacional.

Aunque dirigió dos juegos más, contra Santa Fe por Liga y el Caldas por Copa Colombia, el técnico barranquillero sentía que había quedado marcado y por eso era cuestión de minutos su salida del equipo.
El ‘Poderoso’ se fue desmoronando después de un buen comienzo, y su salida del grupo de los ocho, además de la derrota ante Nacional, desestabilizaron a Mendoza, quien tuvo que dar un paso al costado.

“Me preocupé mucho por el bache futbolístico en el que caímos, no veía mejoría y notaba que el equipo no reaccionaba. Por eso no tuve problemas en acordar la salida para ver si eso le venía bien al Medellín”, dijo Mendoza.

En capilla

Podría aumentar si los resultados no se dan en algunos equipos.
Por ejemplo, Jorge Luis Bernal, quien reemplazó al ‘Chonto’ Herrera en el Huila, no ha podido sacar al equipo de la zona del descenso.

Eduardo Lara (Envigado), Hubert Bodhert (Caldas) e Iván Corredor (Patriotas) son otros de los técnicos que tienen la soga en el cuello, ya que sus oncenos permanecen en la parte baja de la tabla.

Ellos, sin duda, en cada jornada se juegan su continuidad para evitar que les pase lo de los nueve entrenadores que sufrieron la crudeza de la ‘guillotina’ por las flojas campañas de los equipos que dirigieron.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
AHORA EN PORTADA
Las autoridades investigan una masacre en la que cinco personas perdieron la vida. Los cuerpos fueron hallados en zona rural del corregimiento de Guachinte.
Publicidad