El softball de los Juegos Mundiales generó fanatismo en Cali

Escuchar este artículo

El softball de los Juegos Mundiales generó fanatismo en Cali

Julio 30, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Paola Vergez Madiedo | El País.com.co
El softball de los Juegos Mundiales generó fanatismo en Cali

A pesar de que Cali ha construido diferentes escenarios deportivos en los últimos años, deportistas le piden al nuevo alcalde otros espacios.

Tras disputar el encuentro semifinal con Venezuela, el equipo nacional se quedó con el bronce. En el Diamante Mundialista el público disfrutó y aplaudió cada una de las jugadas.

El martes y con las graderías llenas, el Diamante de Softball vibró con cada una de las jugadas de la selección Colombia. El equipo femenino cafetero definía con Venezuela su paso a la final del torneo de esta disciplina en los World Games. Sin embargo, en la última entrada las 'patriotas' conquistaron el triunfo por siete carreras a cero. Las nuestras se colgaron el bronce.El campo lucía perfecto. Y eso que la víspera de los Juegos estuvo en la mira por ser uno de los últimos escenarios en terminarse. Esos detalles poco eco tuvieron en los fanáticos que, ya en el desarrollo de las justas, casi siempre asistieron masivamente al Diamante. Ese público aplaudió sin parar cada una de las jugadas del equipo nacional, mientras en ocasiones un hombre recorría de un lado al otro la gradería agitando con orgullo la bandera nacional. Parecía como si este deporte se llevara jugando años en la comarca.Algunos, quizá, no sabían lo suficiente de Softball. Sin embargo, la emoción del encuentro cautivó el interés de cada uno de los espectadores. Otros tantos, no sólo conocían la disciplina, la habían practicado y seguían con atención cada lanzamiento, cada bateo, cada corrida. Era el caso de Luz Elena Arias, una poeta que atrapó la emoción del juego en unos versos inspirados en la adrenalina y la potencia de esta disciplina.“Está muy buena la selección en todos los aspectos. Le encanta a uno. Es una fiebre, es la emoción del pueblo que hace vibrar. Falta un poco de bateo, pero están muy bien”, destacó la fanática especialista del bateo.Por su parte, Juan Felipe Díaz, aseguró que el softball es un deporte “muy bacano”, similar al béisbol, disciplina que por muchos años practicó. “Es muy táctico. A la gente no le gusta porque no lo entiende, pero tiene más jugadas que el ajedrez”, afirmó. En el softball, explicó, “el campo es más corto y la pelota más grande, pero son muy parecidos en el número de jugadores”.El partido continuaba y el cronómetro señalaba más de una hora y media de juego. Se sentía la ansiedad. Poco antes de terminar el número de entradas reglamentarias (siete), el marcador dio un giro total. En en un abrir y cerrar de ojos, Venezuela logró siete carreras y derrotó a Colombia.Para Vianis García, una morena alta, con acento costeño y lanzadora de la selección nacional, este deporte viene en sus venas. A los trece años se dejó seducir, pues desde niña su abuelo la “antojó”. De eso hace 14 años.“Desde un principio me gustó el softball; lo jugaba por allá en mi pueblo con bolita de trapo. Es un deporte acogedor”, afirmó.Pese a la derrota, Vianis dijo sentirse a gusto en los días de competencia, sobre todo por la calidez del público. Señaló que Cali, en cuestiones de fanatismo, no tiene nada qué envidiarle a su natal Bolívar, tierra donde este deporte mueve masas. “Cali tiene un público excelente, gente amable. El estadio está elegante, es ahora uno de los mejores de Colombia”, destacó.Al final del encuentro y más allá del traspié, primó en las deportistas la satisfacción por haber contagiado de alegría y adrenalina a los asistentes. El softball cautivó, enganchó a los caleños. Sólo la falta de apoyo atemoriza un poco a quienes se animaron a vivirlo de cerca durante los Juegos Mundiales.“La verdad es que el nivel de Colombia es bueno, a pesar de no tener recursos económicos hacemos todo lo que podemos. Falta apoyo. Nos falta demasiado roce internacional”, puntualiza Vianis.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad